Gracias, Benedicto XVI

Con el fallecimiento de Benedicto XVI nos deja un sacerdote, un teólogo, un obispo, un cardenal y un Papa que se veía a sí mismo como “un humilde trabajador de la viña del Señor”. Junto al dolor, es natural que demos gracias a Dios por su vida y sus enseñanzas. La última lección del pontífice alemán ha sido la discreción y sobriedad con que ha vivido desde 2013, en actitud de oración. (…)

En sus casi ocho años de pontificado, Benedicto XVI nos ha dejado un gran patrimonio espiritual y doctrinal, formado por las encíclicas, Deus caritas est, Spe salvi, Caritas in veritate; además de abundantes exhortaciones apostólicas y homilías. Es enormemente rico el magisterio realizado a través de las audiencias de los miércoles, como el referido a la Iglesia, a los Apóstoles y a los Padres de la Iglesia, o el ciclo de audiencias sobre la oración, que constituye un tratado de gran belleza y profundidad sobre el diálogo con Dios.

Toda su vida podría recapitularse en una preciosa frase que pronunció en la misa de inicio de su ministerio petrino: “No hay nada más bello que dejarse alcanzar por el Evangelio, por Cristo”. Para él, la felicidad “tiene un nombre, tiene un rostro: el de Jesús de Nazaret, oculto en la Eucaristía”.

Benedicto XVI condujo la barca de la Iglesia por el mar de la historia con los ojos puestos en Jesucristo, en los “días de sol y de brisa suave, días en los que la pesca ha sido abundante y momentos en los que las aguas se agitaban, el viento era contrario, y el Señor parecía dormir”. Pero sabía que la barca era de Cristo.

Benedicto XVI ha sido “una de esas luces cercanas, personas que dan luz reflejando la luz de Cristo, ofreciendo orientación para nuestras vidas”, como tan bellamente expresaba en la encíclica Spe Salvi.

Su trabajo en la viña de la Iglesia le habrá hecho merecedor de las amorosas palabras de Cristo: “Ven, siervo bueno y fiel, entra en la casa de tu Señor”.

Mns. Fernando Ocáriz, Prelado del Opus Dei y colaborador de Benedicto XVI.

Hijo de Dios encarnado

Llegada la plenitud de los tiempos, el Hijo de Dios, la segunda Persona de la Santísima Trinidad se hizo hombre en el seno virginal de María.

Durante estas cuatro semanas de Adviento podremos acompañar a nuestra Madre, la Virgen María, reviviendo los momentos más entrañables de su vida. La embajada del arcángel Gabriel con ese saludo tan lleno de significado: Ave María, llena de gracia, el Señor es contigo. Y la respuesta pronta y confiada de María: hágase en mí según tu palabra. Al encanto de estas palabras el Verbo se encarnó. El Hijo de Dios se hace hombre para rescatarnos y hacernos hijos de Dios. No podemos no asombrarnos ante esta maravillosa realidad: Dios hecho hombre. ¡Con qué Amor tan grande nos ama el Señor!

Recordemos cómo se lleva a cabo este misterio tan inmenso. Algunos lo aprendimos de memoria cuando nos preparábamos para recibir la primera comunión, seguro que lo recordáis: “La encarnación del Hijo de Dios se realizó formando el Espíritu Santo de las purísimas entrañas de la Virgen María un cuerpo perfectísimo y creando un alma nobilísima que unió a aquel cuerpo; en el mismo instante a este cuerpo y alma se unió el Hijo de Dios; y de esta suerte el que antes era sólo Dios, sin dejar de serlo, quedó hecho hombre”.

Al encarnarse, la segunda Persona de la Santísima Trinidad asume la naturaleza humana y, por lo tanto, en Jesucristo hay una única persona -el Verbo- y dos naturalezas, la divina y la humana. Dicha unión se conoce como la unión hipostática, la unión de las dos naturalezas en la Persona (hipóstasis) del Hijo.

Estos días también contemplaremos y acompañaremos a María camino de Belén y, una vez ahí, nos alegraremos con Ella al ver nacer a Jesús y lo adoraremos y lo llenaremos de muestras de cariño y amor.

¡Feliz Navidad!

