El Santo de la vida ordinaria

San Josemaría fue elegido por el Señor para anunciar la llamada universal a la santidad y para indicar que la vida de todos los días, las actividades comunes, son camino de santificación. Se podría decir que fue el santo de lo ordinario. En efecto, estaba convencido de que, para quien vive en una perspectiva de fe, todo ofrece ocasión de un encuentro con Dios, todo se convierte en estímulo para la oración. La vida diaria, vista así, revela una grandeza insospechada. La santidad está realmente al alcance de todos.  (Juan Pablo II 7/10/2002)

San Josemaría, con su vida y con su palabra nos transmite esa idea fundamental: todos tenemos que ser santos precisamente en las realidades más sencillas de la vida, en aquellas cosas que habitualmente tenemos entre manos. Parar muchos de nosotros la vida transcurre dentro del cauce de la normalidad. Esto no significa de ninguna manera que no haya dificultades o problemas, los hay seguro, porque forman parte de la normalidad: momentos alegres, momentos tristes, días buenos, días malos, tiempo de salud, tiempo de enfermedad…, con aficiones, ilusiones, inquietudes…

El Fundador de la Obra nos enseña: precisamente en esa vida normal es donde te has de santificar. En la homilía que pronunció el año 1967 en la misa que celebró al aire libre en el Campus de la Universidad de Navarra , lo explicó magistralmente bien:

Reflexionad por un momento en el marco de nuestra Eucaristía, de nuestra Acción de Gracias: nos encontramos en un templo singular; podría decirse que la nave es el campus universitario; el retablo, la Biblioteca de la Universidad; allá, la maquinaria que levanta nuevos edificios; y arriba, el cielo de Navarra…

¿No os confirma esta enumeración, de una forma plástica e inolvidable, que es la vida ordinaria el verdadero lugar de nuestra existencia cristiana? Hijos míos, allí donde están vuestros hermanos los hombres, allí donde están vuestras aspiraciones, vuestro trabajo, vuestros amores, allí está el sitio de vuestro encuentro cotidiano con Cristo. Es, en medio de las cosas más materiales de la tierra, donde debemos santificarnos, sirviendo a Dios y a todos los hombres.

Los santos son intercesores delante de Dios. Podemos decir que Dios pone en sus manos dones y gracias para distribuir. A San Josemaría le hemos de pedir que nos ayude a darnos cuenta de que Dios nos está esperando en el desempeño de las pequeñas cosas que forman la vida diaria de las personas.

Mn Francesc Perarnau

Peregrinaciones

Església del Naixement a Betlem

Como en muchas iglesias también en Montalegre se celebran peregrinaciones anuales a algunos lugares especialmente significativos. Feligreses y amigos han podido visitar y rezar en distintos lugares. Algunos muy cercanos o relativamente cercanos, como pueden ser Montserrat o el santuario de Torreciudad; otras veces más lejanos, como Lourdes o Fátima. Pero especial significación ha tenido para todos los participantes la Peregrinación a Tierra Santa que se desarrolló de los días 17 al 24 del pasado mes de Mayo y del que queda constancia en algunos artículos en esta web.

Realmente tener la ocasión de visitar la Tierra Santa, la tierra de Jesús, aquellos lugares donde Él nació vivió, enseñó y acabó muriendo en la Cruz para resucitar definitivamente, es un gran don de Dios.

Pienso que solamente las personas que han tenido la suerte de poder estar allí pueden comprender por que motivo se habla de la visita a esas tierras como del quinto Evangelio. En algunos lugares es como si no hubieran pasado los siglos, y se perciben aquellos contornos tal como los vio Jesús. Destaca especialmente en este sentido toda la visita a los distintos lugares de Galilea, muy especialmente el Mar de Genesareth y su entorno, donde se desarrolló gran parte de su ministerio público. Aquellas aguas, aquellos montes, aquellas orillas y pueblos…todo es tan parecido a como era entonces que, sin querer, la imaginación se va a la época de Jesús y allí se pueden revivir con mucha facilidad los pasajes evangélicos. Se hace posible poner en práctica aquel consejo expresado por San Josemaría en un punto de Forja:

¡Vive junto a Cristo!: debes ser, en el Evangelio, un personaje más, conviviendo con Pedro, con Juan, con Andrés…, porque Cristo también vive ahora: “Iesus Christus, heri et hodie, ipse et in saecula!” -¡Jesucristo vive!, hoy como ayer: es el mismo, por los siglos de los siglos (Forja 8).

