Sufragios por José María Hernández Garnica, los cooperadores del Opus Dei y Teresa Espinós

En noviembre, mes en el que la Iglesia Católica lo dedica especialmente a los difuntos, en la Iglesia de Santa María de Montalegre se celebraron misas en sufragios. El lunes día 12 a las 19h, la misa en sufragio por el Siervo de Dios José María Hernández Garnica, cuyos restos mortales reposan en Montalegre desde el día 11 de noviembre de 2011; el sábado, día 17 a las 12h, la misa fue en sufragio de las almas de los cooperadores del Opus Dei difuntos. Por último, la misa de 10h del martes día 20, se ofreció por Teresa Espinós.

Identificado con Cristo

En la homilía el rector recordó rasgos de su biografía. “José María Hernández Garnica se dedicó a la sección de mujeres de la Obra, dio ejemplo de su dedicación por entero al Señor, a las almas y al Opus Dei… El contacto en su juventud con San Josemaría le fue calando de tal manera que descubrió un mundo nuevo, su vocación al Opus Dei y al sacerdocio… Fue creciendo en virtudes, en la santificación del trabajo, viviendo el celibato apostólico y haciendo las cosas para la gloria de Dios… A la vista de las conclusiones del reciente sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, hemos de acompañar a los jóvenes de hoy para que descubran su vocación… Hemos de escuchar a los demás antes de hablar, los sacerdotes en el confesionario y los laicos promoviendo la escucha para conocer la voluntad de Dios.

Acabada la celebración, todos los asistentes nos acercamos a la sepultura, y Mn. Xavier Argelich rezó un responso.

Por las almas de los cooperadores del Opus Dei difuntos

Con mucha asistencia de fieles de la Obra, así como de cooperadores, y otras personas habituales de la misa de 12h de Montalegre, el vicario de la delegación del Opus Dei en Catalunya, Mn. Ignasi Font, presidió la Eucaristía junto al rector de Montalegre el sábado 17 de noviembre. Al inicio de la celebración, el vicario nos dijo que Ningún oficio de difuntos tiene carácter triste … es alegre pues es en acción de gracias por los bienes recibidos. Al hilo de esta entrada, en el salmo se cantó El Señor es mi Pastor, nada me falta.

En la homilía, Mn. Font hizo hincapié en toda la labor de los cooperadores del Opus Dei, que han contribuido con sus oraciones, tiempo, dedicación y ayudas económicas para el desarrollo de muchos proyectos que sin ellos no se hubieran podido realizar. Sus palabras iban dirigidas a todos los cooperadores, también a los presentes en el templo. Asimismo, manifestó su agradecimiento en nombre del Padre Fernando, prelado de la Obra… “Los cooperadores son y sois servidores de la causa de Dios”.

Finalizó la celebración con el canto de la Salve. Cabe destacar la participación de la Coral de la Parroquia de Belén, de Barcelona, ubicada también en el barrio de El Raval, tocando a la Rambla. Sus voces y cantos enervaron nuestras emociones.

Y después de la misa

Tomó el micrófono un cooperador laico que nos explicó su testimonio. Sus declaraciones estaban llenas de entusiasmo, dando gracias al Sí que dio San Josemaría a lo que Dios le pedía. Agradeció ampliamente a todos los cooperadores su colaboración y nos animó a los presentes a que invitásemos a muchas personas a que fueran generosas.

Por último, compartimos un aperitivo bien servido en el Patio Manning donde pudimos saludarnos y compartir experiencias.

Impulsora del retiro de los martes en Montalegre

En la hora del rezo del Ángelus del día 1 de noviembre, festividad de Todos los Santos, murió en Barcelona Teresa Espinós, después de una larga vida de entrega al Opus Dei. Desarrolló y participó en los encargos apostólicos que se le habían encomendado.

Durante muchos años Tere Espinós impulsó el retiro del tercer martes en Montalegre, el cual está totalmente integrado en las actividades pastorales. Por ello, el martes 20 de noviembre, la misa de 10h se ofreció en sufragio de su alma, y muy especialmente en ese día, pues a continuación hacíamos el retiro espiritual correspondiente a ese mes.

Que Dios los guarde a todos para la vida eterna.

