La persecución en Irak

La preocupación por la paz es una constante de la Iglesia católica pues a lo largo de la historia la persecución a los cristianos ha ido ligada al mensaje universal de la fe. En los combates que actualmente se debaten en Irak se ha hecho público de una manera evidente la persecución que viven los cristianos iraquíes que fieles a la fe, se niegan a convertirse al islam. Unos son asesinados y los que de momento no han caído bajo las bombas de sus propios vecinos iraquíes, son expulsados de sus casas y deportados a otros lugares sin medios para su subsistencia, o en el mejor de los casos huyen de su propio país. El santo padre Francisco ha pedido que no se justifique la guerra en nombre de Dios y que nos unamos todos en oración por la paz. Por otra parte, el papa Francisco ha decidido enviar al Cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, para que exprese en su nombre su cercanía espiritual. En el artículo que hoy presentamos, publicado en la  web Vatican Insider, se explican los detalles del viaje para el próximo mes de septiembre.

“IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

Papa Francisco decidió enviar «en los próximos días» al cardenal Fernando Filoni a Irak, en donde el autoproclamado Califato está expulsando a los cristianos de sus ciudades en le Llanura de Nínive. Se prevé que en septiembre se lleve a cabo una reunión en Roma con los nuncios apostólicos en el Medio Oriente.

«A la luz de la grave situación en Irak, el Santo Padre nombró al Excelentísimo Cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, su enviado personal para expresar su cercanía espiritual a las poblaciones que sufren y para llevarles la solidaridad de la Iglesia», se lee en un comunicado de la Sala de prensa vaticana. 8326f30219

«Pido a todos los hombres de buena voluntad que se unan a mis oraciones por los cristianos iraquíes y por todas las comunidades perseguidas», escribió el Papa en su cuenta italiana de Twitter.

El portavoz vaticano, el jesuita Federico Lombardi, explicó que todavía es pronto para conocer los detalles de la misión del cardenal Filoni, que se llevará a cabo «en los próximos días» (el purpurado no viajará, por este motivo, a Corea del Sur con el Papa, como se había previsto), porque todavía «se está organizando el viaje». Comprendiendo la complejidad de la «situación en movimiento», respondió Lombardi a los periodistas, sería normal que Filoni quisiera «llegar a Kurdistán».

 EL prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos fue nuncio en Irak y permaneció allí incluso bajo los bombardeos estadounidenses. Lombardi subrayó que el cardenal Filoni es de lo más cualificado «tanto por su autoridad como porque fue nuncio en Jordania y en Irak de 2001 a 2006, y, como se sabe, fue el único representante diplomático que permaneció siempre en Baghdad». Y Lombardi subrayó la «valentía» de esta decisión.  

Además de la cercanía espiritual para con la población, se prevé que el prefecto de Propaganda Fide lleve también a las poblaciones afectadas «un aporte económico por parte del Santo Padre». El purpurado «hará presente a las autoridades el interés y las preocupaciones del Papa» por la difícil situación iraquí.  

Los nuncios apostólicos «de la región» han recibido la encomienda de comunicar a las autoridades políticas y civiles, además de a las Iglesias locales, el llamado del Papa por Irak «digundido ayer», añadió Lombardi. Y también hay un «proyecto», pues se está estudiando la posibilidad de un «encuentro de los nuncios apostólicos en Roma», que se llevaría a cabo en septiembre. Una reunión del Papa con sus más estrechos colaboradores se habría llevado ayer para establecer la estrategia diplomática sobre la emergencia en Irak.

La decisión de enviar a Filoni a Irak «es un gesto que manifiesta la preocupación del Papa por la situación de estos cristianos, que en este momento están sufriendo, por haber dejado sus casas y ver sus raíces arrancadas, por haber sido humillados, dejando sus casas así como estaban para buscar refugio en otro sitio», comentó el cardenal Filoni a los micrófonos de la Radio Vaticana. «Estamos tratando de organizarnos en este momento, incluso porque no es fácil llegar al lugar…», afirmó el purpurado italiano. «Pero no hay que espantarse demasiado». «Yo, antes que nada, trataré de llevar la solidaridad y la cercanía en la oración» y también en los hechos, afirmó Filoni. «Estoy convencido de que el Santo Padre me dirá exactamente qué es lo que él desea hacer presente a esta población, que es tan importante para el corazón del Papa y de toda la Iglesia». En cuanto al patriarca caldeo Sako, que habló del riesgo de un «genocidio» contra los cristianos, Filoni afirmó que «el patriarca Sako se encuentran en el lugar y, por lo tanto, conoce muy bien muchos aspectos que desgraciadamente pueden pasar desapercibidos para nosotros». «El pueblo cristiano de esta área no es desgraciadamente la primera vez que se ve obligado a migraciones y sufrimientos inenarrables […] es una población que lleva todavía dentro de sí mucho sufrimiento y comprendo la expresión del patriarca». Ayer, después de que los milicianos del autoproclamado Califato hubieran hecho irrupción en la Llanura de Nínive, expulsando «a miles de cristianos que viven en las localidades de la zona», el cardenal Filoni, en una declaración a Fides, declaró: «Los cristianos tuvieron que abandonar todo, incluso sus zapatos y, descalzos, fueron conducidos hacia la zona de Kurdistán. La situación de los cristianos expulsados es desesperada, porque en Erbil, la capital de Kurdistán iraquí, no tienen intención de recibirlos porque no saben cómo alojar a estos miles de personas».”

El Papa envia al cardenal Filoni a Irak

Servicios Informativos Montalegre

En la Casa de la Caridad fui muy feliz

IMG_9969La Casa de la Caridad se creó en 1802, gracias a la iniciativa ciudadana de Barcelona. Durante más de siglo y medio muchos niños, niñas, y personas incapacitadas tuvieron un lugar de acogida para vivir, alimentarse y recibir la educación suficiente para su inserción social y laboral. Su ubicación fue en los edificios colindantes con la iglesia de Santa Maria de Montalegre y el Pati Manning. En el año 1957, fueron trasladados a los Hogares Mundet, también Barcelona. Una de las personas que vivió en la Casa de la Caridad toda su infancia y juventud fue la señora Maria Luisa Gimenez Zegrí.

Tuve el placer de hablar y, más aún, de escuchar, a la señora Maria Luisa el pasado 18 de junio de 2014. Me explicó su vida en la Casa de la Caridad, de la que recuerda con todo detalle muchas cosas, muy bonitas, muy íntimas, y de las que ella misma resume con una expresión “Fui muy feliz, muy feliz y no quiero oír hablar a nadie que critique a las personas, monjas y curas, que con tanto amor nos acogieron… y si no nos daban nada más es porque no tenían nada más”.

¿Qué pasó? ¿Por qué entraste en la Casa de la Caridad?
– Nací en Barcelona, en la Maternidad, el 12 de diciembre de 1945. Mi madre era prostituta, me dejó con mis abuelos, y se marchó. En aquellos años mi abuelo estaba sin trabajo, no tenían nada ni para comer, por eso me trajeron aquí en el año 1950. Tenía 5 años, recuerdo como subí por las escaleras del Patio Manning llorando. Allí estaban los despachos, recuerdo que lloré mucho. Sin embargo, enseguida Sor Rosario me acogió, era muy dulce, me sentí muy querida. Entre Sor Rosario y Sor Afunsina me cuidaron con mucho amor, y fui muy feliz.

¿Y no volviste a ver a tu familia?    IMG_9970

– Sí, mis abuelos me venían a ver una vez al mes y mi abuelo me regala el bocadillo que él iba a comerse el domingo. Y muchos años más tarde mi madre volvió cuando yo ya era mayor, pude estar con ella, y acompañarla hasta el momento de la muerte. Murió en 1987 de metástasis de pulmón.

¿Cómo se llamaba tu madre?
-Igual que yo, estoy muy orgullosa de llevar los apellidos de mis abuelos. Cuando trabajó mi abuelo, me traían un paquete con galletas y otras cosas, y yo las repartía con las niñas que no tenían a nadie.