Celebrar o asistir a la Santa Misa en lugares como la casa de María en Nazareth, el Monte de las Bienaventuranzas, la gruta de Belén, el Monte Tabor y el Calvario… es un auténtico privilegio, un don del que no nos cansaremos nunca de dar gracias a Dios. Los peregrinos somos conscientes de que hemos participado de una gracia muy especial de Dios. Realmente se puede decir que era cierto aquello que nos comentaba antes de salit alguien que estuvo en aquellos lugares: ya veréis, hay un antes y un después de la visita a Tierra Santa y cuando regreséis a casa os quedará un recuerdo maravilloso y un deseo grande de volver a aquellos lugares.

Mn Francesc Perarnau

El mes de Mayo

Arranca este mes de Mayo con un acontecimiento especialmente deseado por muchos católicos: la beatificación del querido Juan Pablo II. En Roma esperan una gran asistencia de fieles para este acontecimiento pero, aunque sean muchos millares los que el dia 1 se reúnan en la Plaza de San Pedro, habrá muchísimos mas, millones seguramente, en todo el mundo, de toda raza y condición que, no físicamente pero sí con todo el espíritu, estaremos presentes en el solemne momento en el que el Papa Benedicto declare Beato a su predecesor en la cátedra de Pedro.

Algunos sentimos una deuda especial con este Papa porque por sus manos recibimos la ordenación sacerdotal. Realmente emociona pensar que aquel que hace 25 años nos impuso las manos para hacernos sacerdotes de Jesucristo es ahora elevado a los altares…

Ciertamente desde el primer momento de su fallecimiento existía el convencimiento de que aquel Papa había sido santo; lo demostraba aquel grito que surgió espontáneamente de tantos corazones, pidiendo a quien correspondiera, que no se demoraran en el proceso: “Santo subito” oíamos gritar por las calles de Roma en aquellos días posteriores al muerte del Papa, es decir, Santo cuanto antes. El grito recordaba aquellas canonizaciones antiguas “por aclamación”, el las que el sentido cristiano del pueblo no necesitaba pruebas posteriores ni largos procedimientos.

La Iglesia es sabia y prudente, y hace todo con paciencia infinita, pero el Papa actual, que convivió tanto tiempo con Juan Pablo II, que le conoció tan a fondo, que había trabajado, hablado y rezado tantas veces junto a él, abreviando los famosos plazos previstos, nos quiere dar esta gran alegría en el comienzo del mes de María.

Que manera mas estupenda de empezar Mayo. Juan Pablo II eligió como lema del Pontificado aquel “Totus Tuus” que es una referencia a la Virgen y quiso que en su escudo pontifical estuviera presente María, simbolizada en aquella M sobre el fondo azul. Nos podemos encomendar a la intercesión del nuevo beato para que nos ayude a amar también mucho a Nuestra Señora y a refugiarnos en su poderosa intercesión para ser fieles a la misión que cada uno de nosotros hemos de desempeñar en el mundo.

Mn Francesc Perarnau

Mes de mayo, mes de María

Arranca este mes de Mayo con un acontecimiento especialmente deseado por muchos católicos: la beatificación del querido Juan Pablo II. En Roma se esperaba una gran asistencia de fieles para este acontecimiento pero, aunque sean muchos millares los que el dia 1 se reunieron en la Plaza de San Pedro, habrá muchísimos más, millones seguramente, en todo el mundo, de toda raza y condición que, no físicamente pero sí con todo el espíritu, estábamos presentes en el solemne momento en el que el Papa Benedicto declare Beato a su predecesor en la cátedra de Pedro.

Algunos sentimos una deuda especial con este Papa porque por sus manos recibimos la ordenación sacerdotal. Realmente emociona pensar que aquel que hace 25 años nos impuso las manos para hacernos sacerdotes de Jesucristo es ahora elevado a los altares…

Ciertamente desde el primer momento de su fallecimiento existía el convencimiento de que aquel Papa había sido santo; lo demostraba aquel grito que surgió espontáneamente de tantos corazones, pidiendo a quien correspondiera, que no se demoraran en el proceso: “Santo subito” oíamos gritar por las calles de Roma en aquellos días posteriores al muerte del Papa, es decir, Santo cuanto antes. El grito recordaba aquellas canonizaciones antiguas “por aclamación”, el las que el sentido cristiano del pueblo no necesitaba pruebas posteriores ni largos procedimientos.

La Iglesia es sabia y prudente, y hace todo con paciencia infinita, pero el Papa actual, que convivió tanto tiempo con Juan Pablo II, que le conoció tan a fondo, que había trabajado, hablado y rezado tantas veces junto a él, abreviando los famosos plazos previstos, nos quiere dar esta gran alegría en el comienzo del mes de María.