Isabel Hernández Esteban

Al amparo de los Santos Custodios

El día 2 de octubre de 2018 se culminaba una fecha importante: el 90 aniversario de la fundación del Opus Dei en la festividad de los Santos Ángeles Custodios. En la Iglesia de Santa María de Montalegre se celebró la santa misa con la solemnidad que permitía la liturgia, en acción de gracias al querer de Dios por haber permitido, desde el año 1928, que el Opus Dei siga adelante y se extienda, como ya es una realidad en todo el mundo, pues ciertamente es obra de Dios.

Presidió la Eucaristía el rector de Montalegre, Mn. Xavier Argelich, y concelebraron con él Mn. Joan Costa, rector de la parroquia de Belén; Mn. Joan Cabot arcipreste del arciprestado Raval-Poble Sec y rector de la parroquia de la Virgen de Lourdes; Mn. Domingo Lorenzo, mercedario y rector de la parroquia de san Pedro Nolasco. Mn. Joan Juventeny fue el maestro de ceremonias.

En la homilía, Mn. Argelich nos recordó que San Josemaría tenía mucha devoción a los ángeles custodios y aquel 2 de octubre de 1928 recibió la llamada de Dios para fundar el Opus Dei y a partir de entonces consagró toda su vida a corresponder a esa llamada de Dios: Jesús fundó el Opus Dei y san Josemaría puso de su parte lucha, oración y diálogo con Dios. El rector también nos pidió que rezásemos muy especialmente este mes de octubre por el Papa y por el sínodo de obispos que se celebra en La Santa Sede. Finalmente, añadió El Señor se toma muy en serio nuestra vida y los ángeles custodias nos ayudan a vivirla con plenitud y con la alegría del Evangelio.

El rector agradeció públicamente al benefactor anónimo de las 90 rosas rojas que había obsequiado a la Iglesia de Santa María de Montalegre para ser ofrecidas al pie de la imagen de san Josemaría.

 

Comunicación Montalegre

Rezo del Santo Rosario en Montalegre

De lunes a sábado, a las 18.30 h, rezamos el Santo Rosario por las intenciones del Santo Padre Francisco y por el sínodo de obispos que se celebra durante el mes de octubre en el Vaticano.

Los jueves rezamos el Santo Rosario en la Capilla del Santísimo y ante su presencia, y los demás días en la Capilla de la Virgen de la Medalla Milagrosa.

“Comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, 29.09.2018

 El Santo Padre ha decidido invitar a todos los fieles, de todo el mundo, a rezar cada día el Santo Rosario durante todo el mes mariano de octubre y a unirse así en comunión y penitencia, como pueblo de Dios, para pedir a santa Madre de Dios y a San Miguel Arcángel que protejan a la Iglesia del diablo, que siempre pretende separarnos de Dios y entre nosotros.

Recientemente, antes de partir a los Países Bálticos, el Santo Padre se reunió con el P. Fréderic Fornos S.I., Director internacional de la Red Mundial de Oración por el Papa, y le pidió que difundiera su llamamiento a todos los fieles del mundo, invitándoles a terminar el rezo del Rosario con la antigua invocación “Sub tuum praesídium” y con la oración a San Miguel Arcángel, que protege y ayuda en la lucha contra el mal (ver Apocalipsis 12, 7-12).

La oración –afirmó el Pontífice hace pocos días, el 11 de septiembre, en una homilía en Santa Marta, citando el primer capítulo del Libro de Job– es el arma contra el gran acusador que “vaga por el mundo en busca de acusaciones”. Solo la oración puede derrotarlo. Los místicos rusos y los grandes santos de todas las tradiciones aconsejaban, en momentos de turbulencia espiritual, protegerse bajo el manto de la santa Madre de Dios pronunciando la invocación “Sub tuum praesídium”.

La invocación “Sub tuum praesídium” dice así:

“Sub tuum praesídium confúgimus,
sancta Dei Génetrix;
nostras deprecatiónes ne despícias in necessitátibus,
sed a perículis cunctis líbera nos semper,
Virgo gloriósa et benedícta”.

[Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios; no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro, ìoh, siempre virgen, gloriosa y bendita!]