Mn. Xavier Argelich

Llamados a ser santos

El mes de noviembre empieza con la celebración de la solemnidad de Todos los Santos. La Iglesia nos invita a alegrarnos por todos aquellos que han alcanzado ya la Vida eterna, a la vez que nos anima a seguir ofreciendo sufragios y oraciones por los que esperan llegar pronto a gozar definitivamente de Dios, pero necesitan todavía acabar de purificarse en el Purgatorio.

Todos deseamos alcanzar la Vida eterna y ser contados entre el número de los santos porque hemos sido llamados a ser santos desde el mismo instante en que recibimos las aguas bautismales.

Santo es sinónimo de bienaventurado, dichoso, feliz. La santidad es el don de Dios que colma todas las aspiraciones humanas; es la plenitud de la vida cristiana que consiste en unirse a Cristo, aprendiendo a vivir como hijos de Dios con la gracia del Espíritu Santo y viviendo la perfección de la caridad. Quien aspira a la santidad procura crecer constantemente en esa unión con Cristo, busca siempre vivir en Cristo y se deja transformar por la acción del Espíritu Santo en su alma. Quien es santo es Dios, nosotros somos llamados a la santidad y nos corresponde responder libremente a esa llamada. Una vez escogemos ser santos Dios empieza a realizar su obra santificadora en nosotros. Esa elección a la santidad nos lleva a dejar hacer a Dios su obra en nosotros a través de los Sacramentos, de la oración, de la escucha atenta de la Palabra, del trabajo bien realizado y de las obras de caridad.

Dios nos llama a ser santos y nos quiere santos pero, parafraseando a San Agustín, no la llevará a cabo sin nosotros, sin nuestra correspondencia a la gracia y nuestra búsqueda constante de la santidad. Por eso es bueno que con frecuencia le digamos desde el fondo de nuestro ser que sí, que quiero ser santo.

La santidad -nos recuerda San Josemaría- no consiste en realizar unas gestas extraordinarias, sino en cumplir con amor los pequeños deberes de cada día. “¿Quieres de verdad ser santo? Cumple el pequeño deber de cada momento: haz lo que debes y está en lo que haces”. ¡Está al alcance de todos, decidámonos a ser santos!

Mn. Xavier Argelich

Hijo único de Dios

Para poder vivir en Cristo es necesario que conozcamos quién es Él. Nuestra fe nos enseña que Dios es uno y trino. Un único Dios y tres Personas divinas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Una profesión de fe muy antigua, el Símbolo Atanasiano, nos puede ayudar a entender este gran misterio de nuestra fe. Afirma: “ésta es la fe católica: que veneremos a un solo Dios en la Trinidad santísima y a la Trinidad en la unidad. Sin confundir las personas, ni separar la sustancia. Porque una es la persona del Padre, otra la del Hijo y otra la del Espíritu Santo. Pero el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son una sola divinidad, les corresponde igual gloria y majestad eterna.” Cada una de las Persona es Dios, pero no son tres dioses sino un único Dios. “El Padre no ha sido hecho por nadie, ni creado, ni engendrado. El Hijo procede solamente del Padre, no hecho, ni creado, sino engendrado. El Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, no hecho, ni creado, ni engendrado, sino procedente.”

Para llevar a cabo la salvación de la humanidad, para Redimir al hombre, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, el Hijo, se hizo hombre en el seno virginal de María. Jesucristo es el Hijo de Dios encarnado, hecho hombre y por lo tanto es Dios y hombre verdadero. Es el Hijo único de Dios, hecho hombre. Es el Ungido (Cristo) de Dios Salvador (Jesús). “Es Dios, engendrado de la misma sustancia que el Padre, antes del tiempo; y hombre, engendrado de la sustancia de su Madre santísima en el tiempo.”

Nos puede parecer difícil comprender esto, pero el saberlo nos ayuda a vivir en Él, a confiar en Él, a acudir como hermanos a Él y a desear amarlo con todo nuestro ser. Al rezar este mes el rosario iremos descubriendo los maravillosos misterios del Hijo de Dios hecho hombre.

Mn. Xavier Argelich

La vida en Cristo

Iniciamos un nuevo curso y, como siempre, lo hacemos llenos de ilusión y esperanza. Dejamos atrás un curso transcurrido entre andamios, polvo y ruido. Ahora que vemos los resultados nos damos cuenta que ha valido la pena. Gracias a todos. Nos alegra que, a pesar de todos los inconvenientes que producen unas obras de este calibre, hemos podido atender toda la labor pastoral y social del curso. Siempre hemos dado preferencia a la atención sacerdotal de la Iglesia.

