Adentrados en la Cuaresma, en este tiempo de preparación para la celebración de los grandes misterios de nuestra fe, queremos reencontrarnos, una vez más, con Cristo, nuestro Redentor. Nuestro caminar en este mundo está lleno de momentos de flaqueza y descamino, y necesitamos volver a la senda segura una y otra vez. Del mismo modo que en la vida familiar es necesario que se produzcan frecuentes reencuentros entre los esposos, entre padres e hijos y entre hermanos y, también, entre familiares y amistades, también debemos hacerlo en nuestra vida espiritual. Y menos mal que se dan estos reencuentros! Qué maravilla reparar, curar, cerrar heridas, perdonar y pedir perdón.

La Iglesia, que es Madre y familia, nos anima cada año con la Cuaresma a vivir un nuevo encuentro con Cristo, mediante la oración, el sacrificio y las obras de caridad, que nos facilitan el reconocer nuestros desvíos y descamines, nos empujan al arrepentimiento y a la contrición, para culminar en el abrazo paterno y materno de Dios en el esplendido sacramento de la Reconciliación, en la confesión contrita, concisa y completa de nuestros pecados. Así quedamos limpios y purificados en el alma para poder unirnos a Cristo en su Pasión y muerte y gozar con Él en la Resurrección.

Con frecuencia comprobamos y experimentamos todo el mal que nos rodea. Pero nos cuesta reconocer el mal que hay en nosotros. Cuando consigamos reconocerlo y enmendarnos, experimentaremos una gran alegría y un gozo inmenso, como tantas veces lo habremos experimentado a lo largo de nuestra vida.

Acudamos al glorioso San José, cuya fiesta celebraremos ya bien avanzada la Cuaresma, para que nos facilite el esperado y deseado reencuentro con Jesucristo, a quien él acogió con corazón puro y sincero.

Mn Xavier Argelich

Todavía no hay comentarios.

Dejar un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para contactar con nosotros utilizando este formulario o por vía telefónica, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es Església de Sta. Maria de Montalegre con domicilio en C/. Valdonzella nº 13.08001, Barcelona., con la única finalidad de recibir su colaboración. Si además utiliza el formulario de contacto, sus comentarios podrán ser publicados en esta misma web. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en la dirección antes indicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.