Con esta solicitud de intercesión, el Santo Padre pide a los fieles de todo el mundo que recen para que la Santa Madre de Dios, ponga a la Iglesia bajo su manto protector,  para  defenderla  de los ataques del maligno, el gran acusador, y hacerla, al mismo tiempo,  siempre más consciente de las culpas, de los errores, de los abusos cometidos en el presente y en el pasado y comprometida a luchar sin ninguna vacilación para que el mal no prevalezca.

El Santo Padre también ha pedido que el rezo del Santo Rosario durante el mes de octubre concluya con la oración escrita por León XIII:

“Sancte Míchael Archángele, defénde nos in próelio;
contra nequítiam et insídias diáboli esto praesídium.
Imperet illi Deus, súpplices deprecámur,
tuque, Prínceps milítiae caeléstis,
Sátanam aliósque spíritus malígnos,
qui ad perditiónem animárum pervagántur in mundo,
divína virtúte, in inférnum detrúde. Amen”.

[San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la milicia celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén.]”

http://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2018/09/29/fiel.html

 

Comunicación Montalegre

 

 

¿Y quién es el santo de la imagen?

Esta ha sido una pregunta que muchas personas que han entrado, ocasionalmente, en el templo de la Iglesia de Santa María de Montalegre, del barrio de El Raval de Barcelona, han efectuado a otras que estaban allí. Para los habituales de Montalegre no ofrecía ninguna duda de quién era, además hay muchas estampas del santo en el mueblecito de folletos y estampas. Pero es cierto que puede dar a confusión saber quién es pues el nombre del santo de la imagen está escrito en japonés y la fecha de la bendición de la imagen en números romanos. Por lo tanto, a pesar de que ya han pasado más de diez años desde la fecha en qué el prelado, que entonces presidía el Opus Dei, Mons. Javier Echevarría, bendijo de forma solemne la imagen, en el mes de mayo de 2008, no ha sido hasta ahora que se le ha puesto un indicador con su nombre, y los años de su nacimiento (1902) y de su traspaso (1975).

Esta mejora aporta a la imagen de San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, una prestancia y un complemento que no tenía, y que con el paso del tiempo se ha observado que eran necesarios. Además, tal como apunta el historiador de la Casa, Josep Masabeu, San Josemaría rezó en Montalegre el 28 de noviembre de 1972.

Isabel Hernández Esteban

 

Montalegre en la Sagrada Familia y el Dies Natalis de san Josemaria

Por gentileza de Relaciones Institucionales del Templo de la Sagrada Familia, organizamos una visita guiada y gratuita a la Sagrada

Familia. El La fecha reservada era el sábado 9 de junio de 2018. El programa de las actividades del día se inició con el encuentro de los peregrinos de Montalegre ante la entrada de la Cripta del Templo, bajo el control de los servicios de seguridad. El rector de la Iglesia de Santa María de Montalegre celebró la santa misa. En la Cripta, solo estábamos los peregrinos, y varias personas del equipo de vigilancia y de seguridad del recinto. El recogimiento del grupo invitó a una celebración más íntima de la Eucaristía. Hubo tiempo para rezar ante el sepulcro de los restos mortales de Antoni Gaudí y contemplar las obras y el arte que encierra la Cripta.

La siguiente fase de la peregrinación era reunirnos con el resto del grupo de peregrinos en los accesos de la fachada del Nacimiento. Allí nos esperaban dos guías. Nos facilitaron unos auriculares que favorecieron la escucha de todas las informaciones que los guías explicaron muy amablemente. La visita a la Basílica, a pesar de que estaban cambiando el suelo de corcho por un suelo definitivo, y el muchísimo público, siempre resulta sorprendente, su luz y sus colores no dejan de llamar la atención. Nadie quedaría indiferente.

Transcurrió la hora de la visita guiada, y antes de las despedidas nos hicimos una foto de grupo. A continuación, los peregrinos que lo desearon pudieron volver a la basílica, visitar el museo o participar de otras actividades que allí se desarrollaban.

Por otra parte, el día de san Josemaria, se celebró en Montalegre con mucha alegría. Fueron muchos los fieles que acudieron a la celebración del Dies Natalis del Fundador del Opus Dei. La misa la presidió el rector y la concelebró con Mn. José Ma. Pardo, profesor de Teología en Pamplona. La gran participación de jóvenes fue la nota a destacar del día 26 de junio de 2018.