Esto es así porque queremos que nuestra vida esté centrada en Cristo. Es decir, queremos vivir en Cristo, de Cristo y para Cristo.

Para vivir centrados en Cristo lo principal es estar centrados en la Eucaristía, en los Sacramentos y en la oración. Cristo está realmente presente en la Eucaristía por eso el cristiano vive de Ella, ahí es donde se realiza el mayor encuentro con Dios, donde podemos tratarlo con mayor amor y unión. De cómo vivamos la Misa dependerá toda nuestra vida. Podremos, entonces, vivir nuestras ocupaciones habituales inmersos en la Vida de Cristo. Sabremos vivir para Cristo y, consecuentemente, vivir en Cristo. Reconoceremos que sin Él no somos nada, sin Él no podemos nada, sin Él no hay esperanza. Descubriremos que con Él todo cambia, todo es Luz, todo adquiere su verdadero sentido y se llena de auténtico valor y significado. Con Él todo lo nuestro nos ilusiona, lo realizamos de buen ánimo y confiados, con iniciativa propia, Él nos empuja porque buscamos vivir en Él, de Él y para Él.

Consecuencia inmediata de esta manera de vivir será una gran alegría interior que ni las dificultades, ni los errores, ni nada nos la podrán arrebatar. Vivir en Cristo es la felicidad. Si empezamos el nuevo curso con el deseo ardiente de vivir en Cristo sabremos poner los medios para conseguirlo y para eso nos adentraremos en su Vida, recordando sus palabras y su paso por la tierra, tal como hace la Iglesia a lo largo del año a través de la liturgia diaria y de la dominical, siguiendo sus huellas a través del año litúrgico que no es otra cosa que el compendio de la Vida de Cristo y el camino para alcanzar la meta: La vida en Cristo.

Mn. Xavier Argelich

La vida en Cristo

Iniciamos un nuevo curso y, como siempre, lo hacemos llenos de ilusión y esperanza. Dejamos atrás un curso transcurrido entre andamios, polvo y ruido. Ahora que vemos los resultados nos damos cuenta que ha valido la pena. Gracias a todos. Nos alegra que, a pesar de todos los inconvenientes que producen unas obras de este calibre, hemos podido atender toda la labor pastoral y social del curso. Siempre hemos dado preferencia a la atención sacerdotal de la Iglesia.

Esto es así porque queremos que nuestra vida esté centrada en Cristo. Es decir, queremos vivir en Cristo, de Cristo y para Cristo.

Para vivir centrados en Cristo lo principal es estar centrados en la Eucaristía, en los Sacramentos y en la oración. Cristo está realmente presente en la Eucaristía por eso el cristiano vive de Ella, ahí es donde se realiza el mayor encuentro con Dios, donde podemos tratarlo con mayor amor y unión. De cómo vivamos la Misa dependerá toda nuestra vida. Podremos, entonces, vivir nuestras ocupaciones habituales inmersos en la Vida de Cristo. Sabremos vivir para Cristo y, consecuentemente, vivir en Cristo. Reconoceremos que sin Él no somos nada, sin Él no podemos nada, sin Él no hay esperanza. Descubriremos que con Él todo cambia, todo es Luz, todo adquiere su verdadero sentido y se llena de auténtico valor y significado. Con Él todo lo nuestro nos ilusiona, lo realizamos de buen ánimo y confiados, con iniciativa propia, Él nos empuja porque buscamos vivir en Él, de Él y para Él.

Consecuencia inmediata de esta manera de vivir será una gran alegría interior que ni las dificultades, ni los errores, ni nada nos la podrán arrebatar. Vivir en Cristo es la felicidad. Si empezamos el nuevo curso con el deseo ardiente de vivir en Cristo sabremos poner los medios para conseguirlo y para eso nos adentraremos en su Vida, recordando sus palabras y su paso por la tierra, tal como hace la Iglesia a lo largo del año a través de la liturgia diaria y de la dominical, siguiendo sus huellas a través del año litúrgico que no es otra cosa que el compendio de la Vida de Cristo y el camino para alcanzar la meta: La vida en Cristo.

