Imitar a la Sagrada Familia

La Sagrada Familia de Nazaret es el modelo de toda familia y principalmente de las familias cristianas. Estos días navideños habremos contemplado muchas veces el portal de Belén con Jesús, María y José. Probablemente nos habremos entretenido mirando las figuras del pesebre y dejando que el corazón se enternece ante tanta belleza y tantas enseñanzas que habremos descubierto una vez más.

En este inicio del nuevo año, nos fijaremos en el modelo familiar que representa la Sagrada Familia. Al contemplar la escena descubrimos, en primer lugar, lo externo, el establo, el pesebre que acoge al Niño, la paja desparramada por el suelo, el buey y la mula que dan calor al lugar. Descubrimos la alegría de María y de José, a pesar de no haber encontrado un lugar más digno para que nazca el Hijo de Dios. Y, a continuación, nos adentramos en el interior de los personajes a través de sus miradas, que reflejan la belleza de sus almas, de su respuesta al querer de Dios, el cariño y la ternura en sus gestos y palabras, en su actuar. Descubrimos su agradecimiento y sus plegarias, sus súplicas a Dios para ser fieles a su misión, para saber corresponder a tanta gracia recibida.

Si, además, nos trasladamos al hogar de Nazaret seguiremos descubriendo tantas actitudes y manifestaciones propias del amor familiar que nos llenarán a vivirlas en nuestras familias, con un deseo grande de imitar a la Sagrada Familia para que la nuestra sea lo más parecido a la familia de Jesús. Veremos cómo se quieren, cómo se hablan, cómo se comprenden, cómo se ayudan unos a otros, cómo trabajan, cómo rezan, cómo socorren al necesitado, cómo tratan a las amistades. Y todo ello realizado con una gran libertad y un gran espíritu de servicio. Si, con abnegación y sacrificio, pero, como lo que les mueve es el amor, da la impresión de que nada cuesta, que todo se hace con gran facilidad y alegría. Qué gran ejemplo y modelo. Queremos imitar a la Sagrada Familia. ¡Feliz Año Nuevo!

Mn. Xavier Argelich

Un concierto de Navidad entrañable

En el tercer Domingo de Adviento, el 19 de diciembre de 2021, después de la misa de las 12h, en Montalegre, el grupo coral Capella de Música de Sant Pau del Camp de Barcelona ofreció un concierto navideño muy especial, pues las voces femeninas se abrigaban entre sí, facilitando un ambiente muy entrañable. Los primeros cantos se efectuaron desde el coro del templo ya que el organista del grupo acompañó aquellas voces con el órgano Romántico de Montalegre. Las siguientes canciones se interpretaron desde el presbiterio de la nave central.

Tuvo mucho mérito el concierto pues la resonancia de las voces y de la música se perdía totalmente debido a la fortificación de los andamios que todavía están elevados para la rehabilitación del interior Montalegre, así como las corrientes de aire que enfrían las gargantas de los cantantes.

Por ello hemos de felicitar desde aquí a la coral Capella de Música de Sant Pau del Camp por el esfuerzo realizado. En ese sentido concluyó el rector de Montalegre, emplazando una nueva invitación para el año que viene, deseándonos a todos ¡FELIZ NAVIDAD!

Programa de mano del Concierto de Navidad

Duo Seraphim (T.L. Victoria);  Suscepit Israel (J.S. Bach); Esurientes (A. Vivaldi); Dorm, Infantó (R. de la Riba); Kppangen (P. Moraeus, villancico sueco); Angels Carol (J. Rutter);  Ubi Caritas (O. Geilo); Cançoneta (E. Granados); Deep River (Spiritual negre); Edelweiss (R. Rodgers); La Nit de Nadal, Santa nit (nueva versión).

Sopranos: Renate Franke, Izilda Navarro, Rosa Parellada.

Mezzosopranos: Dora García, Mariona Roselló.

Contraltos: Anna Juvés, Chusa Murria, Dagmar Lüderitz, Teresa Udina.

Piano: Lluís Avendaño.

Dirección Cristina Koch.