 

Isabel Hernández Esteban

 

La Santa Cena y la Pasión del Señor

En Montalegre se han celebrado la Misa “In Coena Domini” y la Pasión del Señor con recogimiento y piedad por parte de los fieles unidos a los celebrantes, según nos agradeció el rector al acabar el oficio de la Pasión. Realmente nos metimos con nuestro corazón sensible y nuestra alma espiritual en la proclamación de la Palabra y en la institución de los sacramentos del Jueves Santo, como son el de la Eucaristía, el del Orden sacerdotal y el de la Caridad. Igualmente, en la Adoración a la Cruz del Viernes Santo.

Presidió las celebraciones Mn. Argelich con los sacerdotes Mn. Guixé, Mn. Moliné, Mn. Nubiola, Mn. Mallol i Mn. Juventeny.

A primera hora de la tarde del jueves 29 de marzo, cuando entramos en el templo de Montalegre se hizo realidad para nuestros sentidos que efectivamente pronto íbamos a participar de una Cena única e irrepetible pero que allí se reactualizaría, una vez más, como se ha hecho desde hace más de dos mil años, sin parar.  La Capilla del Santísimo se había adornado con flores, palmones, cirios, velas, con una alfombra y un adamascado sobre el altar. El crucifijo situado sobre el altar mayor seguía tapado, a usanza de otros tiempos. El Cristo que se había colocado en la baranda del presbiterio durante la Cuaresma para devoción de los fieles, se había retirado.

La celebración de la Eucaristía es la celebración del amor de Cristo

La homilía del Jueves Santo corrió a cargo de Mn. Mallol, a la sazón, vicario de Montalegre: “Situémonos en la Santa Cena, en un rincón y escuchemos a Jesús, pero sin perder la capacidad de sorprendernos. Los discípulos se sienten superados por los acontecimientos de los días anteriores. Pero en adelante se seguirán sucediendo cosas sorprendentes, tales que cuando se produce la Resurrección del Señor no saben qué hacer. Cuando Jesús les lava los pies no entienden por qué Jesús lo hace, sin embargo, el mensaje de Jesús era que se habían de abajar para ayudar a los demás. También quería significar que hemos de limpiar nuestros pecados. En la Santa Cena se inclina el Señor; en el confesionario es el penitente quien se arrodilla para pedir perdón, para poder llegar limpios a la Eucaristía y poder decir como el centurión: Señor no soy digno que entres en mi casa”.

Sobre la institución de la Eucaristía Mn. Mallol manifestó que: “Las palabras de San Pablo (refiriéndose a la lectura proclamada) era la narración más antigua de la Eucaristía y que en ella queda muy claro lo que quería Jesús. Son unas palabras que cambian la historia. A partir de entonces los apóstoles saben muy bien lo qué han de hacer. Aquellos hechos quedan presentes para siempre en el amor de Cristo… Celebramos que Jesús está presente entre nosotros, y este es el memorial que nos pide realizar. Al pedir Jesús la celebración de su memorial, Cristo instituye el sacramento del Orden sacerdotal, por ello hemos de rezar para pedir vocaciones al sacerdocio para que esa cadena de celebraciones no se pare nunca”.

Mn. Mallol cerró la homilía con unas palabras significativas: El sacramento de la Eucaristía es el sacramento del cambio, en él el pan y el vino se convierten en el cuerpo y sangre de Cristo, y por él también nosotros podemos cambiar y llegar a cambiar el mundo con la Eucaristía.

Al acabar la santa misa, dos colaboradores habituales con cirios encendidos iniciaron la procesión hasta la Capilla, que, como hemos dicho, estaba de gala en espera del Señor. El rector con el Santísimo sacramento amorosamente recogido, seguido de los sacerdotes, depositó la Reserva en el sagrario dejándolo a la vista. Después de unos minutos de silencio, el vicario cerró el sagrario y como manda el ritus le entregó la llave al rector.

El Viernes de dolor y Pasión

Por la mañana se había celebrado el Via Crucis y se había mantenida abierta la Capilla del Santísimo para que los fieles hicieran oración. Pero a la cinco de la tarde hora en que se inició el oficio de la Pasión la Capilla se oscureció, a penas quedaron encendidos unos cuantos cirios: íbamos a reactualizar la pensión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo.