¡Que manera mas estupenda de empezar Mayo! Juan Pablo II eligió como lema del Pontificado aquel “Totus Tuus” que es una referencia a la Virgen y quiso que en su escudo pontifical estuviera presente María, simbolizada en aquella M sobre el fondo azul. Nos podemos encomendar a la intercesión del nuevo beato para que nos ayude a amar también mucho a Nuestra Señora y a refugiarnos en su poderosa intercesión para ser fieles a la misión que cada uno de nosotros hemos de desempeñar en el mundo.

Mn Francesc Perarnau

La Nueva Evangelización

Es conocido el impulso que los últimos Romanos Pontífices han dado a la idea de la necesidad urgente de una nueva evangelización en aquellos países de antigua tradición cristina. Fue un tema de fondo en el Pontificado de Juan Pablo II, que se manifestó especialmente desde el año 1985 y lo sigue siendo en el pontificado actual de Benedicto XVI. Tanta importancia da el Santo Padre a esta necesidad que en junio del año pasado creo el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización.

Explicando aquella decisión el Papa explicaba: “he decidido crear un nuevo organismo, en la forma de «Consejo Pontificio», con la tarea principal de promover una renovada evangelización en los países donde ya resonó el primer anuncio de la fe y están presentes Iglesias de antigua fundación, pero que están viviendo una progresiva secularización de la sociedad y una especie de «eclipse del sentido de Dios», que constituyen un desafío a encontrar los medios adecuados para volver a proponer la perenne verdad del Evangelio de Cristo”.

Conviene señalar que esta preocupación por la Nueva Evangelización no es algo que concierna solamente a los pastores o a los miembros de tal o cual movimiento en la Iglesia, o a determinadas órdenes religiosas quizá mas implicados en proyectos evangelizadores. Se trata de una llamada dirigida a todos y que ha de interpelar a todos los miembros de la Iglesia, sea cual sea su condición personal, hombres o mujeres, jóvenes o adultos, solteros o casados… Esta preocupación de quien es Cabeza de la Iglesia ha de renovar en todos la conciencia de misión, que es inherente a la vocación cristiana. En el fondo, cada bautizado es un enviado al mundo, y a cada uno van dirigidas aquellas palabras de Jesús poco tiempo antes de la ascensión: id pues, enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo cuanto yo os he mandado, Yo estaré con vosotros siempre hasta la consumación del mundo… (Mt. 28, 19).

Nadie puede considerarse como un simple espectador en el mundo, sino que todos somos protagonistas implicados en el gran trabajo de la Redención que Jesús lleva a cabo y que la Iglesia, es decir sus discípulos, mantienen y mantendrán vivos en cada generación a lo largo de la historia, hasta el fin de los tiempos.

Mn Francesc Perarnau

Las otras víctimas del aborto

Repetidamente el Papa Benedicto XVI, ha recordado la doctrina de la Iglesia sobre el derecho a la vida de todas las personas, y ha insistido en la perversidad de las prácticas abortivas que son un verdadero “atentado contra la paz”, que siembra nuestras sociedades de tantas muertes inocentes.

Normalmente al referirnos al aborto nos centramos, lógicamente, en la víctima principal, es decir, en el niño o niña que es extirpado del seno de la madre. Pero existe también otra víctima de estas prácticas, a las que conviene prestar mucha atención.

A veces los sacerdotes, en el desempeño de nuestra labor pastoral tenemos que hablar con mujeres que han sido sometidas a una “interrupción voluntaria del embarazo”, nombre que esconde la realidad mas cruda: el aborto provocado. Con mucha frecuencia han llegado a esa situación empujadas por el ambiente y después de conversaciones con “profesionales” que les han presentado el aborto como la mejor y quizá la única solución para su situación.

Después de la intervención, con el paso del tiempo, a veces de años, han empezado a aparecer los síntomas del trauma profundísimo que supuso aquella “interrupción voluntaria del embarazo”. Vienen sufrientes, dañadas, dolidas, a veces muy deprimidas…

Ahora ya lo tienen claro. No, no es algo inocuo, no es una operación más, parecida a la extirpación del apéndice; aquello que había en su interior era “su hijo o su hija”, y sube a la superficie de la conciencia, cada vez con más fuerza la idea clara: consentí que lo mataran.

Hemos oído muchos lamentos, hemos visto muchas lágrimas de mujeres que si ahora pudieran reconsiderarían todo otra vez, volverían atrás en el tiempo. Mujeres que, con horror recuerdan aquellos consejos inicuos: no es nada, no pasa nada, no te enterarás… y a aquellos médicos y enfermeras que son los responsables de su dolor mas profundo.