Un día normal, ¿cómo empezaba?
– No se a qué hora nos levantábamos porque no teníamos reloj. Nos lavábamos, sobre todo los dientes, y hacíamos la cama. El desayuno podía ser leche y pan, lo que buenamente podían darnos. Arriábamos la bandera española, lo hacía quien se había portado bien y cantábamos el Cara al Sol. Yo no la subí nunca porque era un trasto. Luego subíamos a clase. Cuando salíamos al patio para ir a comer, siempre oía la radio de la cuidadora Isabel que a aquella hora cosía y tenía la radio conectada a la misma hora. Recuerdo perfectamente la canción del colacao Yo soy aquel negrito…

En ese instante Maria Luisa y yo cantamos juntas la canción, yo estaba tan imbuida en su historia que me situé en mi niñez con mucha facilidad.

¿Te acuerdas de cómo se distribuían las clases?
– Niños y niñas estábamos separados. Se repartía por edades, los tramos de 5 a 7 años, el primer grupo; de 7 a 9 el segundo; 9 a 11, el tercero, y luego las más mayores. Aquí hice el bachillerato elemental hasta los 14 años, y luego hice el bachillerato superior en el Instituto Maragall. A continuación estudié Bellas Artes, durante 3 años en la Escuela Masana, en la calle Hospital, en el Raval. Recibí una buena educación con las monjas de la Casa de la Caridad, se que gracias a ellas pude seguir estudiando.

IMG_9973¿Además de estudiar, hacíais cosas divertidas?
– Por no tener no teníamos juguetes, pero hacíamos actividades y en alguna ocasión nos daban juguetes.

¿Qué hacías?
– Los domingos íbamos de paseo por la plaza de Cataluña con las monjas, con sor Rosario, y la profesora de música de los ciegos y de los sordomudos. Tengo muy buenos recuerdos. Aprendí el idioma de los signos, pues aquí había niños y niñas ciegos o sordomudos con los que nadie quería jugar pero yo sí jugaba con ellas.
Recuerdo que íbamos una vez al año a casa de un marqués o un conde, no se quién era, que invitaba a los niños y niñas de la Casa de la Caridad a merendar, pero no íbamos juntos. Nos daban helados, comida, y al irnos nos entregaban a cada una un regalo, un juguete. Yo siempre pedía el parchís, pues así podía jugar con mis compañeras.

¿Y adónde ibais a merendar?
– No lo se, no lo he sabido nunca, pues nos trasladaban en un camión de lona, y no se veía nada. Íbamos cantando.

¿En qué otras actividades participabais?
– Cuando éramos pequeñas, la fiesta de los Reyes Magos era muy bonita, los tres reyes venían a vernos a la cama y podías elegir un regalo y golosinas. A los 10 años ya encontrabas los regalos en la cocina. Además, el día 6 de enero, los reyes venían al teatro, una sala de actos que todavía existe hoy.
En las fiestas navideñas, íbamos cada año al Teatro Romea, en las Ramblas, a ver los Pastorets, por turnos de niños y de niñas. Recuerdo que en una ocasión me encontré un bombón y lo repartí entre las niñas.
Además, los señores Dalmau y Viñas, en Pascua, hacían una campaña, y nos daban coca con un huevo duro; y en Navidad, hacían otra campaña para recoger regalos y juguetes para la Casa de la Caridad. Ah! La primera vez que pisé el Palau de la Música fue cuando estaba en el colegio.

Recibiste una educación católica ¿Qué sientes al cabo de los años?IMG_9976
– Soy católica, muy creyente y rezo, a pesar de los pesares y de los años transcurridos. Además tengo un pariente, mi tío abuelo, que es beato, Juan Nemopuceno Zegrí Moreno, fundador de las mercenarias de la caridad, lo beatificaron en Roma el 3 de noviembre de 2003. Y yo estuve allí.

A continuación Maria Luisa Gimenez me explicó que en la Casa de la Caridad le pasó una cosa muy especial.
Yo quería confesarme y comulgar. Como no tenía la edad correspondiente, nadie me había enseñado a confesar. Pero las monjas siempre decían “¿Alguien quiere confesarse?”. Un día fui decidida a hacerlo, y me confesé; al día siguiente, fui a comulgar y el sacerdote me dio la comunión. Las monjas me preguntaron por qué lo había hecho y me riñeron, las niñas me criticaban y me llamaban pecadora. Pero Mn. Piqué dijo que hice bien porque tenía ansias de comulgar, madera de santa. Me defendió pero se armó un buen revuelo.

Entonces ¿Esa fue la manera en que hiciste la Primera Comunión?
– Tuve miedo, y no lo volví a hacer hasta que recibí la preparación. Hice la comunión con mis compañeras. Vinieron mis abuelos, y salí de paseo con ellos. Nos dieron pollo para el almuerzo pues entonces el pollo era una comida de fiesta.

¿Recuerdas a otro sacerdote?
– Mn. Josep. Eran muy buenos con nosotras.

Tu segundo apellido Zegrí ¿De dónde proviene?
– Conservo mi árbol genealógico, y se que mis antepasados muy lejanos provienen del rey Zegrí de Marruecos, de siglos y siglos atrás.

Maria Luisa y yo seguimos hablando de muchas cosas, me explicó todos los talleres del colegio, y las cosas que había en los edificios colindantes como las máquinas para imprimir los boletines oficiales y la fabricación de las cajas mortuorias; también la estancia en la Casa de la Caridad de las personas mayores impedidas, de los deficientes mentales, los sordos y los ciegos. Recordó la nevada en Barcelona de 1954 y sus juegos con la nieve. O los patines de ruedas que le regaló su abuelo que se los pudo comprar con un pellizco de la lotería, pero una niña se los robó; o de los zapatitos que le dejó a una compañera pero que no se los devolvió porque no volvió por el colegio.
Y así siguió hablando de un sinfín de recuerdos y nostalgias explicadas con mucho cariño. Hicimos un recorrido por Montalegre, por lugares que no había entrado en su vida. Por ejemplo, la sacristía del templo. Allí el sacristán Joan explicó curiosidades históricas. También subimos a las oficinas, y saludó al rector de Santa Maria de Montalegre.
Maria Luisa no ha dejado el barrio del Raval, vive sola, con su perra Bimba, un tequel negro y un pajarito que se llama Curro. Actualmente sigue ligada a Montalegre, pues es usuaria de la Acció Social Montalegre, y siempre se siente agradecida porque “Aquí he sido feliz, muy feliz”.

Isabel Hernández Esteban

Una persona con las ideas claras

Corre por las redes sociales la entrevista que le hicieron a un buen colaborar de la Iglesia de Santa María de Montalegre, y presidente de la entidad Braval del barrio del Raval de Barcelona, el Sr. Pep Masabeu. En la entrevista el Sr. Masabeu se manifiesta tal cual es, y explica sin rodeos qué opina de clase política actual, del entorno social de la ciudad de Barcelona y de las actividades que se desarrollan en Braval.

La entrevista se publicó en el diario La Razón 1 de mayo de 2014

Comunicación Montalegre

 

Sobre el Sínodo de la Familia

Uno de los temas preocupantes para el santo padre Francisco es la crisis de la familia y cómo la Iglesia ha de atender esta situación, contenido central del Sínodo de Obispos del próximo mes de octubre, temática delicada por su alcance y sensibilidad. Sin embargo obispos y cardenales ya están trabajando desde hace meses, y ya se están barajando mal intencionadas opiniones al entorno de esta situación tal crucial para todos. En el artículo que a continuación presentamos, escrito en la Ciudad del Vaticano, nos adentra en lo que realmente está pasando.

El encuentro de la directiva del CELAM con Papa Francisco: se requiere un enorme discernimiento al respecto

ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

 

“La instrumentalización es posible. Siempre existe el riesgo. En especial cuando se trata de un debate tan vigente como delicado: la crisis de la familia y cómo la Iglesia debe atender esa situación. Así lo reconoció el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), Carlos Aguiar Retes. No obstante, el arzobispo mexicano aclaró que tanto el Papa como el secretario de Sínodo, el cardenal Lorenzo Baldisseri, tienen “gran claridad” sobre este peligro y saben bien que el problema no puede reducirse a “asuntos periféricos”.

 

Este tema es una de las prioridades de Francisco. Por eso él mismo decidió convocar dos asambleas del Sínodo para discutirlo. En ellas participarán decenas de obispos de todo el mundo. La primera tendrá lugar en octubre y la segunda en el mismo mes del 2015. En realidad se tratará de una misma reunión en dos partes, las conclusiones de este año se mejorarán y enriquecerán en el tiempo entre uno y otro encuentro.