A la celebración del Viernes Santo se le llama Oficio porque no es una misa ni acto eucarístico, por lo tanto, el ritus es diferente. Las oraciones habituales de la entrada no se rezan, no hay ofertorio ni, por supuesto, consagración. La primera parte consiste en la liturgia de la Palabra, que incluye a tres voces la lectura completa de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, y la homilía; la segunda parte es la Adoración a la Cruz, momento en el que cada uno de los fieles hace un acto de amor a la Cruz, que es entonces cuando, movido por el corazón, el fiel se arrodilla ante la Cruz, la besa, la acaricia, o se inclina humildemente. Y la tercera parte del Oficio, es la distribución de la comunión que estaba reservada en el sagrario desde el día anterior.

En la homilía, Mn. Juventeny recordó la lectura que dice “Yo te saqué de Egipto y tu me has preparado una Cruz”El misterio de la Cruz es para reparar todos los pecados del mundo, los pecados pasados y los futuros, tantos los nuestros como de los demás. San Agustí explicaba por qué ¡tanto dolor! En primer lugar, para demostrarnos en qué medida Dios nos ama; en segundo lugar, para que entendiéramos qué es un pecado mortal pues cada pecado es como volver a clavar a Jesús en la Cruz … Hemos de corresponder, pero ¿Qué le podré ofrecer al Señor? Pensemos al ir a adorar a la Cruz, y el Señor nos dirá lo qué quiere de nosotros pues nosotros somos el pueblo de Israel… Ahora es un buen momento para decidirnos en ser mejores y tener presente en nuestra vida la Cruz de Cristo.”

Detalles a destacar

Durante las dos celebraciones, los diferentes colaboradores de Montalegre ofrecieron diversos servicios tanto en las lecturas, como en la recogida de la limosna de los fieles, y en el presbiterio. También es de agradecer a Mn. Rodríguez el mantenerse en el confesionario e impartir el sacramento del perdón en todo momento, y a Mn. Moliné, en el canto de las plegarias del Viernes santo.

La soprano Patrícia Sendra y el organista de la Casa, Sr. Josep Masabeu, dirigieron los cantos de ambos días, que, al tratarse de dos celebraciones especiales, su colaboración favoreció la atención y el fervor de los asistentes.

La limosna recogida el Viernes santo se destina siempre, por indicación de la Santa Sede, al mantenimiento de los Lugares Santos de Tierra Santa (Israel).

Isabel Hernández Esteban

 

La Misa Roja, una misa de juristas

En la Iglesia de Santa María de Montalegre se celebró la Primera Misa Roja de juristas en honor al Espíritu Santo. La misa del miércoles 7 de marzo de 2018, a las 20h. fue presidida por el arzobispo de Barcelona, Cardenal Juan José Omella. En la concelebración participó el Vicario de la delegación de Cataluña del Opus Dei Mn. Ignasi Font; el secretario del arzobispo Mn. Marc Labori, y el rector de Montalegre, Mn. Xavier Argelich. Dirigió la ceremonia Mn. Joan Juventeny.

Se ciñó una expectativa al entorno de la convocatoria de esta primera Misa Roja, en Barcelona, pues de España no se conoce ningún precedente. Sin embargo, se siguió adelante con la organización del evento que corrió a cargo de unas jóvenes estudiantes y profesionales del derecho, bajo el patrocinio de la ceremonia del ISDE (Barcelona) Law Business School.

El arzobispo Omella, en su homilía, nos disipó las dudas, hasta él mismo había pensado ¿Qué es esto de una Misa Roja? No hay que temer nada, ni es raro ni nuevo pues en muchos países se celebra al inicio del Año Judicial para pedir ayuda al Espíritu Santo… La primera misa Roja fue en París y Roma, siguió en Inglaterra… A mediados del siglo XX se inició en Washington y ahora en Barcelona. Hemos de ser como Salomón que no pidió honores sino sabiduría para saber y evitar el mal… Y las vestiduras son rojas porque es el color del fuego, el color del Espíritu Santo, y el color también de los jueces del Tribunal Eclesiástico. El arzobispo Omella recordó la necesidad de que tanto jueces y abogados han de saber conciliar y encontrar la verdad, aunque cueste… Que no seáis corruptos, defender siempre la verdad… buscar la honestidad y la coherencia, y para ello necesitas al Espíritu Santo…. En estas profesiones la tentación de los honores y el prestigio, la tentación del poder y de la ambición se pueden producir en cualquier momento… ante todo lo que vale es la lealtad a Dios…. Necesitamos abogados y jueces honrados. Nos pidió que recemos por ellos pidiendo la intercesión del Espíritu Santo. También nos recordó que en la profesión jurídica nos han precedido muchos santos, entre ellos Santo Tomás Moro, San Antonio María de Ligorio, y aquí en Barcelona, San Raimon de Penyafort.