Muchas, no todas, fueron sometidas a una presión inhumana por parte de los profesionales, de la familia, de las amistades que “querían su bien”. Pero ahora deben sufrir solas las consecuencias durísimas de aquella decisión errónea a la que fueron empujadas.

Tenemos obligación de ayudarlas, comprenderlas, apoyarlas… Y de reclamar a las autoridades correspondientes que no se olviden de que muchas mujeres que han abortado sufren traumas irreparables, y han de soportar daños sicológicos gravísimos. La ley del aborto, además de ser letal para el no nacido, es también enormemente dañina para la mujer. Una sociedad que es capaz de legislar con extraordinaria energía sobre el tema del tabaco, con la sana intención de preservar la salud de la población (¿es esa intención o es mas bien el dinero que cuestan las enfermedades respiratorias al erario público?) sorprende que permita una ley de consecuencias tan funestas. Se trata evidentemente de una ley que es injusta e inhumana.

Mn Francesc Perarnau

La Candelaria, la fiesta de la luz

Como muy bien se puede leer en la web de Montalegre, el día 2 de febrero, cuarenta días después de la Navidad, respetando el plazo previsto el la Ley de la Antigua Alianza, se celebra en la Iglesia Presentación del Niño Jesús en el templo y la Purificación de la Virgen María; las dos fiestas unidas porque en realidad corresponden al mismo momento histórico.

Tradicionalmente esta fiesta recibe el nombre de la Candelaria, una fiesta antigua que era llamada fiesta de la luz porque recordaba que Cristo es la Luz que entra en el del mundo; la Iglesia lo simboliza encendiendo candelas en las celebraciones litúrgicas del día.

Jesús mismo se presentará como Luz del Mundo, pero irá mucho mas allá cuando afirmará que sus discípulos también lo hemos de ser. La expresión es bien clara, recogida en el Evangelio de San Mateo: Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en lo alto de un monte; ni se enciende una luz para colocarla debajo de un celemín, sino sobre un candelero a fin de que alumbre a todos los de la casa. Alumbre así vuestra luz ante todos los hombres para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. (Mat 5, 14)

Es una llamada a la responsabilidad de los discípulos de Jesús. Cada uno de ellos ha de ser, hemos de ser, luz que ilumine a nuestro alrededor por el esfuerzo con el que procuramos vivir y difundir las enseñanzas de Jesús. Con frecuencia el mundo se encuentra muy alejado, y la tentación de mimetizarse con el entorno para no llamar la atención es muy grande. Contra esta tentación hemos de luchar: no se puede esconder la luz que se ha encendido, ha de brillar, ha de iluminar, se ha de ver, aunque a veces la luz sea molesta para algunos. Muchos mártires nos dan un ejemplo maravilloso de coherencia. No han cedido a la presión exterior en ambientes muy adversos, aunque esto les haya costado dar la vida. Pero ese sacrificio ha sido siempre fecundo, aquella luz que algunos pretendían apagar dándoles muerte brilló aún con más fuerza y quedó encendida para siempre. Gracias a ellos nosotros somos cristianos.

Mn Francesc Perarnau

Final y principio de año

Mirado desde una perspectiva cristiana, cerrar un año es poner el punto final a un período del tiempo de vida que Dios nos ha concedido. Y por la importancia que tiene el aprovechar bien este don de Dios, acabar el año nos ha de mover a mirar atrás y a hacer un cierto balance.

A lo largo del año 2010 todos hemos recibido muchos dones de Dios, muchas gracias, muchos bienes, a veces conocidos y muchas otras veces desconocidos. Por esto es costumbre cristiana terminar el año rezando un Te Deum, un canto de acción de gracias al Señor.

Junto a tantos bienes recibidos también descubriremos, evidentemente, errores y miserias personales, fruto del egoísmo que anida en nuestro corazón. Seguramente hemos pedido ya perdón al Señor de todas estas cosas, pero es bueno renovar ese arrepentimiento. Reconocer errores, pedir perdón, nos hace más humildes, nos hace comprender que necesitamos más ayuda por parte de Dios, nos hace abrirnos más a su gracia: nos dispone a empezar de la mejor manera el nuevo año que comienza.

Empezar un año abre delante de nosotros un nuevo espacio de tiempo, nuevas gracias de Dios, nuevas oportunidades para crecer en el amor a Dios y en el amor a los hermanos.

La experiencia de los años vividos nos dice que habrá, sin duda, dificultades y problemas, habrá días mejores y días peores, días de sol y gran luminosidad y días de sombras y oscuridad… Quizá en algún momento sintamos incluso la incapacidad para seguir adelante en nuestro camino cristiano.