 

Aunque todavía faltan unos meses, el debate efectivo ya inició gracias al cuestionario preparatorio enviado a las iglesias particulares del mundo por la Secretaría del Sínodo que aborda, sin cortapisas, todo tipo de situaciones. Y también gracias al encuentro a puertas cerradas sostenido por el pontífice y más de 150 cardenales en febrero pasado.

 

Apenas unos días atrás, hablando a bordo del avión papal, Jorge Mario Bergoglio expresó su molesta porque muchas personas, incluso sacerdotes y obispos, redujesen todo a la casuística respecto a la posibilidad o no de dar la comunión a las fieles divorciados que se han vuelto a casar.

 

El Sínodo será sobre la familia, sus problemas, sobre la riqueza de la familia, la situación actual de la familia. La presentación preliminar que hizo el Cardenal Kasper tenía cinco capítulos. Cuatro sobre las cosas bonitas de la familia desde el aspecto teológico, las problemáticas familiares, el problema pastoral de las separaciones, la nulidad matrimonial, los divorciados y el problema de la comunión”, recordó el Papa.

 

Lo cierto es que una buena parte de la discusión se ha centrado en este último punto: la eucaristía y los divorciados unidos en segundas nupcias. Y no sólo por culpa de la prensa, sino también por la intervención pública de notables cardenales, prelados e intelectuales católicos.

 

El martes 27 de mayo la directiva del Celam se reunió con el Papa en la Casa de Santa Marta. Tras el encuentro, Aguiar comentó: “Poder siempre puede ocurrir la instrumentalización, pero creo que se es muy consciente por lo que comentamos con el cardenal Baldisseri y con el Papa. Existe una gran claridad de que el tema se debe abordar a fondo y no desde una periferia, desde un problema concreto. La solución debe ser integral a la crisis que vive la familia”.

 

“La perspectiva del Sínodo es más amplia, integral, no recoge solamente ese problema concreto (de los divorciados) que es uno solo, real y de urgente atención, pero no es el único ni el fundamental. El central es la crisis por la que pasa la familia en el contexto del mundo de hoy, lo comentamos con el santo padre y le hablamos desde diferentes ópticas sobre la urgencia del problema, para poder atender y acompañar pastoralmente mejor a la familia en las diferentes situaciones que afronta en este tiempo”, añadió.

 

Durante la reunión en Santa Marta, que duró una hora, los obispos le informaron al Papa que se prepararán al Sínodo con un congreso que reunirá a agentes de pastoral familiar y presidentes de las 22 Conferencias Episcopales de la región, previsto para el mes de agosto.

 

“Se debe analizar el tema en su globalidad, con un corazón que comprende pero que no deja de decir las verdades del evangelio. Este es un tema en el cual la Iglesia debe hacer un fuerte discernimiento, pero lo fundamental es no perder la situación general de la familia para no limitarnos a casos, a situaciones específicas, que son todas muy dolorosas y a las cuales se les debe presentar el rostro misericordioso de Dios, pero que no deben polarizar todo el debate”, precisó Carlos Collazzi, obispo de Mercedes (Uruguay) y presidente del Comité Económico del Celam.”

Articulo publicado en la web Vatican Insider

Comunicación Montalegre

Frutos de Tierra Santa

El reciente viaje del santo Padre Francisco a Israel, Palestina y Jordania ha constituido una apertura al diálogo en los diversos conflictos que en aquellos lugares se producen. La próxima visita en el Vaticano de los altos mandatarios Simon Peres y Abu Mazen es uno de los frutos más inmediatos. Pero, ¿Cómo se ha fraguado este asunto? En la entrevista que seguidamente presentamos con el periodista Henrique Cymerman, muy conocido en España por sus crónicas desde Israel, descubrimos unas gestiones importantísimas con un resultado más allá de lo esperado.

Por Irene Hdez. Velasco/El Mundo

“A sus 55 años Henrique Cymerman aún se da un aire a Tintín, el célebre16689_francisco_con_el_periodista_henrique_cymerman__muy_conocido_como_corresponsal_en_israel_en_prensa_espanola reportero de los tebeos de Hergé. No es solo por su flequillo rubio, porque haya tenido un perro que se llamaba Milú o porque sea un veterano periodista. Al igual que Tintín este judío nacido en Portugal de padre madre española y padre de origen polaco y residente en Israel desde hace años ha dado el salto al otro lado, se ha convertido él mismo en noticia de la mano de una aventura increíble. 

Ahí donde lo tienen este tipo tan familiar para muchos españoles (es corresponsal en Israel de Antena-3 desde 1991, y del diario La Vanguardia desde 1989) es el principal artífice en la sombra de la cumbre de paz que en un par de semanas -probablemente el 6 de junio- reunirá en el Vaticano a Simon Peres y a Abu Mazen.

Como en los episodios de Tintín, la suya es una historia alucinante que permite entender cómo se ha gestado esta cumbre de paz y echar un vistazo privilegiado al modo de funcionar de Francisco. 

La aventura arranca en abril del año pasado, cuando Cymerman dio varias conferencias sobre Oriente Medio en España, Estados Unidos y América Latina. Una de ellas la pronunció en Buenos Aires y al finalizar la charla se acercó a él el rabino Abraham Skorka, gran amigo del Papa y a quien acompaña en este viaje a Tierra Santa como miembro del sequito papal. 

A Skorka le había gustado mucho la conferencia de Cymerman, y le ofreció que acompañarle a ver al Papa y poder entrevistarle para un importante programa de reportajes de la televisión israelí que se emite los viernes y con el que colabora el periodista.“Skorka me dijo que el Papa quería mandar un mensaje al pueblo judío”, nos contaba ayer el reportero.

Al día siguiente de ese primer contacto, Skorka le mandó un email a Cymerman anunciándole que el Papa les recibiría en el Vaticano el 7 de Junio. Pero justo ese día el periodista tenía otra cita a la que no podía faltar: se casaba su hija mayor. “Skorka se lo comentó al Papa. Francisco me dio la enhorabuena a través suyo y cambio la cita para el 13 de Junio”.

Ese día Cymerman y el rabino Skorka no faltaron a la convocatoria y se presentaron puntuales en la casa Santa Marta, la residencia del Vaticano donde vive Francisco. 

Cymerman y su cámara comenzaron a grabar al Papa, y utilizaron luego el material para un reportaje de televisión que luego se tradujo a cinco lenguas. El pontífice, al concluir al entrevista, les invitó a almorzar en el comedor de Santa Marta, y al acabar la comida hizo llamar a Cymerman. Estuvieron hablando una hora, sin cámara. El periodista le contó por ejemplo al Papa que de niño había estudiado en los marianistas y que una vez un sacerdote no le había dejado jugar al fútbol con los demás críos por ser judío. Al Papa, según cuenta en su último numero la revista portuguesa Visao, se le humedecieron los ojos y le dijo a Cymerman: “Es para evitar que se repitan historias como esa para lo que estoy aquí. El antisemitismo es un pecado”.

Visita a Tierra Santa
En ese mismo primer encuentro, el Papa le preguntó al periodista qué podía hacer por Oriente Medio “Yo le dije que en primer lugar visitar la zona, porque siendo él como es eso lanzaría un mensaje importante”.

Francisco le devolvió entonces la pelota: “¿Tú me ayudas?”, le preguntó.

Comenzó así una colaboración entre el Papa y el reportero. Hace siete meses, con otras personas entre las que destaca el rabino Skorka, comenzaron a trabajar a toda máquina en la visita del Papa a Tierra Santa.

Cymerman echó mano de sus excelentes contactos al más alto nivel entre palestinos e israelíes y comenzó a hablar con Simon Peres, con Abu Mazan…Tan buenos que, según cuenta la revista Visao, en su primer encuentro el Papa le comentó al periodista que tenía la invitación de Simón Peres para ir a visitar Israel, pero no la de las autoridades palestinas.

Cymerman llamó por su móvil al portavoz de Abu Mazen y en cuestión de minutos la invitación al Papa a visitar los territorios palestinos se materializó. El reportero volvió luego al Vaticano en otras tres ocasiones para reunirse con Francisco. La última, hace sólo tres semanas.

