Premio nobel a la producción de embriones

Por Isabel Viladomiu

Hasta ahora el premio nobel era el reconocimiento a un trabajo innovador o a un descubrimiento beneficioso para todo el género humano, pero con la concesión del premio nobel de medicina a Robert Edwards, artífice del primer bebé probeta, se ha premiado la producción de vidas humanas en el laboratorio. Han concedido un premio a un proceso que es violento en el inicio de la vida: en la obtención de los óvulos, en la producción y selección de embriones y en la eugenesia. Se confirma un peligroso cambio de rumbo en la medicina que ya no busca solamente sanar, sino se convierte en la medicina del deseo al servicio de las libertades personales incompatibles con los deberes médicos de curar y acompañar. El aborto, la eutanasia, la eugenesia y la fecundación in vitro con transferencia de embriones (fivet) son una muestra de este cambio en las ideas y en la medicina ahora premiada a escala mundial.
 
Robert Edwards ideó la técnica que ha permitido que nacieran 4 millones de personas en el mundo desde 1978. Suplantó con éxito a la naturaleza y canceló así la investigación larga y costosa de las causas de infertilidad. El camino fácil estaba abierto y mucha gente dispuesta a pagar cantidades astronómicas por el hijo deseado. El rechazo social era evidente, pero iban a ser los medios de comunicación los encargados de cambiar la mentalidad dominante y de hacer llegar los nuevos logros a la población, adaptando su mentalidad e insistiendo en que la vida embrionaria no tiene valor alguno, ensalzando la libertad por encima del derecho a la vida. Dos acontecimientos ocurren en 1978, el nacimiento de Louisse Brown, primera bebé probeta, y la aparición del concepto de “preembrión” que justificaría toda intervención en las primeras semanas de vida. El embrión humano dejó de serlo porque un Comité así lo decidió. Luego nos mostraron las imágenes de los niños fivet para que nadie dudara que el fin de la fivet es bueno y los niños nacen sanos ¿Cómo explicar que la fivet abre cuestiones éticas de gran envergadura?
 
El principio ético universal de que el fin no justifica los medios se debe aplicar en el análisis ético de la fivet. La producción de vidas humanas en el laboratorio es la gran cuestión. Los hombres no son un producto de laboratorio, pues se instrumentaliza su vida. Que el hombre posea dignidad significa esto: que su vida es intocable, que no debe ser producido, ni su existencia decidida por otro hombre y en la frialdad del laboratorio. Los técnicos que realizan fivet son los primeros en propagar que los embriones no son hombres, ni vidas humanas que merezcan nuestro respeto y por esta razón producen, utilizan, dominan y congelan tantas vidas como haga falta para que nazca un niño. Si han nacido 4 millones de niños y la eficacia de la técnica deja por el camino una media de 14 embriones por cada nacimiento, son 54 millones de embriones utilizados en beneficio de los que sí han visto la luz.
 
Hay clínicas en todo el mundo cuya oferta son los niños. La vida tiene de nuevo precio, como en tiempos de la esclavitud. Hay mercado para las células germinales, para los embriones, para los úteros de alquiler. Todo es negocio con vidas humanas, con personas que han sido instrumentalizadas y congeladas sin respeto. Algunos dirán que no importa porque los embriones no sienten, pero la fivet ha cambiado los aspectos más importantes de nuestra vida: las relaciones familiares, aquellas en que se fundamenta el futuro del hombre. El lema de una web de una clínica reproductiva demuestra este hecho: “El momento de ser madre lo elijo yo”; muy semejante al lema abortista: “Yo paro, yo decido”. La fivet y el aborto son frutos de un mismo árbol, del árbol que menosprecia la naturaleza y su mensaje, que utiliza las libertades para que los deseos sean cada vez más insolidarios e inhumanos. El nobel de medicina ha premiado el abuso técnico en el inicio de la vida, cuando ésta merece el máximo respeto y prudencia. Por mucho que se premie lo inhumano, que se legalice el dominio y la destrucción de vidas, la verdad se abrirá camino, como siempre ha sido.
 
Isabel Viladomiu

Lo mejor del viaje del Papa al Reino Unido

Ofrecemos el núcleo central de cada uno de los discursos de Benedicto XVI en su histórico viaje al Reino Unido, durante los días 16 al 19 de septiembre de 2010, y enlaces a los textos completos.

(En formato pdb para iSilo ofrecemos un archivo recopilatorio de todo el material: Ir al enlace – Temes d´avui.)