Consciente de las dificultades por las que sus hijos tenemos que atravesar, la Iglesia nos propone empezar el año con la Fiesta de Santa María Madre de Dios. Es como una invitación a poner ese nuevo tiempo que Dios quiere concedernos bajo la protección y el amparo de María. Esta celebración quiere recordarnos que si nos asimos bien fuerte a la mano de la Virgen, ella nos ayudará y, pase lo que pase, saldremos adelante. Nos anima San Josemaría:

¡Madre! -Llámala fuerte, fuerte. -Te escucha, te ve en peligro quizá, y te brinda, tu Madre Santa María, con la gracia de su Hijo, el consuelo de su regazo, la ternura de sus caricias: y te encontrarás reconfortado para la nueva lucha. (Camino 516)

Mn. Francesc Perarnau

Tiempo de Adviento

Después de la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, que se celebra el último domingo del tiempo ordinario, entramos en la Iglesia en un tiempo de preparación: se acerca ya la gran fiesta de la Navidad.
En muchas ciudades de tradición cristiana como la nuestra (Barcelona), han empezado ya a verse en las calles los distintos elementos decorativos tan propios de este tiempo. Muchas luces, estrellas y árboles, aquí y allí algún pesebre y, dentro de no mucho tiempo, también los villancicos que, junto al clima más frío, casi sin darnos cuenta nos introducirán en el ambiente tan familiar y entrañable de la Navidad.
Hay lo que podemos llamar la “Navidad cultural”, que mantiene las tradiciones, algunas muy antiguas, y que implican todos los aspectos de nuestra realidad, la festiva, la gastronómica, la religiosa…
Es muy importante que todas estas cosas no nos descentren, no nos hagan olvidar la realidad más profunda, la que da sentido a todo lo demás, la que está en el origen de todo: recordamos el Nacimiento de Jesús, el acontecimiento más asombroso que ha tenido lugar en la historia del mundo. Dios mismo que se ha hecho hombre para realizar la Redención de la humanidad.
A lo largo de las semanas del tiempo del Adviento la Iglesia nos va ayudando a disponernos adecuadamente, va fomentando en nosotros el deseo de la llegada del Redentor, va suscitando le necesidad de purificarnos bien, de disponernos interiormente para que de nuevo, en nuestras vidas, acojamos dignamente al Dios que viene.
Acudamos a María, la Madre, que vivió con tanta intensidad, emoción y alegría el primer Adviento, para que nos ayude a revivir en nosotros aquellos mismos sentimientos en la nueva venida del Señor.

Mn Francesc Perarnau

Noviembre: El Papa en Barcelona

Noviembre: El Papa en Barcelona

El mes de noviembre del año 2010 quedará, sin duda, señalado como un momento importante para la historia de la ciudad y de Cataluña debido a la visita que los días 6 y 7 nos hará el Papa Benedicto XVI.

La Sagrada Familia, la obra mas emblemática del genial arquitecto Antonio Gaudí, y probablemente la mas famosa obra religiosa que en estos momentos se está realizando en el mundo, y que es visitada anualmente por millones de personas, será dedicada por la máxima autoridad en la Iglesia.

Somos muchos miles los habitantes de Barcelona y en general de Cataluña que estamos muy orgullosos de la Sagrada Familia y, por supuesto de que sea el Papa el que haya tenido el detalle de venir personalmente a dedicarla. No tengo ninguna duda de que Benedicto XVI será recibido con todo el afecto por los ciudadanos de Barcelona. Pero es muy importante que a la manifestación exterior del sentimiento, que sin duda se dará, la acompañe una actitud interior de atención a la palabra y de oración por la persona e intenciones de quien es el sucesor de Pedro al frente de la Iglesia.

Noviembre: Oración por los difuntos

Por otra parte recordamos que el mes de noviembre es, tradicionalmente el mes de los difuntos. Se nos recuerda en este mes una de las verdades de nuestra fe: la existencia de un periodo de purificación después de la muerte, que llamamos el Purgatorio. Con los sufragios que ofrecemos por las almas de los difuntos podemos ayudarles en este proceso de purificación. La oración por los difuntos es una manifestación evidente de la caridad cristiana.

No podemos olvidar tampoco que las almas del purgatorio son grandes intercesoras. Nos dice San Josemaría:

Las ánimas benditas del purgatorio. -Por caridad, por justicia, y por un egoísmo disculpable -¡pueden tanto delante de Dios!- tenlas muy en cuenta en tus sacrificios y en tu oración.

Ojalá, cuando las nombres, puedas decir: “Mis buenas amigas las almas del purgatorio…” (Camino 571)

 

Mn Francesc