No soy el único, ni muchísimo menos que ha echado una mano en este viaje. Pero he ayudado en algunas cosas”, admite.

La idea era tratar de aprovechar el viaje del Papa a los territorios palestinos y a Israel para tratar de impulsar un encuentro entre los líderes de esas dos partes, en un momento en el que las negociaciones se encuentran en profunda crisis. “Este es uno de los momentos más difíciles que yo recuerdo desde la segunda intifada, el proceso de paz promovido por Estados Unidos se encuentra completamente estancado, sobre todo porque nunca reunieron a las dos partes en conflicto”, señala Cymerman.

´Tienes carta blanca´
A pesar de los esfuerzos de todas las personas implicadas con el Papa en tratar de promover un encuentro de paz entre Peres y Abu mazen durante la visita de Francisco a Tierra Santa, el ambiente es tan malo que no lo consiguieron. Pero el viernes, el día antes de que comenzara el viaje del Papa, lograron que las dos partes acordaran encontrarse en el Vaticano en dos semanas, probablemente el 6 de junio próximo.

Cymerman cubre este viaje para una cadena de televisión israelí y era uno de los 70 periodistas que han viajado con el Papa desde Roma a Tierra Santa. Cuando Francisco fue a saludarle, como hizo con todos los demás periodistas, algunos colegas de Cymerman oímos que le decía: “Adelante, me gusta la idea, tienes carta blanca para eso”. Y luego, al volver a pasar junto a él, añadió: “En dos semanas”. Ahora queda claro que estaban hablando del encuentro de paz entre Peres y Abu Mazen.

“Francisco tiene unas dotes de liderazgo increíbles, centraliza todo, controla todo. Ha sido él quien ha pensado en todo, él ha hecho el programa del viaje como si fuera un artesano. Yo conozco a muchos líderes, y en mi opinión está por encima de todos ellos. Sólo está a su altura Simon Peres, a quien Francisco admira profundamente”, afirma. 

De hecho, si el encuentro entre el presidente israelí y el palestino se va a realizar dentro de dos semanas no es sólo para aprovechar el tirón del viaje de Francisco a Tierra Santa, sino también porque Peres dejará de su cargo a finales de julio próximo.

“Yo no creo que de la reunión en el Vaticano entre Simon Peres y Abu Mazen se pueda esperar a corto plazo la paz. La paz no se consigue de un día para otro. Pero creo que si puede provocar un cambio en la atmósfera, que ahora mismo es muy mala. La invitación que les ha hecho el Papa es un gesto, sí. Pero un gesto importante y sobre todo valiente”, asegura Cymerman, que no oculta su admiración profunda hacia Francisco”.

Entrevista con Henrique Cymerman publicada en Religion y Libertad

Comunicación Montalegre

Reforma en la curia romana

A finales del mes de abril de 2014 se iniciaron las reuniones trabajo en el seno del Consejo de Cardenales que creó el santo Padre Francisco. El artículo que seguidamente presentamos nos ofrece una visión de lo que desearía el Papa Francisco para la curia romana, que fuera una administración para la Iglesia ágil, eficaz y eficiente.

Publicado en la web VACTICAN INSIDER.

El Papa y el Secretario de Estado Pietro Parolin estaban presentes en las sesiones de trabajo; los colaboradores de Francisco comenzaron a examinar la situación de los Pontificios Consejos

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

Papa Francesco in visita ad AssisiTras la doble canonización, los ocho cardenales consejeros de Papa Francisco comenzaron a trabajar en la reforma de la Curia romana en la Casa Santa Marta. El grupo, conocido como “C8”, ahora debería llamarse “C9”, porque en las dos reuniones de hoy también participó el Secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, a quien evidentemente Francisco quiere involucrar en el proceso de reorganización de los dicasterios de la Santa Sede. También Francisco estuvo presente en las sesiones, escuchando, como siempre; él y el Secretario de Estado se ausentaron solamente para la audiencia concedida a los reyes de España.

 El consejod e cardenales, creado por Papa Bergoglio a un mes de su elección, tiene la tarea de ayudarle en el gobierno de la Iglesia universal y en el estudio de un proyecto para revisar la Constitución “Pastor bonus” sobre la Curia romana. Esta mañana y hoy por la tarde comenzaron a analizar la situación y las propuestas para reformar los Pontificios Consejos. Cada uno de los purpurados presentó una “ponencia” a sus colegas, es decir habían estudiado el material que han recibido y ofrecieron una síntesis.

Como se recordará, el tema de la reforma de la Curia había quedado en suspenso durante los últimos meses, porque en febrero el consejo de los cardenales examinó los temas relacionados con las finanzas y la economía vaticana, aceptando una propuesta de las dos comisiones referentes para la creación de la Secretaría para la Economía, el “ministerio de Finanzas” centralizado y que se ocupa de la gestión de los gastos y del personal. En febrero, el grupo también afrontó el tema de la reforma del IOR, dando seguimiento a la relación propuesta por la comisión referente.

El trabajo del “C9” proseguirá hasta el próximo miércoles. Después habrá una próxima reunión en julio (de cuatro días). Habrá que esperar esa fecha para que los cardenales discutan exhaustivamente las propuestas y para que puedan comenzar a establecer sugerencias para presentarlas al Papa. Hoy se habló sobre la posibilidad de fusionar algunos Pontificios Consejos y se aludió a la posibilidad de crear la nueva figura del “moderator Curiae”, que se ocuparía de coordinar el trabajo de los dicasterios. El aspecto que más preocupa es el de la racionalización de las estructuras y de los demasiados entes que existen, con la finalidad de que la misma Curia sea más ágil y menos burocrática.

Los ocho cardenales consejeros del Papa son: Giuseppe Bertello (único itlaiano y único curial del grupo), Francisco Javier Errázuriz Ossa (único emérito), Oswald Gracias, Reinhard Marx (nombrado también coordinador del Consejo para la Economía, compuesto por cardenales y laicos expertos en materia financiera), Laurent Monsengwo Pasinya, Sean Patrick O’Malley, George Pell (que fue arzobispo de Síndey y ahora es el “ministro de Economía”) y Andrés Rodríguez Maradiaga. Este último es el coordinador del consejo, mientras la función de secretario fue confiada al obispo de Albano, mons. Marcello Semeraro.

web VATICAN INSIDER

Servicios Informativos Montalegre

 

Un periodismo responsable con Paloma Gómez Borrero

La periodista española, experta en periodismo religioso, especialmente del Vaticano, Paloma Gómez Borrero, cuenta actualmente la edad de 79, sigue en la brecha informativa y todavía forma parte del grupo periodistas acreditados en la Santa Sede. Acompañó al beato Juan Pablo II en sus 104 viajes, y posteriormente también subió al avión dónde viajaba el papa emérito Benedicto XVI. La hemos visto, oído y leído en todos los medios de comunicación, y es autora de muchos libros, entre otros “Huracán Wojtyla”, “Abuela, háblame del Papa”, “Juan Pablo, amigo”, “Adiós, Juan Pablo, amigo”, “Dos Papas, una familia”, “La Alegría”. “A vista de Paloma”,”Caminando por Roma”,“Los fantasmas de Roma”. “Los fantasmas de Italia”, “Una guía del viajero para el jubileo”, “De Benedicto a Francisco”. Está casada y ha tenido tres hijos.

En esta ocasión ella ha sido la entrevistada, entrevista que ha sido publicada en la web FORUM LIBERTAS, que transcribimos literalmente.

Paloma Gómez Borrero: “El Papa Francisco no está diciendo nada nuevo que no hayan dicho sus predecesores”
Conversamos con esta reconocida periodista, primera mujer corresponsal española en el extranjero de la televisión pública. Nos habla de los viajes del Papa Juan Pablo II, del Papa Francisco, del mal, de los periodistas y de la conciliación laboral, entre otras cuestiones
Paloma Gómez Borrero: “El Papa Francisco sería inconcebiblesin que hubiera habido un Juan Pablo II antes”
María Menéndez

A pesar de su aspecto de persona normal y corriente y de su forma de hablar tan cercana, Paloma es una mujer hecha de otra pasta. Sólo alguien que se ha pasado toda la vida al servicio del periodismo, viajando por todos los países del mundo, es capaz de diseñar en cinco minutos de reloj un esquema que seguirá para dar una charla sobre el Papa Juan Pablo II, ese gran Papa para muchos, amigo cercano para ella. No necesita más que cinco minutos de reloj para recordar rápidamente lo más importante de esos 104 viajes en los que acompañó a Su Santidad a lo largo de su vida, de los cuales cinco de ellos fueron a España.