La iglesia de Sant Pau del Camp: Es uno de los dos templos románicos de la Ciudad que todavía se conservan gracias a las rehabilitaciones que se han ido efectuando. Y tiene culto habitual.

 

Isabel Hernández Esteban

En el aprendizaje de conocerse y quererse

Los últimos días del año 2021 nos van pisando los talones y todavía no hemos explicado nada sobre la actividad formativa que en este pasado otoño se inició en Montalegre, la cual ha sido muy bien acogida por los jóvenes, los destinatarios escogidos: APRENDER A QUERER.

Podríamos remontarnos a sus orígenes y recordar el texto del Papa Francisco, llamado AMORIS LAETITIA. En aquel texto el Santo Padre nos empelaba a todos los cristianos, jóvenes y mayores, mujeres y hombres, sacerdotes y laicos, religiosos y seglares a que abriéramos nuestro corazón y empezásemos a AMAR de verdad. En su momento en Montalegre se abrió el debate y se ofrecieron diferentes charlas en ese sentido. Pero eso no era suficiente, pues el Santo Padre daba hincapié al ACOMPAÑAMIENTO, a los novios, a los matrimonios, a los separados, a los divorciados, a los que querían casarse o volverse a casar….

Por lo tanto, se iniciaba un Camino muy importante y comprometido para la Iglesia y sus miembros. Los obispos de todas las diócesis del mundo habían de empezar a trabajar en esa línea. De esta manera nos plantamos en el mes de febrero de 2020, a pocas fechas del confinamiento general de la población en España y de camino el resto del mundo, mes en el que la CEE (Conferencia Episcopal Española) presentó la edición del dossier llamado JUNTOS EN CAMINO, en el que diseñaba las bases del trabajo que proponía a las diócesis de España para llevar adelante el proyecto del Papa de la AMORIS LAETITIA.

Y aquí estamos con APRENDER A QUERER, actividad dirigida por Mn. Manel Mallol que trabaja en Montalegre desde hace muchos años y es muy conocido por su predicación práctica y clara. La actividad se desarrolla en diálogo e intercambio de pareceres y opiniones. No se trata de una clase magistral ni de una meditación, se trata de hablar y conocerse para realmente aprender a amar.

Esta actividad no requiere inscripción, es para chicos y chicas, y se realiza el segundo viernes de cada mes, a partir de las 19.30h en Montalegre.

Isabel Hernández Esteban

Nace en una familia

Nos estamos preparando para celebrar, un año más, el Nacimiento del Hijo de Dios. La Iglesia nos invita a vivir estas semanas de Adviento con la esperanza de la venida del Señor: ¡Ven Señor Jesús! exclama la liturgia!

Y el Señor viene y nace en Belén. Crece, aprende y asume las responsabilidades propias de un hijo, de un joven y de un adulto y se muestra a su pueblo como el Mesías esperado, el Salvador y Redentor, dando su vida por nosotros, en una familia. Nos muestra así la maravilla del ser humano y del don de la vida, para que nos decidamos a creer en Él y seguir el camino que nos conduce hasta Él.

De ahí la importancia de fijarnos en la vida del Niño-Dios desde su nacimiento hasta su muerte. Su vida transcurre en el seno de una familia. Nace en una familia, tiene a su madre y a su padre, crece en esa familia, aprende en esa familia, ayuda a al familia con su trabajo, alegría y con su amor. Asume su responsabilidad ante la muerte de San José. Su madre lo sigue durante los años de predicación y anuncio de la Buena Nueva y está junto a Él a los pies de la Cruz.

En la Solemnidad del Inmaculada Concepción de María concluiremos el año de San José; el día de Navidad celebraremos con gozo el nacimiento del Hijo de Dios y al día siguiente la Fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret, dentro del año especial dedicado a la Familia y a la alegría del amor matrimonial. Por eso, queremos vivir intensamente este tiempo de Adviento, que nos habla de esa maravillosa realidad del amor familiar. En la familia nos descubrimos a nosotros mismos y descubrimos a los demás. Es nuestro lugar, por eso es nuestro hogar. Lo propio de cada persona es nacer y vivir en familia, como lo hicieron Jesús, María y José.