Mn. Xavier Argelich

El Cielo tiene un corazón

Hemos rehabilitado esta Iglesia dedicada a Santa María de Montalegre y, como decíamos el mes pasado, hemos hecho un buen regalo a la Virgen María. A mediados de este mes celebraremos la solemnidad de la Asunción de María a los Cielos. Una gran fiesta que nos llena de alegría.

La Asunción de María nos recuerda que Dios ha vencido. El amor ha vencido. Ha vencido la vida. Se ha puesto de manifiesto que el amor es más fuerte que la muerte, que Dios tiene la verdadera fuerza, y su fuerza es bondad y amor.

En una homilía, el papa Benedicto XVI nos ayudaba a meditar sobre esta verdad de fe: “María fue elevada al cielo en cuerpo y alma: en Dios también hay lugar para el cuerpo. El cielo ya no es para nosotros una esfera muy lejana y desconocida. En el cielo tenemos una madre. La Madre de Dios, la Madre del Hijo de Dios, es nuestra madre (…) En el cielo tenemos una madre. El cielo está abierto; el cielo tiene un corazón. María fue elevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo, y con Dios es reina del cielo y de la tierra. ¿Acaso así está alejada de nosotros? Al contrario. Precisamente al estar con Dios y en Dios, está muy cerca de cada uno de nosotros. Cuando estaba en la tierra, sólo podía estar cerca de algunas personas. Al estar en Dios, que está cerca de nosotros, más aún, que está «dentro» de todos nosotros, María participa de esta cercanía de Dios. Al estar en Dios y con Dios, María está cerca de cada uno de nosotros, conoce nuestro corazón, puede escuchar nuestras oraciones, puede ayudarnos con su bondad materna. Nos ha sido dada como «madre» -así lo dijo el Señor-, a la que podemos dirigirnos en cada momento. Ella nos escucha siempre, siempre está cerca de nosotros; y, siendo Madre del Hijo, participa del poder del Hijo, de su bondad. Podemos poner siempre toda nuestra vida en manos de esta Madre, que siempre está cerca de cada uno de nosotros.”

Durante este mes demos gracias al Señor por el don de esta Madre y pidamos a María que nos ayude a encontrar el buen camino cada día.

Mn. Xavier Argelich

Un buen regalo a la Virgen

Llevamos más de un año con las obras de rehabilitación de nuestra querida Iglesia de Santa María de Montalegre y todos esperamos que terminen pronto. Estamos en el tramo final y confiamos que durante este mes estén terminadas.

Desde aquí quiero transmitir nuestro más sincero agradecimiento a todos los que habéis hecho posible esta gran obra, con vuestra oración, vuestra ayuda económica, con vuestra paciencia ante las incomodidades, ruido, polvo y un sin fin de circunstancias diversas ocasionadas por el desarrollo de los trabajos de rehabilitación. Gracias a todos de todo corazón. Y un agradecimiento muy especial a las personas que silenciosamente y con mucho trabajo, semana a semana, han hecho posible que el templo esté limpio y dispuesto para la celebración de las Misas dominicales. Estoy seguro que el Señor y su Madre están muy contentos con lo que hemos hecho. Además, hemos contado con la intercesión en todo momento del siervo de Dios José María Hernández Garnica y de tantos otros santos.

Podríamos relatar muchas anécdotas sucedidas durante este tiempo de obras. Casi todas quedarán en la intimidad de los protagonistas y en el recuerdo de los que las han vivido. No obstante, me gustaría resaltar una que resume todas ellas, así como todo el esfuerzo de los trabajadores, donantes, feligreses y sacerdotes: La de una buena señora que desde el principio quería hacer un donativo para las obras y no veía la manera de hacerlo, pero tenía muy claro que quería hacerlo, ya que ella y su familia querían hacerle un regalo a la Virgen María, y al final consiguieron hacérselo y experimentar una gran alegría y gozo.

Pienso que entre todos le hemos hecho un gran y buen regalo a nuestra Madre la Virgen María, que nos seguirá guiando y protegiendo en nuestro camino hacia su Hijo.