Encuentro con los periodistas en el avión

Una Iglesia que busca sobre todo ser atractiva, estaría ya en un camino equivocado. Porque la Iglesia no trabaja para sí, para aumentar los propios números, el propio poder. La Iglesia está al servicio de Otro, sirve no para sí misma, para ser un cuerpo fuerte, sino para hacer accesible el anuncio de Jesucristo, las grandes verdades, las grandes fuerzas de amor y de reconciliación que han aparecido en esta figura y que vienen siempre de la presencia de Jesucristo. (…) En este sentido, me parece también que anglicanos y católicos tienen el mismo deber, la misma dirección que tomar. Si anglicanos y católicos ven que no sirven para sí mismos, sino que son instrumentos para Cristo, “amigo del Esposo” como dice san Juan, si ambos siguen la prioridad de Cristo y no de sí mismos, entonces van juntos. Porque entonces la prioridad de Cristo los une y no son ya competidores, cada uno buscando el mayor número, sino que están juntos en el compromiso por la verdad de Cristo que entra en este mundo, y de este modo se encuentran también recíprocamente en un verdadero y fecundo ecumenismo.
Texto completo: Temes d´avui
 
Audiencia con la Reina del Reino Unido
Podemos recordar cómo Gran Bretaña y sus dirigentes se enfrentaron a la tiranía nazi que deseaba erradicar a Dios de la sociedad y negaba nuestra común humanidad a muchos, especialmente a los judíos, a quienes no consideraban dignos de vivir. Recuerdo también la actitud del régimen hacia los pastores cristianos o los religiosos que proclamaron la verdad en el amor, se opusieron a los nazis y pagaron con sus vidas esta oposición. Al reflexionar sobre las enseñanzas aleccionadoras del extremismo ateo del siglo XX, jamás olvidemos cómo la exclusión de Dios, la religión y la virtud de la vida pública conduce finalmente a una visión sesgada del hombre y de la sociedad y por lo tanto a una visión “restringida de la persona y su destino” (Caritas in veritate, 29).
Texto completo: vatican.va
 
Santa Misa en Bellahouston Park
La evangelización de la cultura es de especial importancia en nuestro tiempo, cuando la “dictadura del relativismo” amenaza con oscurecer la verdad inmutable sobre la naturaleza del hombre, sobre su destino y su bien último. Hoy en día, algunos buscan excluir de la esfera pública las creencias religiosas, relegarlas a lo privado, objetando que son una amenaza para la igualdad y la libertad. Sin embargo, la religión es en realidad garantía de auténtica libertad y respeto, que nos mueve a ver a cada persona como un hermano o hermana. Por este motivo, os invito particularmente a vosotros, fieles laicos, en virtud de vuestra vocación y misión bautismal, a ser no sólo ejemplo de fe en público, sino también a plantear en el foro público los argumentos promovidos por la sabiduría y la visión de la fe. La sociedad actual necesita voces claras que propongan nuestro derecho a vivir, no en una selva de libertades autodestructivas y arbitrarias, sino en una sociedad que trabaje por el verdadero bienestar de sus ciudadanos y les ofrezca guía y protección en su debilidad y fragilidad. No tengáis miedo de ofrecer este servicio a vuestros hermanos y hermanas, y al futuro de vuestra amada nación.
Hay muchas tentaciones que debéis afrontar cada día —droga, dinero, sexo, pornografía, alcohol— y que el mundo os dice que os darán felicidad, cuando, en verdad, estas cosas son destructivas y crean división. Sólo una cosa permanece: el amor personal de Jesús por cada uno de vosotros. Buscadlo, conocedlo y amadlo, y él os liberará de la esclavitud de la existencia deslumbrante, pero superficial, que propone frecuentemente la sociedad actual.
Texto completo: vatican.va
 
Encuentro con jóvenes en un colegio universitario
Espero que, entre quienes me escucháis hoy, esté alguno de los futuros santos del siglo XXI. Lo que Dios desea más de cada uno de vosotros es que seáis santos. Él os ama mucho más de lo que jamás podríais imaginar y quiere lo mejor para vosotros. Y, sin duda, lo mejor para vosotros es que crezcáis en santidad.
Quizás alguno de vosotros nunca antes pensó esto. Quizás, alguno opina que la santidad no es para él. Dejad que me explique. Cuando somos jóvenes, solemos pensar en personas a las que respetamos, admiramos y como las que nos gustaría ser. Puede que sea alguien que encontramos en nuestra vida diaria y a quien tenemos una gran estima. O puede que sea alguien famoso. Vivimos en una cultura de la fama, y a menudo se alienta a los jóvenes a modelarse según las figuras del mundo del deporte o del entretenimiento. Os pregunto: ¿Cuáles son las cualidades que veis en otros y que más os gustarían para vosotros? ¿Qué tipo de persona os gustaría ser de verdad?
Cuando os invito a ser santos, os pido que no os conforméis con ser de segunda fila. Os pido que no persigáis una meta limitada y que ignoréis las demás. Tener dinero posibilita ser generoso y hacer el bien en el mundo, pero, por sí mismo, no es suficiente para haceros felices. Estar altamente cualificado en determinada actividad o profesión es bueno, pero esto no os llenará de satisfacción a menos que aspiremos a algo más grande aún. Llegar a la fama, no nos hace felices. La felicidad es algo que todos quieren, pero una de las mayores tragedias de este mundo es que muchísima gente jamás la encuentra, porque la busca en los lugares equivocados. La clave para esto es muy sencilla: la verdadera felicidad se encuentra en Dios. Necesitamos tener el valor de poner nuestras esperanzas más profundas solamente en Dios, no en el dinero, la carrera, el éxito mundano o en nuestras relaciones personales, sino en Dios. Sólo él puede satisfacer las necesidades más profundas de nuestro corazón.
Texto completo: vatican.va
 