Al montar el Belén pidámosle a la Sagrada Familia que nos ayude a redescubrir el valor y el significado de la familia, el valor y significado de la persona.

¡Feliz Navidad!

Mn. Xavier Argelich

Matrimonio: proyecto y tarea comunes

Cuando un hombre y una mujer deciden contraer matrimonio, uniendo sus vidas mientras vivan, no sólo sellan su amor mutuo con el fin de amarse cada vez más, sino que, además, inician un camino juntos, con sus ilusiones y esperanzas concretas. Inician, por decirlo así, un proyecto común que irán construyendo con el paso de los años y su esfuerzo personal. Por eso, es también una tarea común, de ambos. Los dos deben caminar juntos, en la misma dirección y sentido. Deben querer los mismos fines y objetivos, empleando los mismos medios. Para eso hace falta amarse, saber lo que quieren, dialogar y consensuar. En definitiva, deben buscar ser felices en su vida matrimonial y familiar.

Para alcanzar la felicidad la única receta válida es procurar hacer feliz al otro. Esto facilitará desarrollar el proyecto común y el crecimiento en el amor mutuo y a los hijos que Dios les conceda. La unión entre un hombre y una mujer, para formar una familia, requiere que se viva la unidad tanto física como espiritualmente. El amor matrimonial, aunque comience por el sentimiento, se consolida por la unidad de objetivos, deseos y aspiraciones en el proyecto común de vida. De ahí que la donación de uno al otro deba ser total y permanente. Si uno de los dos, o los dos, se reservase algo o la posibilidad de decidir de otra manera en orden al futuro, ya no se estaría donando totalmente.

Para alcanzar este objetivo común es importante evitar caer en el individualismo, que no es más que una manifestación de egoísmo. La vida matrimonial es vida de comunión, y ésta se da cuando se comparte todo, cuando hay generosidad y entrega. Para ello, cada uno debe buscar su crecimiento personal humana y espiritualmente. Crecer en las virtudes humanas, morales y teologales. Todas ellas conducen al desarrollo armónico de la persona y nos perfeccionan, haciendo fácil y agradable la donación al otro.

Cuando se da este crecimiento, en el matrimonio se crea la atmósfera que impide el individualismo egoísta y se facilita la maduración personal, alcanzando la felicidad deseada, que será plena cuando se logre la meta común y definitiva, el cielo.

Mn. Xavier Argelich

La celebración del X Aniversario de la exhumación e inhumación de José María Hernández Garnica en Montalegre

Media hora antes del inicio de la celebración

El Cardenal arzobispo emérito de la archidiócesis de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, fue recibido al llegar a la Iglesia de Santa María de Montalegre por miembros de la Comisión del impulso a la devoción privada de José María Hernández Garnica y el rector de la Iglesia, el cual le explicó el estado actual de las macro obras de rehabilitación exteriores e interiores del templo. Al tiempo de que el Cardenal disponía las lecturas y los cantos de la misa, tuvo una charla entrañable con los miembros de la Comisión que se reunieron con él en la sacristía. Nos explicó, a modo de detalle personal, que la cruz que lleva siempre es metálica, sin ningún valor material pero sí sentimental pues contiene en el centro una piedra de río, de un lugar lleno de recuerdos de su infancia.

La santa misa y responso

Llegado el momento, y dispuesto todo, cada uno ocupó su lugar. Se inició la santa misa del X Aniversario del traslado de los restos mortales del Siervo de Dios, José María Hernández Garnica, presbítero, en la tarde del día 11 de noviembre de 2021. La misa fue presidida por el Cardenal y concelebrada junto al vicario de la delegación del Opus Dei de Cataluña y el rector de Montalegre.