 

La bendición especial

Después de la lectura del Evangelio el arzobispo impartió la bendición a los miembros de la profesión jurídica con estas palabras y con las manos extendidas:

“Señor, Dios nuestro, en Tu sabiduría y amor, Tú nos rodeas con los misterios del universo. En tiempos pasados, nos enviaste a tus profetas para enseñar tus leyes y para dar testimonio de tu amor eterno. Nos enviaste a tu Hijo para que nos enseñe con palabras y ejemplos que la verdadera sabiduría proviene solo de ti. Envía tu Espíritu a estos miembros de la profesión jurídica y llénalos con tus dones de sabiduría, consejo, buen juicio, conocimiento, comprensión, fortaleza, piedad y temor del Señor y con todas tus bendiciones.

Conceda que durante este año jurídico puedan dedicarse en el trabajo y el servicio a todos los necesitados con el amor, la alegría y la misericordia de la Santísima Trinidad.

Concede esto por medio de Cristo nuestro Señor, Amén.

La Tradición de la Misa Roja

La organización del evento repartió un folleto para seguir la misa. Además, incluía diversas informaciones. De él extractamos lo siguiente:

“Se remonta al París de 1245, donde se celebró por primera vez en la capilla Sainte Chapelle. Desde esa primera celebración, la tradición se ha extendido por todo el mundo, llegando a Inglaterra durante el reinado de Eduardo I, alrededor de 1310. Allí donde la tradición se mantiene, se celebra cada año la tradicional Misa Roja en honor a Santo Tomás Moro y San Ives, santos patronos de la profesión jurídica para pedir la guía divina en la representación adecuada de clientes y en la adecuada administración de justicia en los tribunales y en los cargos públicos”.

Detalles a destacar

En el pasillo central del templo se extendió la alfombra roja que dispone Montalegre para celebraciones especiales. Acudieron muchos fieles de la profesión jurídica y tanto el arzobispo como la organización agradecieron la posibilidad de haber podido celebrar esta Primera Misa Roja en Montalegre, un templo catalogado como Patrimonio Histórico de la Ciudad.

Acabada la celebración Eucarística, la organización invitó a un aperitivo en el exterior, en el Pati Manning. Allí el arzobispo, los otros celebrantes y los fieles cambiaron impresiones en un buen ambiente togado.

 

Isabel Hernández Esteban

Primera Jornada Familiar de Cooperadores del Opus Dei

El sábado 10 de febrero 2018 se celebró en el IESE de Barcelona la primera Jornada Familiar de Cooperadores del Opus Dei. El acto tuvo tres partes significativas. La primera, en la capilla del IESE se celebró el acto eucarístico de la Adoración y Bendición del Santísimo Sacramento, con el canto del Te Deum a cargo de la coral Non Nobis de Bonaigua. Seguidamente, en el Aula Magna, los protagonistas i/o promotores de diversas obras corporativas en las que han colaborado miles de personas, no solo fieles de la Prelatura del Opus Dei sino también cooperadores que han querido participar en el desarrollo de esos proyectos, presentaron la realidad actual de aquellos proyectos.

Se inició la exposición con los colegios de Institución como Xaloc, Pineda y Avantis Centro de Educación Infantil, ubicados en l’Hospitalet de Llobregat. Siguió el IESE, Escuela de Negocios, desde sus inicios en Pamplona, luego en Barcelona, y hoy por hoy, en todo el mundo.