Encuentro interreligioso
En el plano espiritual, todos nosotros, por caminos diferentes, estamos personalmente comprometidos en un recorrido que da una respuesta al interrogante más importante: el relativo al sentido último de nuestra existencia humana. El anhelo por lo sagrado es la búsqueda de la cosa necesaria y la única que puede satisfacer las aspiraciones del corazón humano. En el siglo quinto, San Agustín describió esta búsqueda con las siguientes palabras: «Nos hiciste Señor para ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti» (Confesiones, libro I, 1). Cuando nos embarcamos en esta aventura, nos damos cuenta cada vez más de que la iniciativa no depende de nosotros, sino del Señor: no se trata tanto de que le buscamos a Él, sino que es Él quien nos busca a nosotros; más aún es quien ha puesto en nuestros corazones ese anhelo de Él.
Texto completo: vatican.va
 
Visita fraterna al arzobispo Anglicano
En la figura de John Henry Newman, que será beatificado el domingo, celebramos a un pastor, cuya visión eclesial creció con su formación anglicana y maduró durante sus muchos años como ministro ordenado en la Iglesia de Inglaterra. Él nos enseña las virtudes que exige el ecumenismo: por un lado, seguía su conciencia, aun con gran sacrificio personal; y por otro, el calor de su constante amistad con sus antiguos compañeros le condujo a investigar con ellos, con un espíritu verdaderamente conciliador, las cuestiones sobre las que diferían, impulsado por un profundo anhelo de unidad en la fe.
Texto completo: vatican.va
 
Encuentro con sociedad civil y mundos académico y cultural
¿Dónde se encuentra la fundamentación ética de las deliberaciones políticas? La tradición católica mantiene que las normas objetivas para una acción justa de gobierno son accesibles a la razón, prescindiendo del contenido de la revelación. En este sentido, el papel de la religión en el debate político no es tanto proporcionar dichas normas, como si no pudieran conocerlas los no creyentes. Menos aún proponer soluciones políticas concretas, algo que está totalmente fuera de la competencia de la religión. Su papel consiste más bien en ayudar a purificar e iluminar la aplicación de la razón al descubrimiento de principios morales objetivos. Este papel “corrector” de la religión respecto a la razón no siempre ha sido bienvenido, en parte debido a expresiones deformadas de la religión, tales como el sectarismo y el fundamentalismo, que pueden ser percibidas como generadoras de serios problemas sociales.
En otras palabras, la religión no es un problema que los legisladores deban solucionar, sino una contribución vital al debate nacional. Desde este punto de vista, no puedo menos que manifestar mi preocupación por la creciente marginación de la religión, especialmente del cristianismo, en algunas partes, incluso en naciones que otorgan un gran énfasis a la tolerancia. Hay algunos que desean que la voz de la religión se silencie, o al menos que se relegue a la esfera meramente privada. Hay quienes esgrimen que la celebración pública de fiestas como la Navidad deberían suprimirse según la discutible convicción de que ésta ofende a los miembros de otras religiones o de ninguna. Y hay otros que sostienen —paradójicamente con la intención de suprimir la discriminación— que a los cristianos que desempeñan un papel público se les debería pedir a veces que actuaran contra su conciencia. Éstos son signos preocupantes de un fracaso en el aprecio no sólo de los derechos de los creyentes a la libertad de conciencia y a la libertad religiosa, sino también del legítimo papel de la religión en la vida pública. Quisiera invitar a todos ustedes, por tanto, en sus respectivos campos de influencia, a buscar medios de promoción y fomento del diálogo entre fe y razón en todos los ámbitos de la vida nacional.
Donde hay vidas humanas de por medio, el tiempo es siempre limitado: el mundo ha sido también testigo de los ingentes recursos que los gobiernos pueden emplear en el rescate de instituciones financieras consideradas “demasiado grandes para que fracasen”. Desde luego, el desarrollo humano integral de los pueblos del mundo no es menos importante. He aquí una empresa digna de la atención mundial, que es en verdad “demasiado grande para que fracase”.
Texto completo: vatican.va
 
Celebración ecuménica en la abadia de Westminster
En una sociedad cada vez más indiferente o incluso hostil al mensaje cristiano, todos estamos obligados a dar una explicación convincente de la alegría y la esperanza que hay en nosotros (cf. 1 P 3,15), y a presentar al Señor Resucitado como respuesta a los interrogantes más profundos y las aspiraciones espirituales de los hombres y las mujeres de nuestro tiempo.
Texto completo: vatican.va
 