La homilía del Cardenal tuvo su centro en Jesucristo y en la santidad, especialmente la llamada a la santidad de los laicos. Entre otras cosas dijo:

“Nos hemos reunido con la intención que llegue a buen término la beatificación de José María Hernández Garnica… Vivió el Evangelio, vivía la Eucaristía. Si somos cristianos, hemos de imitar a Jesucristo, viviendo una vida de generosidad hasta nuestras máximas de posibilidades, y ante nuestras debilidades Dios nos perdona siempre. La santidad es una vocación de todo cristiano, no solamente para los sacerdotes y religiosos sino también para los laicos. La llamada a la santidad ya se incluía en los textos del Concilio Vaticano II, significa estar presentes en el mundo y llevar la salvación de Jesucristo. También lo hizo José María Hernández Garnica siguiendo las enseñanzas de San Josemaría Escrivá. Lo peculiar de los laicos cristianos es estar presentes en el mundo, pues para evangelizar no se trata de encerrarnos en una iglesia sino de salir al mundo para evangelizarlo. Necesitamos la intercesión de José María Hernández Garnica, invoquémosle.”

Las plegarias de los fieles fueron elaboradas y rezadas por miembros de la Comisión.

Antes de despedir la misa y rezar el responso, el rector dirigió unas palabras al Cardenal y a la asamblea de fieles. Agradeció al arzobispo emérito haber realizado los pasos iniciales del evento pidiendo a Roma permiso para la exhumación de los restos mortales de José María Hernández Garnica que estaban ubicados en el Cementerio de Montjuic de Barcelona, para luego pasar a este sepulcro de Montalegre. De entonces a ahora la devoción privada ha crecido y en la actualidad en la Causa de los Santos constan innumerables favores y testimonios. Dando la gracias al Cardenal y a todos los presentes manifestó el deseo de invitar a Lluís Martínez Sistach la próxima vez para la beatificación de José María Hernández Garnica.

El responso se rezó desde el presbiterio de Montalegre pues el traslado de todos los fieles a la Capilla del Santísimo no era lo más oportuno teniendo en cuenta la fortificación de andamios.

Once once de dos mil once

El 10 de noviembre de 2011 fuimos testigos oculares de la exhumación de los restos mortales de José María Hernández Garnica, en el cementerio de Montjuic, los cuales fueron trasladados a Montalegre para su análisis y recuento de todos sus elementos. Allí fueron custodiados hasta el día siguiente, el 11 de noviembre, fecha en la cual el Cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, realizó la inhumación perpetua en el sepulcro de la Capilla del Santísimo de Montalegre, en presencia de los cargos del arzobispado con autoridad para la exhumación e inhumación del Siervo de Dios. A esta celebración acudieron familiares de José María Hernández Garnica, el postulador de la Causa de los Santos Mn. José Carlos Martín de la Hoz y amigos y testimonios de su santidad, así como numerosos fieles.

Leer la noticia que publicamos en esta web en el mes de noviembre de 2011:Inhumación de José María Hernández Garnica

 

Isabel Hernández Esteban

En camino hacia el Sínodo de Obispos del año 2023

A lo largo del fin de semana, 9 y 10 de octubre de 2021, se celebró la apertura en la Ciudad del Vaticano de la XVI Asamblea General del Sínodo de los Obispos con el lema: «Por una Iglesia sinodal: Comunión, participación y misión». El domingo siguiente, 17 de octubre, se celebró la apertura en cada una de las Iglesias particulares, iniciándose la fase preparatoria diocesana.

En nuestra Archidiócesis, tal y como nos comunicó nuestro cardenal-arzobispo el pasado 27 de septiembre, la Eucaristía de apertura fue en la catedral el domingo 17 de octubre de 2021 en la Catedral, a las 19.15h. También expresó el deseo de que todas las parroquias y comunidades pudieran sumarse a esta iniciativa. En este sentido, el domingo 17 de octubre de 2021, la Iglesia de Santa María de Montalegre se hizo eco del inicio de la fase diocesana del Sínodo, uniéndose al Santo Padre Francisco, utilizando el SUBSIDIO PARA LAS CELEBRACIONES DE LA EUCARISTÍA DEL XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO que la propia Archidiócesis había facilitado.