 

Se dice pronto, pero Gómez Borrero ha dado el equivalente a unas 29 veces la vuelta al mundo en kilómetros recorridos por 160 países al lado de Wojtyla durante sus 27 años de papado. Es por eso que esta madrileña, que ha publicado 17 libros, no tiene reparo en ser la primera en merendar unos bocadillos y un café con leche que le han preparado como refrigerio en el colegio de La Vall (Barcelona) antes de esta entrevista y una posterior charla a los padres de alumnas de este centro.

 

Paloma, con su naturalidad y buen humor, exuda sabiduría por todos los poros de una piel que refleja la ajetreada vida que ha llevado y en la que se ha podido dedicar a lo que más le gustaba. Tanto por lo que cuenta, como por lo que calla, se intuye la talla de esta periodista que fue todo un referente en España por ser  la primera mujer corresponsal en el extranjero de la televisión nacional.

 

“Una de las ilusiones de Juan Pablo II era unir Europa en sus raíces cristianas”

 

Ha acompañado a Juan Pablo II en todos sus viajes por el mundo, pero cuéntenos, ¿cómo era y qué era en su opinión lo más destacado de él?

 

Juan Pablo II fue de verdad un Papa que dio un gran cambio a toda la Iglesia porque era un papa joven y estábamos acostumbrados a papas mayores. Era un montañero polaco que conocía muy bien lo que es el Este porque él venía de Polonia, un país que ha sido siempre sometido por el nazismo o por el marxismo y, al mismo tiempo, con ese orgullo de una Polonia cristiana siempre fiel. Él vino sabiendo que podía ser un cambio grande en una Europa que estaba dividida, por eso una de sus ilusiones, que los franceses la llamaban la “utopía Wojtyla”, era unir esa Europa en sus raíces cristianas, cosa que consiguió porque cayó el muro de Berlín y él fue, dicho por el propio Gorbachov, artífice importantísimo de esa caída.

 

Al mismo tiempo, el Papa fue un hombre que desde que fue sacerdote y luego obispo auxiliar, y más tarde cardenal arzobispo de Cracovia, siempre creyó en los jóvenes y los amalgamó sabiendo que eran los que podían ayudarle y a la vez ser “heraldos del evangelio” por el mundo”, y así inventó las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ). Al mismo tiempo, se dio cuenta de que a la Iglesia no se la podía dejar en las sacristías o en la plaza de San Pedro; y, como no podían ir todos a ver al Papa, el Papa tendría que ir a ellos, por eso se llamó el “párroco del mundo” y por eso se dedicó a viajar. Un Papa así cambia por completo lo que se entendía por un Papa, aquella figura tradicional que está en las audiencias en el Vaticano, manda discursos, homilías, encíclicas, documentos, pero siempre en el Vaticano. Y de repente viene Juan Pablo II. Todo lo que vemos hoy en día, en el fondo, es gracias a él. El Papa Francisco, por ejemplo, sería inconcebible sin él.

 

“Nunca hemos ido a hacer turismo con el Papa porque él ponía la llaga en problemas como la corrupción, el genocidio, el hambre o la guerra”

 

¿Qué ha aprendido de él en sus 104 viajes que le acompañó?

 

Ninguno de los viajes a los que íbamos era de turismo, podía coincidir que fueran países bonitos como Kenia, pero nunca íbamos a “hacer turismo” como tal. El Papa ponía el dedo en la llaga en los problemas del país como la condena de la corrupción en África, países dónde había genocidio como Ruanda y Burundi, para predicar la hermandad, para consolar, para ayudar. Fuimos a América en lugares dónde estaba el narcotráfico, como cuando fuimos a Cali o Medellín (Colombia), Bolivia, o en Brasil con los indígenas, con los cuales también se está haciendo un genocidio. Estuvimos en el Amazonas, que es justo dónde están las pocas tribus que quedan para defender sus derechos.

 

Aprendes, por tanto, que hay mucha hambre en el mundo, mucha injusticia, hay millones de seres cuyos derechos humanos son pisoteados. El Papa habló de la paz como en Sarajevo o en Japón, en ciudades como Hiroshima, que fue a dar el discurso de la paz más hermoso que hemos escuchado nunca. También fuimos a África, a Uagadugú, en el Alto Volta, lo que ahora es Burkina Faso. Allí se preguntaban: ¿para qué hemos venido aquí? Para estar en una misa en una pista de aterrizaje, corta, peligrosa, por tan sólo unas horas, una paliza de viaje, y fue porque hacía 15 años que no llovía y la gente se estaba muriendo de sed. Y el Papa fue allí a denunciar al mundo rico que había gente que se estaba muriendo de sed, que si es horrible morirse de hambre, todavía lo es más horrible morirse de sed. Se podría decir que he aprendido a ver con otros ojos el mundo.

 

“Juan Pablo II era un Papa muy cercano y rezaba muchísimo”

 

Cuéntenos alguna anécdota divertida de sus viajes

 

Estaba el Papa en Nueva York con los jóvenes y el inglés era lo que peor hablaba, pero a él le daba igual, se las arreglaba porque, como buen eslavo, tenía mucha facilidad con las lenguas.Los chicos americanos, que estaban enloquecidos con el Papa, le regalaron una guitarra como símbolo de la juventud y una camiseta que decía: “We love you, Pope” (“Te queremos, Papa”). Fue todo un recibimiento propio de los jóvenes americanos. Éstos silbaban, gritaban, chillaban… El Papa, que estaba muy contento en ese lugar, improvisando, quiso hablar de aquellos rascacielos tan altos en el fondo y la palabra “rascacielos” (skyscraper) se le atragantó y la dijo mal, y los chicos, callados, no dijeron nada, pero él se dio cuenta de que no la había dicho bien y la repitió, aunque la volvió a decir mal. Entonces, el cardenal de Nueva York, que estaba a su lado, le dijo cómo se decía bien rascacielos y la repitió por tercera vez ya bien dicha. Entonces todos empezaron a silbar, a pitar como diciendo “¡qué bien!”. Y el Papa riéndose dijo en inglés: “sabéis, chicos, que hoy el Espíritu Santo no ha ido al instituto Berlitz”. Tenía esas salidas que eran muy divertidas. Era un hombre muy cercano, aunque un poco tímido, yo creo. Eso sí, rezaba muchísimo.

 

Me acuerdo de una vez que estaba con un grupo de embajadores que le estaban soltando un rollo, cada uno un discurso de esos soporíferos. Yo estaba muy cerca y le estaba mirando, y pensaba: “pobrecito, ¡qué rollo le están pegando!” y, de repente, me di cuenta de que estaba rezando el rosario, así, escondido, mientras los otros seguían hablando. Entonces le miré y me guiñó el ojo como diciendo “no digas nada” y siguió rezando, sonriendo, como queriendo decir: “te has dado cuenta de que yo estoy rezando a la Virgen y no estoy oyendo estos rollos”.

 

Además, no hay que olvidar que gracias al Papa se han formado muchísimos noviazgos, matrimonios, niños… Él ha ayudado mucho a expandir ese amor a la familia. Yo sé de gente casada que no podía tener niños y han pedido a Juan Pablo II tenerlos, el novio que ha dejado a la novia o al revés. El Papa para eso siempre ha “echado una mano”.

 

“El Papa Juan Pablo II era un santo moderno: humano, divertido, cariñoso”

 

¿Qué es para usted la figura del Papa?

 

Ha sido un privilegio haberle conocido porque, además, él para mí era santo. No hace falta que me lo digan oficialmente porque yo sé que era un santo moderno, un santo de los que te gustan porque lo ves muy cercano, lo ves posible porque dices: “he conocido a un santo en todas sus cosas”. Al mismo tiempo, las hacía de un modo tan humano, tan divertido, tan cariñoso…

 

Conmigo ha tenido muchísimos detalles, como bautizar a mi nieta. Cuando se casó mi hijo mayornos invitó a su capilla privada y luego estuvo con nosotros hablando. A mi madre le dijo que me quería mucho, con lo cual ella estaba que ni te imaginas de contenta.