Misa en la catedral en Westminster
Cuánto necesitamos, en la Iglesia y en la sociedad, testigos de la belleza de la santidad, testigos del esplendor de la verdad, testigos de la alegría y libertad que nace de una relación viva con Cristo. Uno de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos hoy es cómo hablar de manera convincente de la sabiduría y del poder liberador de la Palabra de Dios a un mundo que, con demasiada frecuencia, considera el Evangelio como una constricción de la libertad humana, en lugar de la verdad que libera nuestra mente e ilumina nuestros esfuerzos para vivir correcta y sabiamente, como individuos y como miembros de la sociedad.
Oremos, pues, para que los católicos de esta tierra sean cada vez más conscientes de su dignidad como pueblo sacerdotal, llamados a consagrar el mundo a Dios a través de la vida de fe y de santidad. Y que este aumento de celo apostólico se vea acompañado de una oración más intensa por las vocaciones al orden sacerdotal, porque cuanto más crece el apostolado seglar, con mayor urgencia se percibe la necesidad de sacerdotes; y cuanto más profundizan los laicos en la propia vocación, más se subraya lo que es propio del sacerdote.
Texto completo: vatican.va
 
Visita a una casa de ancianos
Estoy entre vosotros no sólo como un padre, sino también como un hermano que conoce bien las alegrías y fatigas que llegan con la edad. Nuestros largos años de vida nos ofrecen la oportunidad de apreciar, tanto la belleza del mayor don que Dios nos ha dado, el don de la vida, como la fragilidad del espíritu humano. A quienes tenemos muchos años se nos ha dado la maravillosa oportunidad de profundizar en nuestro conocimiento del misterio de Cristo, que se humilló para compartir nuestra humanidad.
Texto completo: vatican.va
 
Vigilia de oración previa a la beatificación de Newman
La vida de Newman nos enseña también que la pasión por la verdad, la honestidad intelectual y la auténtica conversión son costosas. No podemos guardar para nosotros mismos la verdad que nos hace libres; hay que dar testimonio de ella, que pide ser escuchada, y al final su poder de convicción proviene de sí misma y no de la elocuencia humana o de los argumentos que la expongan. No lejos de aquí, en Tyburn, un gran número de hermanos y hermanas nuestros murieron por la fe. Su testimonio de fidelidad hasta el final fue más poderoso que las palabras inspiradas que muchos de ellos pronunciaron antes de entregar todo al Señor. En nuestro tiempo, el precio que hay que pagar por la fidelidad al Evangelio ya no es ser ahorcado, descoyuntado y descuartizado, pero a menudo implica ser excluido, ridiculizado o parodiado. Y, sin embargo, la Iglesia no puede sustraerse a la misión de anunciar a Cristo y su Evangelio como verdad salvadora, fuente de nuestra felicidad definitiva como individuos y fundamento de una sociedad justa y humana.
Texto completo: vatican.va
 
Beatificación del cardenal Newman
El lema del Cardenal Newman, cor ad cor loquitur, “el corazón habla al corazón”, nos da la perspectiva de su comprensión de la vida cristiana como una llamada a la santidad, experimentada como el deseo profundo del corazón humano de entrar en comunión íntima con el Corazón de Dios. Nos recuerda que la fidelidad a la oración nos va transformando gradualmente a semejanza de Dios. Como escribió en uno de sus muchos hermosos sermones, «el hábito de oración, la práctica de buscar a Dios y el mundo invisible en cada momento, en cada lugar, en cada emergencia os digo que la oración tiene lo que se puede llamar un efecto natural en el alma, espiritualizándola y elevándola. Un hombre ya no es lo que era antes; gradualmente… se ve imbuido de una serie de ideas nuevas, y se ve impregnado de principios diferentes» (Sermones Parroquiales y Comunes, IV, 230-231).
Texto completo: vatican.va
 
Encuentro con los obispos
Vuestra creciente toma de conciencia del alcance del abuso de menores en la sociedad, sus efectos devastadores, y la necesidad de proporcionar un correcto apoyo a las víctimas debería servir de incentivo para compartir las lecciones que habéis aprendido con la comunidad en general. En efecto, ¿qué mejor manera podría haber de reparar estos pecados que acercarse, con un espíritu humilde de compasión, a los niños que siguen sufriendo abusos en otros lugares? Nuestro deber de cuidar a los jóvenes no exige menos. Al reflexionar sobre la fragilidad humana que estos trágicos sucesos tan crudamente han puesto de manifiesto, hemos de recordar que, si queremos ser Pastores cristianos eficaces, debemos llevar una vida con la mayor integridad, humildad y santidad.
Texto completo: vatican.va
 
Ceremonia de despedida
Naturalmente, mi visita ha estado dirigida de un modo especial a los católicos del Reino Unido. Aprecio muchísimo el tiempo que he pasado con los Obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, y con los profesores, alumnos y personas mayores. Ha sido especialmente conmovedor celebrar con ellos, aquí en Birmingham, la beatificación de un gran hijo de Inglaterra, el Cardenal John Henry Newman. Estoy convencido de que, con su vasto legado de escritos académicos y espirituales, tiene todavía mucho que enseñarnos sobre la vida y el testimonio cristiano en medio de los desafíos del mundo actual, desafíos que él previó con sorprendente claridad.
Texto completo: vatican.va

Giro histórico en Europa preserva derecho a la objeción de conciencia

Volumen 13, Numero 44

Octubre 15, 2010

By Terrence McKeegan, J.D.