Participó el señor Ernest Flaqué, tan querido por Montalegre, el cual, actualmente, es presidente honorífico de la Fundació Raval Solidari. Esta fundación revierte las aportaciones económicas de los cooperadores y de las cooperadoras, en tres entidades del Barrio del Raval de Barcelona. Por un lado, la Acció Social Montalegre que atiende a más de 400 familias; Braval que atiende a los jóvenes del barrio, y Terral que atiende a chicas y a sus madres, ambas entidades en beneficio de la formación humana, espiritual y de estudios de todos ellos. El Sr. Flaqué tuvo unas sentidas palabras por muchísimas personas, cooperadores y cooperadoras, que desde los comienzos de estos proyectos han colaborado y siguen colaborando en su desarrollo, en beneficio de tantas personas necesitadas del Raval.

Sin duda, nos entusiasmó la intervención del Sr. Antonio Quintana, miembro ejecutivo de Saxum International Foundation, fundación que es responsable de la campaña de fondos a nivel mundial para la construcción y el desarrollo de la Casa de Retiros Saxum y el Centro de Recursos Multimedia Saxum, así como para el establecimiento de un fondo de dotación para las necesidades actuales y futuras de ambos.

Este proyecto fue muy deseado por el fundador de la Obra, san Josemaria Escrivá y por su sucesor el beato Álvaro del Portillo, y se puso en marcha en el año 1994. Llegado el momento en el que el proyecto de la construcción ya podía llevarse a cabo, era necesaria la cooperación de muchísimas personas. La información de Saxum se proyectó mundialmente, y de todas las partes del mundo las oraciones y las aportaciones económicas se multiplicaron, de tal manera que en dos años y medio se superó la cifra techo que previamente se había establecido por los organizadores. Con tanto entusiasmo lo explicó el Sr. Quintana, citando numerosas anécdotas de cooperadores y cooperadoras que nos aumentaron los deseos de ir pronto a Saxum, que ya es una realidad habitable, a 15 km. de la Ciudad Santa y al pie de la autopista que va del aeropuerto de Ben Gurion a Jerusalén.

El testimonio del seminarista Jorge Castro, colombiano, se refirió al proyecto hecho realidad del poco conocido del Colegio Eclesiástico Internacional de Bidasoa, al amparo del Centro Académico Romano Fundación CARF, que nació en 1989, y ayuda fundamentalmente a la formación integral de sacerdotes y seminaristas de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz (PUSC), de las Facultades de Estudios Eclesiásticos de la Universidad de Navarra (UNAV) y de los Colegios Eclesiásticos Internacionales Sedes Sapientiae y Bidasoa. Su intervención nos estimuló a rezar más para que los sacerdotes fueran santos.

Y la tercera parte de la Jornada Familiar de Cooperadores del Opus Dei consistió en un agradable aperitivo que nos permitió dialogar directamente con los ponentes, los asistentes y disfrutar de la terraza, del sol y de la vista de Barcelona a vista de dron.

Isabel Hernández Esteban

De la Novena a la Navidad

Iniciamos el último mes de 2017 con la novena a la Inmaculada, 9 días rezando algo especial dirigido a la Virgen, y hemos aprendido a rezar mejor, a ser más castos, más puros, más… El Ángel del Señor saluda a la Virgen y se turba, pero ¿quién no se hubiera sorprendido? Toda su vida había sido vivida sin pecado ¡Alégrate llena de gracia! No temas. Pues sí, no hay que temer nada pues las cosas de Dios son cosas de paz y la ayuda de la Virgen no nos faltará nunca. El día de la Inmaculada los sacerdotes de Montalegre estrenaron la casulla azul, a la que nos referimos en otra noticia, que fue donativo de unos feligreses habituales de Montalegre.

Siguió el tiempo de Adviento, tiempo de espera y alegría, pero sin el canto del Gloria. Velar, velar, estar atentos pues después se desbordará la alegría de la Navidad, un tiempo en el que nos han invitado a meditar la Palabra, un tiempo de renovación interior.