 

Cuando murió Juan Pablo II, el cardenal don Estanislao Dziwisz, su secretario personal, me dejó estar con ellos al lado de la sala Clementina el tiempo que quise. Todas esas cosas te marcan porque yo, hasta ahora, ver todas las imágenes del Papa (y no ya las que estaba tan malo que a mí me daba muchísima pena verle cómo estaba) no podía porque se me llenaban los ojos de lágrimas, porque ha sido toda una vida acompañándole.

 

¿Qué le parece el Papa Francisco?

 

Yo todavía estoy esperando, porque es absurdo decir que tú a un Papa le puedes juzgar si es bueno o malo. Malo no, porque eso nunca lo será porque ha sido elegido por el Espíritu Santo, así que Él sabrá lo que hace, pero decir algo cuando todavía no ha pasado apenas un año de su elección y, sobre todo, cuando hay que hacer grandes cambios.

 

Yo ahora veo la talla de humildad y de valor que ha tenido Benedicto XVI, que es un Papa que, aparentemente, no era cercano y, sin embargo, era de una sensibilidad, de un afecto y de una humildad extraordinarios. Este Papa tiene carisma y tiene esa cosa latinoamericana de decir frases como de un cura párroco, pero tengo que ver qué hace, todavía no lo puedo decir.

 

“Benedicto XVI ha tenido un gran valor denunciando la pederastia”

 

Francisco ha declarado en su mensaje para las Jornadas de las Comunicaciones Sociales que tengamos una cultura de encuentro verdadera, que no sean todo meros cables, ¿qué opinión le merecen estas palabras?

 

El Papa habla siempre de diálogo, de encuentro, misericordia, caridad, amor, ternura. Estos son los pilares de este pontificado, pero en realidad esto es lo que han dicho los otros Papas también. No podemos hacer de menos a los otros por éste, porque realmente viene porque tiene que venir y estamos encantados, pero no nos dice nada nuevo. Por supuesto que defiende la vida, pero, ¿es que los otros no la defendían?, ¿no condenaban el aborto? Benedicto XVI ha tenido un gran valor denunciando la pederastia y diciendo que se tienen que sentar en el banquillo de los acusados de aquí, de la tierra, porque ya se sentarán en el del cielo. Ahí Benedicto le echó mucho valor y eso no lo podemos olvidar.

 

Lo que ocurre es que el Papa Francisco es muy latino, muy simpático y da muchos besos, es un carisma completamente distinto, pero no ha inventado nada ni está diciendo nada nuevo hasta ahora. Vamos a ver qué ocurre con la reforma de la curia porque todavía no hay nada, sólo se ha nombrado un nuevo secretario de Estado, pero eso lo han hecho todos los Papas. Todos los Papas cuando han entrado quieren una persona de total confianza, alguien que valga porque el gran secretario de Estado esa figura es de los tres.

Una excepción es Casaroli, como mucho, porque éste ya venía con Juan XXIII. Era de una sencillez que iba todos los domingos que estaba en Roma con su sotana, como un cura más, a pasar la mañana con los chicos de la cárcel de menores de Roma. Cuando se muere Casaroli se enteran los chicos que era el secretario de Estado, entre ellos no sabían quién era porque le llamaban don Agostino y se creían que era un cura normalísimo. Cuando ven que todos los periódicos hablan de la muerte del cardenal secretario del Estado, el gran Casaroli, se dieron cuenta que era don Agostino, cosa que él no había dicho en los años que fue a verles.

 

“El número de seres imperfectos es pequeñísimo en relación con la bondad que hay. Lo que pasa es que el mal hace más ruido y se ve más”

 

El Papa Francisco ha hablado últimamente en más de una ocasión de la figura del demonio y del mal. Desde una perspectiva personal, ¿qué experiencia tiene con el mal?

 

Existe el bien porque existe el mal y existe el mal porque existe el bien. El mal lo denunció el propio Benedicto XVI, y Pablo VI cuando dijo: “el humo de Satanás ha entrado en la Iglesia”. No todos somos perfectos. El número de imperfectos es pequeñísimo en relación con la bondad que hay. Es como decir: ¿Madre Teresa de Calcuta, única? No, era extraordinaria y yo la quería muchísimo y la admiro lo que no es dicho, pero hay muchas Teresas anónimas en la India y en otros muchos sitios, incluso en Barcelona seguro que hay, y laicas también, que están entregadas completamente, lo que pasa es que el mal hace más ruido y se ve más. Hay como un megáfono con el mal, mientras que con el bien no se dice, el mal se amplía.

 

“Los periodistas somos tan importantes que si hoy viviera San Pablo sería periodista y trataría de meterse en un telediario”, decía Juan Pablo I

 

En relación a nuestra profesión, a veces me pregunto cuál es el papel de los periodistas católicos en la sociedad actual. En ese sentido, ¿qué mensaje les daría?

 

Que cuenten lo que ven, que no inventen, que procuren ir a las fuentes, preguntar todo lo quesea necesario a mucha gente hasta hacerse su idea, leer las noticias a través de distintos ángulos y no ir con mala idea nunca, aunque con buenísima tampoco, es decir, intentar ser lo más ecuánimes posibles. Juan Pablo I decía que los periodistas somos tan importantes que si hoy viviera San Pablo, sería periodista y trataría de meterse en un telediario.

 

Otra cuestión, ¿qué le parece la obra de Ayuda a la Iglesia Necesitada?, ¿cree que la gente debe colaborar con esta asociación?

 

La Iglesia necesitada lo dice con su propio nombre, por lo que ayudar es un deber de todos los cristianos. Esa Iglesia que está sufriendo, que no tiene para poder ayudar… la gente tiene que compartir. La palabra “solidaridad” se está usando mucho, pero lo que debemos hacer más que solidaridad es compartir, compartir penas y alegrías y, por supuesto, necesidades.

 

Y, con respecto a la enseñanza, últimamente se insiste desde posiciones progresistas en criticar la educación diferenciada. En su opinión, ¿qué elementos positivos aporta este tipo de educación?

 

Parece sorprendente que se critique que los niños y niñas estudien separados. Yo he estado en un colegio de monjas (el Sagrado Corazón de Jesús de Madrid) y estábamos sólo chicas; luego estuve en la universidad y éramos chicos y chicas. No te podría decir. Seguramente habrá sus ventajas y sus inconvenientes, pero no es un tema que yo domine. Probablemente, sin ser mixto te dedicas más a la mentalidad de los chicos o de las chicas; y, de la otra manera, tendrás que ir de un lado y de otro, digo yo. Tengo tres chicos (Ranieri, Carlo y Giorgio), con lo cual tampoco te puedo decir.

 

“Al ser periodista, he aprendido el sentido de la responsabilidad”

 

Volviendo a su actividad profesional, ¿qué ha aprendido al ser la primera mujer corresponsal en el extranjero de televisión nacional?

 

El sentido de la responsabilidad, darte cuenta de que tenía que estar por lo menos a la altura de lo que me estaban pidiendo. Esto es algo muy importante en todo y, en concreto, en la corresponsalía. Yo tenía que informar y, además, no había zapping, había sólo televisión española (primera y segunda cadena).Se decía “nuestra corresponsal” o “nuestro corresponsal (Jesús Hermida), con el que todavía soy muy amiga. Lo que decía Jesús en Nueva York iba a misa y lo que decía yo en Roma también. Adquieres, por lo tanto, ese sentido de la responsabilidad del daño que puedes hacer, incluso en las relaciones con un país y otro porque tú puedes influir muchísimo como periodista, y más desde la televisión. Además, en aquellos momentos era sólo una televisión nacional.

¿Cómo le ha sido posible compaginar su vida familiar con su vida laboral?

 

Con muy buena voluntad por parte de todos, con gente que he tenido que me ha ayudado mucho en casa, gente muy mía. Los que han trabajado en casa han sido muy cercanos, tanto, que yo les escribía las cartas para los novios. He casado a siete u ocho, unas con italianos. El personal que teníamos en casa podía estar unos diez años. Yo he tenido muy pocas personas ayudándome, pero muy leales, queridas; y ellas a nosotros también nos han querido mucho porque eran parte de la familia. Sabían que tenían en sus manos mucha responsabilidad pues era a mis hijos a quienes les dejaba.