 ESTRASBURGO, 15 de octubre (C-FAM) – Tras un drástico vuelco legislativo se reafirmó el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales médicos y de las instituciones en Europa la semana pasada.  

La legislatura del Consejo de Europa sometió a consideración un proyecto de resolución que exigía importantes restricciones a la objeción de conciencia, incluyendo la privación de las garantías de este derecho a los médicos que se rehúsan a practicar abortos.

Una alianza de legisladores encabezada por dos políticos, uno de Italia y otro de Irlanda, aseguró la aprobación de 29 enmiendas que transformaron el proyecto en una resolución que preserva el derecho universalmente reconocido a la libertad de conciencia.

El proyecto de resolución, conocido como Informe McCafferty pretendía sancionar al personal sanitario que se negara a realizar prácticas contrarias al dictamen de su conciencia. Además, exigía un nuevo registro de objetores de conciencia.

Christine McCafferty, política británica y principal autora de la resolución inicial, dijo, en el transcurso de las deliberaciones, que pretendía forzar a clínicas y hospitales privados y confesionales a practicar abortos.

Un comité aprobó la resolución inicial de McCafferty, pero fue anulada en la última votación legislativa. La mayoría de los observadores daba por sentado que sería aprobada prácticamente sin enmiendas, por lo que el resultado impactó casi a todos, especialmente a McCafferty, quien terminó votando en contra de su propia resolución.

El nuevo texto establece que «ningún hospital, establecimiento o persona puede ser objeto de presiones, ser considerado responsable o sufrir discriminación de ningún tipo por negarse a realizar, aceptar o asistir un aborto».

«Esta resolución tendrá un impacto real en la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos», aseguró Gregor Puppinck, director del European Centre for Law and Justice. Asimismo, manifestó que el tribunal frecuentemente cita resoluciones de la legislatura europea como reflejo del parecer del continente en general.

Puppinck dijo a Friday Fax que la legislatura a menudo reserva las votaciones sobre los asuntos más discutidos para los jueves a la tarde o los viernes. Como la mayoría de los miembros conservadores suele vivir en lugares más alejados de la sede de Estrasburgo que los liberales, los preparativos de los viajes, por lo general, hacen más difícil que puedan estar presentes en las votaciones que se efectúan hacia el fin de la semana. Puppinck atribuyó gran parte del éxito a los esfuerzos por mantener a los miembros conservadores en la sala para el la votación del jueves por la tarde. 

Quienes respaldaron las enmiendas atribuyeron ampliamente el resultado final al liderazgo del senador italiano Luca Volonte, jefe del Partido Popular Europeo, y del senador irlandés Ronan Mullen.

«La Sra. McCafferty y sus seguidores deberían preguntarse, en primer lugar, por qué tantos profesionales de la salud se niegan a verse involucrados en abortos», reza un comunicado de prensa de Mullen. «Es porque consideran al aborto en sí mismo como una violación de los derechos humanos, y no como parte de un tratamiento médico responsable».

Diversos acuerdos internacionales vinculantes garantizan el derecho a la objeción de conciencia. Entre ellos se encuentran el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Europea de Derechos Humanos y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

Un número de asociaciones médicas, entre ellas el Consejo Nacional de Médicos de Francia, condenó el informe inicial de McCafferty. Figuras destacadas, como un ex magistrado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y un ex presidente de conducta profesional del principal consejo médico del Reino Unido, se manifestaron en contra del proyecto inicial en una reunión realizada el día previo a la votación.

(Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano)

Notas sobre la persona y la vida de Benedicto XVI

El cardenal Joseph Ratzinger,  Papa Benedicto XVI, nació en Marklt am Inn (Alemania) el 16 de abril de 1927. Su padre provenía de una familia de agricultores y su madre de artesanos. Su infancia  transcurrió en Traunstein, muy cerca de Salzburgo (Austria). En este marco “mozartciano”, descripción utilizada por el propio Ratzinger,  recibió su formación cristiana, humana y cultural. Todo ello le preparó para vivir la dura experiencia del régimen nazi, hostil siempre con la Iglesia católica. En esta compleja situación descubrió la belleza y la verdad de la fe en Cristo. En los últimos meses de la segunda mundial fue enrolado en los servicios auxiliares antiaéreos. 

De 1946 a 1951 estudió filosofía y teología. Fue ordenado sacerdote el 29 de junio de 1951,  con 24 años de edad. En 1953 se doctoró en teología. Durante bastantes años se dedicó a la actividad docente en escuelas superiores y en universidades, siendo en 1959 el vicerrector de la Universidad de Ratisbona. Entre los años 1962 a 1965 hizo notables aportaciones al Concilio Vaticano II. En 1977 el Santo Padre Pablo VI lo nombró arzobispo de Munich y Freising, gobierno al que renunció en 1982; en aquel mismo año Pablo VI lo  creó cardenal. 

El Santo Padre Juan Pablo II en 1981 lo nombró Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y Presidente de la Pontifica Comisión Bíblica y de la Comisión Teológica Internacional. También presidió la Comisión para  la preparación del Catecismo de la Iglesia Católica. 