Mn. Xavier Argelich

Familia y Santidad de vida

En este mes del Sagrado Corazón de Jesús el Papa Francisco nos invita a rezar por las familias cristianas de todo el mundo, por cada una y por todas, para que, con gestos concretos, vivan la gratuidad del amor y la santidad en la vida cotidiana. El próximo domingo, día 26 de junio, concluye el año de la familia “Amoris Laetitia” y nada mejor que hacerlo rezando para que realmente toda familia cristiana sea un reflejo del amor de Dios. Con gestos pequeños y concretos manifestemos que nos queremos y que agradecemos el amor que recibimos.

El Papa, también, nos anima a rezar para que vivamos la santidad en la vida cotidiana. El año de la familia concluye precisamente en la fiesta de San Josemaría Escrivá de Balaguer, declarado por san Juan Pablo II como el santo de la vida ordinaria. Aprovechemos la ocasión para acudir a la intercesión de este santo para que nos obtenga de Dios la gracia de santificarnos en nuestro día a día, con todas las actividades que llevamos a cabo.

“Que busques a Cristo, que encuentres a Cristo, que trates a Cristo, que ames a Cristo” solía animar frecuentemente san Josemaría a todos los que acudían a él. Es una buena manera de vivir la santidad en la vida corriente y especialmente en la vida familiar. El amor en la familia es un camino personal de santidad para cada uno de nosotros, que se recorre con pequeños gestos de entrega y generosidad, evitando perderse en pequeñeces de egoísmos personales que nos alejan de los demás.

En los pequeños detalles de la vida familiar se construye la santidad personal y de todos los miembros que la componen. Pongamos el corazón en lo que hacemos, pero que sea un corazón a la medida del Corazón de Cristo y de la Virgen María.

Mn. Xavier Argelich.

 

María, Reina de las Familias

Es bien conocido por todos que el mes de mayo es el mes de María, la Madre de Dios. Todos los años procuramos tenerla más presente en estos días, metiéndola en todo y en cada una de las cosas que hacemos durante la jornada.

Este año dedicado a las Familias podría ser una buena ocasión para vivir el mes de María acudiendo a ella con más frecuencia como la Reina de la Familias. María es Reina del universo y de todo lo creado, especialmente de los hombres y mujeres incorporados a Cristo por el Bautismo y llamados a extender el Reino de Cristo en el mundo en nuestras circunstancias personales, familiares, profesionales y sociales. Busquemos la manera de que María nos lo facilite dejando que reine en toda nuestra vida. Como el apóstol Juan, metámosla en nuestra vida. Ella nos facilitará que todo nuestro actuar, pensar y desear este centrado en Cristo.

Os animo a fijarnos, de modo especial, en las virtudes familiares de María para poder imitarla y convertirla así en auténtica Reina de nuestras Familias y de la Familia de todos los bautizados que es la Iglesia.

Empecemos por tener una imagen de Santa María en un lugar preferente de nuestra casa y en nuestra habitación, que reciba el saludo diario y las oraciones de cada miembro de la familia y de toda la familia cuando rezamos juntos. Pongamos bajo su protección a nuestra familia de modo sencillo y espontáneo cada mañana. Incorporemos algunas prácticas de piedad  mariana en la familia o vivamos con más constancia y fervor las que ya vivimos.

Busquemos imitar a María en su trato maternal y familiar a Jesús y a José, su espíritu de servicio, su amabilidad  y cariño, su abnegación y su dedicación atenta y desinteresada a las personas y al hogar. ¡Dejemos que ella Reine y sea Madre!

Mn. Xavier Argelich.

Utilizamos cookies anónimas de terceros para analizar el tráfico web que recibimos y conocer los servicios que más os interesan. Puede cambiar las preferencias y obtener más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies

Configuración de Cookies

En la parte inferior verá el tipo de cookies que utilizamos y podrá seleccionar cuales permite. Una vez seleccionadas pulse "Guardar configuración" para actualizar sus preferencias

FuncionalesNuestra web puede contener cookies funcionales que son necesarias para el correcto funcionamiento de la web.

AnalíticasUtilizamos cookies analíticas para ofrecer más contenido de su interés.

Redes SocialesPara integrar datos de nuestras redes sociales, estas redes pueden instalar cookies de terceros.

OtrasOtras cookies de webs de terceras empresas como Google Maps.