 

Cuando estoy trabajando no pienso en nadie más que lo que estoy haciendo. Eso lo tengo clarísimo, y mis hijos saben que yo no llamo por teléfono nunca, porque si no, si se acostumbran a que les llame y luego un día no puedo hacerlo por algún motivo, se preocuparían. Si tenía la posibilidad de llamarles, les llamaba, claro está, pero ellos no esperaban que yo lo hiciera. Yo tampoco quería obsesionarme con llamarles ni que ellos se obsesionaran con que yo no les llamara.

Entrevista con Paloma Gómez Borrero

Servicios Informativos Montalegre

 

La rutina diaria de Francisco

imagesHemos recordado con mucha ilusión esos momentos tan deseados de la fumata blanca hace un año aproximadamente, cuando el santo padre Francisco fue elegido en el cónclave de los cardenales papables, a raíz de la renuncia del papa Benedicto XVI el 11 de febrero de 2013. Uno de los colaboradores y ceremoniero de Jorge Mario Bergoglio fue una de las personas que vivió más de cerca los acontecimientos posteriores. Se trata de Guillermo Karcher. Se conocen desde hace muchos años, y lo hemos podido ver en algunas de las primeras fotografías más emblemáticas del santo padre Francisco.

En la entrevista del periodista Andrés Beltramo Álvarez, que transcribimos, Karcher explica la rutina diaria de Francisco, en un día normal, la hora que se levanta, cuando reza, los horarios de las comidas y las largas horas de trabajo y dedicación a su pontificado, entre otras muchas cosas.

“En exclusiva para el Vatican Insider uno de los ayudantes más cercanos del Papa Francisco, el ceremoniero pontificio y sacerdote de Buenos Aires, Guillermo Karcher

ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

 

Francisco tiene un “sexto sentido”. Es capaz de identificar a un enfermo o un necesitado en medio de miles de personas. Es una gracia especial, la siente en su corazón. Ese y otros detalles inéditos sobre el primeraniversario del papado los contó al Vatican Insider Guillermo Karcher, uno de los más cercanos colaboradores de Jorge Mario Bergoglio.

 

¿Cómo recuerdas aquel 13 de marzo de hace un año, cuando fue elegido el Papa?

 

Minutos antes de su elección tuve una percepción muy grande, una presencia de la Virgen de los Desatanudos. Me fui a rezar y sentí el aplauso, era el momento en que había sido elegido. En el fondo del corazón pensé: Acá hay algo relacionado con Bergoglio. Todavía no se habían abierto las puertas de la Capilla Sixtina. Fue una premonición, una experiencia mística, llamémosla como sea, pero yo no soy devoto de la Desatanudos, es su devoción. A mi no me tocaba tener el micrófono sino el libro de las bendiciones, pero le dije a otro ceremoniero: “Si sale Bergoglio, ¿me das el micrófono?”. Eso me aseguraba que iba a estar en todo momento junto al nuevo Papa incluso para darle una mano, si le fallaba el italiano iba a tener a alguien que le ayudara.

 

Cuando se abrieron las puertas tendía dentro una sensación de mucha serenidad y luz. Cuando salimos al balcón, él iba a tomar el micrófono y yo lo aferré fuerte. Habrá pensado: “Quién se atreve a tanto”. Entonces, me vio y dijo: “Ahhh, sos vos”. Le respondí, bajito: “Hable tranquilo”. De ahí en más fue mi admiración por ver a una persona que se mostraba al mundo con tanta seguridad, con palabras tranquilas que conquistaron al mundo.

 

¿Qué es lo que más te ha impactado de este año? ¿Hay un cambio en él, una evolución?

 

Me llama la atención la continuidad en su forma de ser, sigue siendo el Bergoglio sencillo, profundo, coherente. Sí, noto que ha sido revestido de un carisma especial, llamémoslo petrino, como obispo de Roma pero con una misión universal, con mucha seguridad en el señor. Se lo ve tranquilo en las decisiones que va tomando, en el discernimiento que va haciendo.

 

Quienes lo conocen bien aseguran que no sonreía tanto, ¿era más reflexivo antes?

 

Él estaba preparando su retiro, ya había llegado el tiempo de su jubilación, estaba cerrando el ciclo de su vida ministerial. De buenas a primeras se encontró con la confianza de Dios puesta nuevamente en su persona. Este mandato apostólico le ha dado un nuevo entusiasmo.

 

¿Cómo es la jornada del Papa?

 

Es muy metódico, algo característico de su formación jesuita. Se levanta tempranísimo, entre las 4.30 y 5.00. Lleva adelante la jornada en la cual existe espacio para todo y para todos. Eso le da una mayor capacidad de darse a los demás. Por la mañana él celebra la misa en Santa Marta. Antes prepara la misa, las homilías.

 

¿Reza ahí, en su habitación?

 

Sí claro, hasta que baja a la misa. Eso también es muy jesuita, ellos rezan el breviario solos. Después de la misa recibe a todos los que participaron y los saluda. Desayuna en el comedor de Santa Marta. Al terminar sube al segundo piso, donde vive, para preparar las cosas del día. Yo llegó a las nueve, hablamos un rato, le pregunto siempre como está porque esa es mi preocupación, lo veo como un padre. Es una relación de familiaridad y confianza. Ahí empieza a recibir gente, incluso los martes. Él no sabe hacer paréntesis, se vio en las vacaciones de verano y se ve en esto. Le gusta trabajar siempre, estar activo.

 

Recibe toda la mañana, cuando son visitas oficiales va al Palacio Apostólico. A la una almuerza y luego toma un descanso de no más de 45 minutos. A las tres y media comienza a recibir de nuevo en Santa Marta. Le gusta mucho el contacto con la gente, es lo que llama “la teología del encuentro”. Eso lo vive, es fundamental en el magisterio de Bergoglio. A las siete termina de recibir, reza el Rosario y las vísperas, después se va a cenar. Se acuesta a las 10, más o menos.

 

¿No trabaja demasiado? Da la impresión de que va a un ritmo distinto.

 

Es verdad, va a un ritmo distinto. Pero quien conoce a los argentinos sabe que nosotros trabajamos mucho, la gente y claro, los sacerdotes, se levantan muy temprano. Para mi no es excesivo, porque conozco a la gente allá. No creo que se esté excediendo.

¿Cómo vive él la “franciscomanía”?

 

Eso lo relativiza, no lo busca. Pero lo acepta porque sabe que es un personaje público. Esa energía que recibe de la gente él la devuelve.

 

¿Algo le ha quitado la sonrisa y preocupado?

 

Él lleva la espiritualidad de Santa Teresita, la sonrisa le viene de ella. Una sonrisa permanente, sincera, que conserva incluso en momentos de grandes reflexiones e importantes decisiones. A veces le he preguntado si no se preocupa, pero él sigue con su serenidad.

 

¿Ni siquiera le afectan las críticas que le hacen?

 

Una característica de Bergoglio es la libertad de espíritu, él se mueve convencido de lo que hace. Afronta todo con esta serenidad porque lo ha rezado y madurado.

 

¿Cómo es su relación con Argentina?

 

No tiene una nostalgia enfermiza, pero eso también es típico de los argentinos que tenemos tantas raíces familiares en Europa. Nosotros nos sentimos muy identificados con estas tierras, entonces para él estar aquí es sentirse relativamente lejos. Sabe que los argentinos vienen, los recibe especialmente y con ellos él se divierte, goza, habla en lenguaje porteño.

 

Eso lo hace ver muy humano, pero algunos se preocupan porque quisieran un Papa más “sagrado”. ¿Esta es una actitud espontánea o él quiere insistir en esta dimensión suya?

 

Es natural. Repito, la teología del encuentro él la vive. En Buenos Aires pasaba horas con la gente, por ejemplo en la fiesta de San Cayetano. Saludaba uno a uno a la gente que pasaba la noche en las calles. Iba a las villas (barrios pobres) y se sumergía, tomaba mate como lo vemos tomar mate aquí, de cualquiera. No tiene problema.