Entre las abundantes publicaciones destaca el libro “Introducción al Cristianismo”; uno de los últimos publicados es “Jesús de Natzaret”. Actualmente en la sede vaticana se está preparando la recopilación de sus obras completas, más allá de un centenar de libros. Asimismo, ha recibido numerosos doctorados “honoris causa”, de los que queremos distinguir especialmente el de la Universidad de Navarra. 

Es el sucesor de Juan Pablo II, elegido el 19 de abril de 2005. Es el Papa 265 de la Iglesia Católica. Desde el inicio de su pontificado ha efectuado más de 20 viajes dentro de Italia. El primero de los 17 fuera de Italia fue a Alemania a las Jornadas Mundiales de la Juventud. A España viajó por primera vez a Valencia, al Quinto Encuentro de las Familias en el año 2006. Y en los próximos 6 y 7 de noviembre irá a Santiago de Compostela (Galicia) y a Barcelona (Cataluña).

 Isabel Hernández Esteban

Arte y Fe construyen el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia

CITA CON LA BELLEZA,  de  Antonio Rodríguez  y Màxim Rosés,

tomado de TEMES D’AVUI,

publicado el 30 de junio de 2010.

En unos días que no podemos considerar tranquilos, la noticia de que Su Santidad Benedicto XVI vendrá a Barcelona, concretamente al Templo de la Sagrada Familia, no debe sorprendernos. Hace falta claridad y, sin duda, el Papa será portador de ella. Nos ayudará a recordar que la Sagrada Familia no es un espectáculo para recaudar dinero y atraer a los turistas, sino, por encima de todo, un lugar donde fe y arte coinciden en una fusión naturalmente perfecta.
El que era entonces Cardenal Joseph Ratzinger, recordó en Rímini que la evangelización debe favorecer el encuentro con la belleza de la fe y que el acrecentamiento de la fe pasa por la atención a lo Bello –en contraposición al culto de lo feo–, y por el abandono de la “belleza falaz que empequeñece al hombre”. Antoni Gaudí, uno de esos catalanes que han hecho historia, artista completo y hombre de fe, derrama arte y fe en una obra magnífica, de una enorme complejidad y –sin duda–, originalmente bella. Y es que el propio Benedicto XVI, siendo ya Papa, señaló en su famoso encuentro con los artistas en la Capilla Sixtina el 21 de noviembre de 2009 que, cuando el hombre se deja herir por la belleza, ésta le impresiona, le entusiasma y le recuerda su destino último; lo encamina hacia el Otro, abriendo su corazón y sus ojos al Amor y al Misterio del cual forma parte.
 
Por este motivo, aunque siempre habrá quienes consideren la visita del Papa a nuestra ciudad como un mero acontecimiento diplomático, o como la simple inauguración de un edificio de renombre en el imaginario del modernismo catalán, todo esto no es más que la punta del iceberg: la Sagrada Familia –ya en su nombre y en su historia– deja claro que se trata de un templo iniciado por la fe, cuya razón de ser está en comunión directa con la idea del Papa de la compenetración del arte y la belleza con la fe y la religión. Es gracias a esta fe que el templo modernista se sigue levantando cada día, con la ayuda y soporte de hombres y mujeres que creen y que no desfallecen. ¿En cuántas ciudades del mundo se está levantando aún un edificio semejante con las aportaciones de los fieles? La fe ha dado alas para levantarla, pero, sin duda, la belleza es un estímulo certero.
Si, como el propio Papa afirmó, no es casualidad que aquel encuentro con los artistas en la Capilla Sixtina se diese en un lugar “precioso por su arquitectura”, tampoco lo será la cita que se dará el siete de noviembre de 2010 en la Sagrada Familia, justo un año después de aquel encuentro. A todos los artistas, a los cuales Benedicto XVI honra con el calificativo de “guardianes de la belleza”, les confía la misión de ensanchar los horizontes del conocimiento siendo esperanza para la humanidad, dado que el Arte puede ser “camino de reflexión interior y espiritualidad”.
Esta reflexión interior tampoco es ajena al pensamiento del Papa, a quien el filósofo alemán Jürgen Habermas ha tildado de “amigo de la razón” y cuyas alusiones al papel de la razón en la religión han tenido una repercusión mundial. Benedicto afirma que la fascinación en la búsqueda de esta belleza no es territorio exclusivo de la fe, del buen gusto o del sentimiento; no es algo irracional, no supone una huida de la claridad de la razón o un mero estetismo superficial. Más bien, sucede todo lo contrario: la búsqueda de la belleza es, para el Papa-profesor, aquel camino que abre al hombre las puertas al Misterio y alimenta en la razón humana el profundo deseo de conocer. Este deseo de conocer provoca la liberación de la razón que, una vez encaminada hacia lo Bello, puede obrar con independencia.
 