Podemos recordar ahora estos textos de la santa misa, llevarlos a la oración y rezar por el Sínodo de Obispos:

En la entrada, la monición inicial fue:

Hermanos: en este domingo vigésimo noveno del tiempo ordinario, la Iglesia nos anima a seguir a Jesús recorriendo el mismo camino que hizo él: en el amor, la humildad y la obediencia a Dios. Dentro de dos años, en octubre de 2023, se celebrará el Sínodo de los Obispos, que es una reunión de una representación de los obispos del mundo entero, donde se reflexionará sobre la importancia de que toda la Iglesia camine unida» eso es lo que significa la palabra “sínodo” ‒ desde las claves de la comunión, la participación y la misión. En este domingo se abre en las diócesis de todo el mundo, y también en la nuestra, la fase preparatoria diocesana de este Sínodo de los Obispos. Por eso queremos unirnos espiritualmente a nuestro obispo y a todas las diócesis del mundo, y pedir por los frutos de este tiempo de gracia que se abre para toda la Iglesia.”

Las lecturas de la misa son invariables y por tanto se leyeron las correspondientes al XXIX del Tiempo Ordinario, así como la plegaría eucarística que se encuentra en el Misal Romano.

La oración de los fieles fue específica para la apertura sinodal:

“A Dios, nuestro Padre, que con amor rige los destinos de su Iglesia, presentemos confiadamente nuestra oración.

Para que Dios dé su gracia, ilumine con su Espíritu y revista con su fuerza al Santo Padre el Papa Francisco e ilumine a los pastores y los fieles en esta fase diocesana del Sínodo de los Obispos que hoy comienza. Oremos. 

Para que con sabiduría y prudencia la Iglesia sepa actualizar el mensaje de Cristo según las necesidades de nuestro tiempo. Oremos.

Para que los pueblos y naciones de la tierra progresen en la solidaridad, la paz y en toda clase de bienes materiales y espirituales. Oremos.

Para que los pobres y los humildes encuentren en la Iglesia y en cada cristiano una mano tendida a su sufrimiento. Oremos.

Para que nosotros y todos los hijos de la Iglesia, participando en la medida de nuestras posibilidades en la preparación del próximo Sínodo, crezcamos en la comunión y en la caridad, caminando juntos con los ojos fijos en Cristo. Oremos.

Bendice, Dios y Padre nuestro, a tu siervo el Papa Francisco, a los obispos, sacerdotes y diáconos, a los religiosos y a todos los fieles, y concédeles caminar juntos en la comunión mutua, la participación de todos y el ardor de la misión. Por Jesucristo, nuestro Señor.”

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Antes de concluir la celebración se rezó la oración al Espíritu Santo que se utilizará durante el proceso sinodal:

“Estamos ante ti, Espíritu Santo, reunidos en tu nombre. Tú que eres nuestro verdadero consejero: ven a nosotros, apóyanos, entra en nuestros corazones. Enséñanos el camino, muéstranos cómo alcanzar la meta. Impide que perdamos el rumbo como personas débiles y pecadoras. No permitas que la ignorancia nos lleve por falsos caminos. Concédenos el don del discernimiento, para que no dejemos que nuestras acciones se guíen por perjuicios y falsas consideraciones. Condúcenos a la unidad en ti, para que no nos desviemos del camino de la verdad y la justicia, sino que en nuestro peregrinaje terrenal nos esforcemos por alcanzar la vida eterna.

Esto te lo pedimos a ti, que obras en todo tiempo y lugar, en comunión con el Padre y el Hijo por los siglos de los siglos. Amén.”

Comunicación Montalegre

 

 

 

Utilizamos cookies anónimas de terceros para analizar el tráfico web que recibimos y conocer los servicios que más os interesan. Puede cambiar las preferencias y obtener más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies

Configuración de Cookies

En la parte inferior verá el tipo de cookies que utilizamos y podrá seleccionar cuales permite. Una vez seleccionadas pulse "Guardar configuración" para actualizar sus preferencias

FuncionalesNuestra web puede contener cookies funcionales que son necesarias para el correcto funcionamiento de la web.

AnalíticasUtilizamos cookies analíticas para ofrecer más contenido de su interés.

Redes SocialesPara integrar datos de nuestras redes sociales, estas redes pueden instalar cookies de terceros.

OtrasOtras cookies de webs de terceras empresas como Google Maps.