En esa espera, el 12 de diciembre de 2017, día de la Virgen de Guadalupe, celebramos el primer aniversario del traspaso al cielo de Javier Echevarría, el anterior prelado del Opus Dei, con una misa en sufragio de su alma. Fue presidida por el Vicario del Opus Dei en Cataluña, Mn. Ignasi Font. Concelebraron el rector de Montalegre y otros sacerdotes de la prelatura. En la homilía, Mn. Font se refirió al tiempo litúrgico y al Padre Javier, del cual dijo que estuvo al frente del Opus Dei durante 22 años, en ellos se impulsó la Obra en 16 países más. Fue un pastor comprensivo y exigente. Siempre alentaba a acudir al sacramento de la confesión con alegría, en todas sus expresiones manifestaba una confianza total en los designios divinos, y nos invitaba a que en cualquier situación colaboremos en la Redención.

En el tercer domingo de Adviento, domingo de la Alegría, en el que los sacerdotes pueden revestirse con la casulla de color rosa, en Montalegre se celebró el aniversario de los 25 años de la Hermandad de la Virgen de la Puerta del Perú, muy ligada a Montalegre desde sus inicios. La misa solemne de ese domingo contó con la asistencia de muchos ciudadanos peruanos. En esta ocasión, representó a la comunidad peruana la señora Cónsul del Perú en Barcelona.

Y después de la mañana del cuarto domingo de Adviento se ha dado paso a la Navidad, porque en ese día por la tarde ya celebramos la vigilia de Navidad, y a las 11 de la noche la misa del Gallo y después el resopón.

Todo el equipo de Comunicación de Montalegre os desea especialmente unas felices y santas fiestas, junto al Señor y la Virgen.

¡Feliz Navidad!

Isabel Hernández Esteban

 

 

 

 

Para ser santo primero hay desanimarse

El 17 de noviembre de 2017, a las 7 de la tarde, se celebró la Eucaristía en sufragio del alma de José María, sacerdote, presidida por el postulador de la Causa de los santos, D. José Carlos Martín de la Hoz y concelebrada con el rector de Montalegre Mn. Xavier Argelich y Mn. Ferrán Blasi.

En la homilía, el postulador con energía y simpatía hizo referencia a las virtudes del Siervo de Dios, José María, sacerdote, del que destacó su sentido común y su buen humor pues recordó aquello que dijo: “Ni con 450 años de vida llegaremos a ser santos”. D. José Carlos Martín refirió que “Primero de todo, si queremos ser santos, hemos de desanimarnos, después hemos de sentir que no son nuestras las fuerzas que tenemos, y que por ello hemos de aprender a ser santos…  Dejar que la navegación de nuestra vida la conduzcan el Espíritu Santo, la primacía de la gracia, la obediencia y nuestra colaboración… Solo se puede llegar a ser santo con los medios sobrenaturales pues solos ¡no vamos ni a la esquina!… Hemos de ceder al realismo sobrenatural como lo hacía José María, sacerdote… Con qué fuerza tomaba el copón para la bendición del Santísimo, la consagración y al repartir la comunión… Sin el abrazo con Jesús la santidad es imposible. Y como decía el Siervo de Dios José María, sacerdote, si queremos frutos apostólicos, vocaciones “Hemos de decir a Jesús que no nos trate como santos sino como débiles”. Por último, añadió que “Los santos son eternamente agradecidos por lo que hemos de escribir los favores que recibimos para poder que sea declarado Venerable”.   D. José Carlos Martin de la Hoz, una vez acabada la celebración se dirigió con los celebrantes y los fieles a la Capilla del Santísimo donde reposan los restos de D. José María, sacerdote, desde el 11 de noviembre de 2011 y rezó un responso, aspergiendo agua bendita al sepulcro.

Ya en la sacristía, firmó una petición en el Cuaderno de Intenciones a José María Hernández Garnica que se inició en el mes de junio de 2016.

Otros datos de la celebración

La fecha escogida para la celebración eucarística del 17 de noviembre de 2017 es debido a que coincide con el aniversario del nacimiento del Siervo de Dios. La sobriedad del mes de noviembre, mes en el que la Iglesia lo dedica a los difuntos, solamente se rompió con un pequeño centro de flores que se colocó en un lado del sepulcro de José María Hernández Garnica. La nave central del templo de Montalegre se llenó de fieles. Mn. Joan Juventeny, dirigió la ceremonia y los cantos, acompañado al órgano por el Sr. Pep Masabeu, el organista de la Casa. Colaboradores habituales leyeron las lecturas y las plegarias. Y todos -sin duda- le pedimos a D. José María aquellas peticiones más personales.

Isabel Hernández Esteban