“Que la belleza que transmitáis a las generaciones del mañana provoque asombro en ellas. Ante la sacralidad de la vida y del ser humano, ante las maravillas del universo, la única actitud apropiada es el asombro.” Ya se ve que no sólo se ha conformado Benedicto XVI con resaltar la enorme importancia que la razón y la belleza artística –de la cual es un enamorado–, tienen para la fe. No se ha limitado a un mero planteamiento intelectual acerca del arte en relación al individuo racional. Tampoco se ha olvidado de denunciar el creciente peligro que corre la belleza de la naturaleza en nuestros días, puesto que esta belleza también constituye parte del camino que lleva a Dios. El Papa ha hecho mención explícita a la “explotación sin conciencia de los recursos del planeta en beneficio de unos pocos”, en detrimento de sus maravillas naturales, en lugar de cultivar su belleza. Y esto que podría parecer una frase bonita, políticamente correcta, viene seguida de una dura y directísima referencia al “derroche de recursos minerales y marinos para alimentar un consumismo insaciable”.
No obstante, la cosa no ha quedado ahí, en una crítica atrevida y desafiante. El Papa propone también atractivas mejoras: propugna un ecologismo cristiano basado en el respeto por la “Razón creadora”. Para el Papa la humanidad debe volver a este logos divino “para acertar con la naturaleza y con nuestro modo de ser”. Se trata de un ecologismo iniciado por la fe –como también está siendo erigido nuestro emblemático Templo por la fe–, que intenta salvaguardar la belleza de la naturaleza y se basa en el respeto a la razón. Así pues, Benedicto XVI ha sabido conjugar fe, razón y ecologismo haciéndolos discurrir por la misma via pulchritudinis, un recorrido artístico, estético y religioso por el cual la razón humana reconoce el Todo en el fragmento, a Dios en la historia de la humanidad; un itinerario hacia el fin último del hombre y el descubrimiento del sentido de su existencia.
 
 
 artículo publicado en novadiagonal nº 57, del col.legi major universitari Monterols

Consideraciones al respecto de “Sexe i joves” (Sexo y Jóvenes)

 
El Departamento de Salud de a Generalitat de Cataluña y el Instituto Catalán de la salud han hecho pública la página web “Sexo jovenes” en el dominio “gencat”, dirigida especialmente a los adolescentes y jóvenes sobre temas relacionados con la sexualidad. Por causa de los criterios que se mencionan, y por la confusión que puede crear sobre los valores morales en los adolescentes y los jóvenes, la Delegación Diocesana de Pastoral Familiar del Arzobispado de Barcelona, quiere ofrecer su reflexión a las personas que buscan, sobre esta materia, un criterio cristiano, y como expresión de una parte de la sociedad catalana que se preocupa por la educación de sus adolescentes y jóvenes y no se ve reflejada en en los juicios y los criterios promovidos desde una entidad pública como el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña.
El Documento no formula juicios éticos en principio; se presenta como una página informativa y neutra. Pero en estos temas, la simple información ya es una opción ética clara. La opción es ésta: en temas de sexualidad y embarazo, el interesado o interesada tiene abiertas, delante suyo, todas las posibilidades; cualquier decisión que tome es buena. Se trata sólo de informar.
Este es un criterio perverso. No se acepta este criterio en otros ámbitos de los comportamientos humanos: en los negocios, en la circulación, en la educación de los hijos, en la práctica médica o judicial, en la resolución de los conflictos entre personas, entre grupos o entre pueblos. En todos los ámbitos de la vida humana, sabemos que hay comportamientos positivos y comportamientos negativos, que quiere decir que son éticamente buenos o éticamente malos. Si alguien se presenta diciendo que todo está permitido, será acusado de ser un ser socialmente peligroso. En cambio, este es el criterio de este Documento en cuanto a la experiencia sexual, las relaciones de pareja, la regulación de la natalidad o el aborto.
El Documento aplica, prácticamente sin ninguna limitación, el criterio de la permisividad total en el ámbito de la sexualidad y de la pareja, erigiéndose en derecho que cualquiera puede exigir a los educadores o a la sociedad. Para evitar una visión negativa de la sexualidad acaba permitiendo e incluso promoviendo todo tipo de experiencias, como si la permisividad total fuera garantía de validez ética, de salud psíquica y de realización personal.
El ámbito de las relaciones humanas y de la sexualidad, como todos los otros, se ha de vivir según el criterio fundamental de la auténtica vida humana. Ésta está marcada por el amor personal y el respeto a toda vida humana, ya desde el primer momento. Los tabúes y las represiones no se superan a base de aceptar cualquier tipo de experiencias, porque éstas terminan dañando al otro o a uno mismo. Sólo la búsqueda sincera de ser fiel a los valores morales puede ayudar a hacer crecer a la persona y ofrecerle una verdadera realización personal. La verdadera vida ética consiste en someter y orientar las propias tendencias biológicas, también las sexuales, al amor auténtico, maduro y sincero, a la persona del otro, al servicio respetuoso de la nueva vida que puede aparecer en la relación sexual.
El cuerpo no es un juguete, no tiene como finalidad ser una caja de resonancia para conseguir el máximo placer. Los demás no son objetos para conseguir relaciones efímeras y sin valor en función de intereses primarios personales, como presenta la página “sexo jóvenes”. Desde nuestra posición cristiana podemos aportar una nueva visión: las relaciones sexuales tienen mayor valor cuando se reconoce que han de ser fruto de una donación personal, donación de amor total, y que significan un compromiso fiel, responsable y definitivo, como pertenece la dignidad del ser humano. Afirmamos también que la vida es sagrada e inviolable y que merece todo el respeto y protección desde el primer momento hasta el último.
El Documento del Departamento de Salud de la Generalitat realiza una labor social y educativamente muy negativa. Con la excusa de la información liberadora y neutra, de hecho promueve una concepción de las relaciones humanas y de la sexualidad que destruye la obra educativa de las familias y de las escuelas, porque la educación de los hijos es un derecho inalienable de los padres. Lo lamentamos porque la Generalitat es nuestro gobierno, y creemos que se debería poner al servicio de los esfuerzos y los ineludibles derechos y deberes educativos de los padres, de las escuelas y de toda la sociedad, que intentan que nuestros adolescentes y jóvenes vivan en el respeto, el amor personal y su realización auténtica, respetando todos aquellos valores que dan sentido a la vida de las personas y de las familias.
Barcelona, 17 de junio de 2010