 

¿No les preocupa que alguien use el mate para hacerle daño?

 

No, mi preocupación es que le caiga mal. Que no sea un mate frío que podría sentarle fatal al estómago.

 

¿Qué lado desconocido descubriste de Bergoglio en este año?

 

En una ocasión entre el público había un parapléjico y él detuvo el papamóvil, bajó, lo saludó y lo bendijo. Al día siguiente yo le pregunté cómo había advertido en medio de la multitud la presencia de esta persona necesitada del contacto con Pedro. Él me respondió: “Yo lo siento”. Cuando me lo dijo di un paso atrás porque pensé: “Acá estoy ante Su Santidad”. Para descubrir la necesidad en medio de miles de personas se necesita de un “sexto sentido”, hay algo más.”

 

Entrevista de Andrés Beltramo a Guillermo Karcher en Vatican Insider

Servicios Informativos Montalegre

 

 

 

El elogio del rabino

Francisco y SkorkaEl Papa Francisco viajará a Tierra Santa (Israel) en peregrinación a finales del mes de mayo de 2014, probablemente los días 25 y 26. No será un viaje diplomático, sin embargo se espera que salude a las autoridades israelíes y palestinas. Una de las personas que es muy posible que le acompañe será el rabino argentino Skorka. Con ocasión de este acontecimiento el periodista italiano, colaborador del periódico La Stampa, ha publicado en su blog Terre d’America el arículo El elogio del rabino, que a continuación transcribimos literalmente de la web Vatican Insider.

Skorka: la renuncia de Ratzinger fue «un gran gesto», «una lección de verdadero líder»

ALVER METALLI
BUENOS AIRES

 En vísperas del primer aniversario de la renuncia de Benedicto XVI, cuando lo encontramos en la sinagoga de la comunidad rabínica Benei Tikvá de la que es rabino desde hace casi cuarenta años, Abraham Skorka piensa en el Papa que dejó y en el que lo sucedió. Hacia el primero nutre una respetuosa admiración, que fue creciendo a distancia y alimentándose de lecturas; hacia el segundo, una afectuosa amistad basada en los cimientos de una periódica frecuentación. «Un gran gesto; una lección de verdadero líder», declara refiriéndose a la renuncia de Ratzinger, que abrió el camino a su amigo Bergoglio. Y no deja de observar que «muchos políticos deberían aprender» del Papa alemán. Así como tampoco que el gesto revolucionario que llevó a cabo será una «matriz» para el futuro.

Sabe muy bien que sin la renuncia de Ratzinger no habría sucedido la elección de Bergoglio, ni tantas otras cosas, como el viaje a su patria espiritual, previsto para mayo, sobre el que se expresó desde el principio. El rabino Skorka es prufente al ofrecer confirmaciones, pero aún así, su sueño, el de acompañar al Papa reinante en la peregrinación a la Tierra Santa, lo define una «posibilidad» concreta.

Insiste en la palabra peregrinación. «La primera vez que hablamos de ello se usó justamente este término», recuerda. Para luego añadir que «el viaje no debe ser politizado». Quiere, por el contrario, «contribuir a un acercamiento de las dos partes. Tanto israelíes como palestinos tenemos un elemento nacional y religioso; la idea es que el Dios de la paz pueda ser invocado con palabras y con gestos que surjan del corazón y no de la fuerza de las armas».

Y por este motivo declara «no entender» la frase atribuida al rabino argentino Sergio Bergman (citada por la Agencia judía de información, Ajn), que identifica en la figura de Papa Francisco al «Che Guevara de los palestinos» y en el viaje un apoyo «a la lucha y derechos» de los palestinos. «Si la pronunció de verdad», aclara varias veces. Una frase «que no me gusta», vuelve a decir condicionando su veracidad, sobre todo porque entra en contradicción con lo que escribió el mismo Bergman en su blog. El rabino de la Congregación Israelita  argentina se dirige a Bergoglio llamándolo «mi rabino», «un maestro que me ha escuchado, orientado, aconsejado sobre cómo vivir mi vocación de servir tanto al Creador como a sus criaturas en el desafío del bien común». Desafío al que Sergio Bergman responde desde las filas de Popuesta Republicana, una alianza de tendencias liberal-conservadoras encabezada por el actual jefe de gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri.

Abraham Skorka indica que habló «con el Papa en privado», por lo que está seguro de que el suyo será «un mensaje de paz, equilibrado y muy atento en no herir ningún tipo de sensibilidad. Será, sobre todo, una peregrinación», insiste. «El Che Guevara tuvo ideales grandes de justicia social, de rectitud, pero hay un aspecto, el de las armas, que no comparto. También nosotros queremos la justicia social para nuestros pueblos, pero a través del diálogo y de un cambio profundo de actitud. La historia de la humanidad nos enseña que todas las grandes revoluciones que se afirmaron con el derramamiento de sangre dejaron una estela de odio, y al final fracasaron. La revolución real es crear un hombre nuevo».

El elogio del rabino por Alver Matelli

Comunicación Montalegre

Las cuentas del Arzobispado

El 14 de noviembre de 2013, el Arzobispado de Barcelona presentó el estado de sus cuentas de 2012, * acto en el que han participado Mn. Antoni Matabosch, delegado diocesano de Asuntos Económicos; la Sra. Carme Obiol, jefa de contabilidad en funciones; Mn. Ramon Batlle, jefe de personal, y Mn. Ramon Ollé, delegado de medios de comunicación.

El año 2012 se cerró con casi 3,5 millones de euros en donativos y legados, un 59% más que el ejercicio anterior (2,1 millones). Este es el dato más destacado de la rendición de cuentas del Arzobispado de Barcelona. Gracias a los donativos y legados, los ingresos han sido mayores que los gastos y se ha conseguido un superávit de 8.594 euros. “Estos donativos son los que hicieron que no tuviéramos déficit en 2012”, ha afirmado Mn. Antoni Matabosch.

Balance de ingresos y gastos

Los beneficios, sin embargo, han caído un 44% respecto al 2011, ejercicio en el que se consiguieron 15.243 euros. Esto se ha dado debido al descenso en la aportación de los fieles, de la bajada de la ayuda pública (en más de 200.000 euros) y de la caída de la aportación de la Conferencia Episcopal Española (que también ha descendido en 200.000 euros). Pero también porque han aumentado los gastos por el aumento de los servicios sociales y las ayudas parroquiales y porque se conceden más aportaciones sociales. Esto ha supuesto 800.000 euros de más en gastos respecto al año anterior, que contrarrestan los ingresos obtenidos por los donativos y legados.

“El beneficio es inferior pero equilibrado, por la contención del gasto” ha explicado la Sra. Carmen Obiol, jefe de contabilidad en funciones, quien ha apuntado que todas las cuentas han sido validadas por una auditoría externa “como muestra de la transparencia del Arzobispado”.

Austeridad

“El acento del 2012 ha sido la crisis económica y su repercusión negativa sobre las finanzas diocesanas” ha comenzando diciendo Mn. Matabosch, delegado diocesano de Asuntos Económicos. “Los presupuestos de 2012 son muy austeros. Los curas llevan tres años con el sueldo congelado y, durante los últimos años, estamos haciendo equilibrios para no tener déficit” añadió Mn. Matabosch, quien vaticina que “no cerraremos el 2013 con déficit”.

Para aumentar los ingresos, el Arzobispado propone dos soluciones: “Nos queda el camino de buscar gente con dinero que haga donaciones o el hacer que el patrimonio que tenemos rinda, pero claro, estamos en un momento de crisis inmobiliaria y esto se debe tener en cuenta”, indicó el delegado de Asuntos Económicos.

Reparto de la CEE

La aportación de la Conferencia Episcopal Española ha sido de aproximadamente 5,6 millones de euros, mientras que en 2011 fue de casi 5,8 millones. La repartición de este dinero se lleva a cabo en función del número de sacerdotes que tiene cada diócesis. “No puede ser que recibamos dinero de la CEE por el número de curas pero que paguemos según habitante, ya que el Arzobispado de Barcelona da, por cada habitante de Barcelona, sea creyente o no, 0,30 euros. El método de reparto debe cambiar”, ha subrayado Mn. Matabosch.

* Notícia extraída de la web del Arzobispado de Barcelona

Servicios Informativos Montalegre