Corría por nuestras venas la sangre del corazón immaculado de María

 En mayo del 2010 nos fuimos de peregrinación al Santuario de  Fátima,  para acercarnos más a la Virgen Santísima

  La ruta mariana de la iglesia  de este mes de mayo se había pensado desde hacía muchos meses, y la organización para ir a Fátima, prácticamente a la vuelta del verano del 2009, ya tenía los motores en total revolución. Las fechas se establecieron: 14, 15 y 16 de mayo de 2010. Después supimos los días en que iría el Santo Padre, Benedicto XVI, pero ya no pudimos cambiar el calendario. 

Pero el tiempo y las cosas van pasando día tras día y el día de la salida llegó, por fin!. Llovía como tantos otros días de esta primavera. Pero nada nos iba a desanimar. Aquel volcán islandés nos hizo rezar todavía con más intensidad porque nos estuvo  amenazando hasta dos días antes de la salida. En el punto de reunión de la terminal nos encontramos los 29 peregrinos que definitivamente formaba el grupo. En algún momento llegamos a ser más numeroso pero se produjeron bajas de diferente índole, por razones de salud o familiares, cosa que hizo posible que se activara la lista de espera. Y aquellas dos que se pudieron sumar a la peregrinación como la Carmen U y la Carme M., llamada cariñosamente “la marquesa”  estaban la mar de contentas. 

Todos y todas llegamos al aeropuerto con una extrema puntualidad. Estos fieles de Montalegre procedían de lugares muy dispares, cuatro vinieron del Vallés, cuatro más de Badalona (no obstante Isabel M. había venido de Xàtiva para la ocasión), la Francesca de Vic, la Carmen U de Esplugues, y así sucesivamente hasta  completar el total con los de Barcelona. Una vez superada la recogida de la tarjeta de embarque, era necesario superar el control policial. Todos los peregrinos para evitar que la autoridad competente iniciara la tarea de tirar las máquinas de afeitar, las gillettes, y cualquier otra cosa a la basura y sin contemplaciones, facturamos la maleta. Cada uno llevaba encima un mínimo indispensable pero el arco no va paró de pitar. Los varones tenían que aguantarse los pantalones con las manos, y en las bandejas se veía todo lo que todos llevábamos encima. Muchos también fuimos explorados manualmente porque los botones de los tejanos estaban bajo sospecha. 

Por fin, ya llegamos a la cafetería. No sabíamos cual iba a ser la puerta de salida. Mientras tanto, la tour leader obsequió en nombre de la organización el pack del peregrino con todos los trípticos informativos, estampas, pastillas de regaliz, la gorra, la tarjeta identificativa y alguna cosa más. En el tiempo de espera nos fuimos conociendo y descubrimos que Juan es piloto del ejército del aire del Ministerio de Defensa español. Por lo tanto, cualquier imprevisto ya lo teníamos resuelto, por un lado “nuestro piloto” resolvería cualquier eventualidad de la cabina de pilotaje, y Mn. Francesc, rector de la iglesia, nos daría, al límite, la última bendición para ir directamente al cielo sin pasar por Fátima. 

Las turbulencias estaban aseguradas ya que habíamos de atravesar la manta de nubes, y como más arriba no llueve, era cuestión de resistir ese  ir de un lado para otro, durante un ratito. Nos sirvieron unos productos portugueses muy buenos así que unos cuantos peregrinos no desaprovecharon la ocasión de volver a desayunar.  Se acercaba el mediodía y cuando llegamos a Lisboa era la misma hora! Ganamos una hora, era como estar en Londres o en Las Canarias. 

No se perdió ninguna maleta, todos tranquilos! El autocarista nos esperaba como estaba previsto. El trayecto entre el aeropuerto y Fátima es de 116 kilómetros, que a la velocidad de Portugal se hicieron en un abrir y cerrar de ojos. Veíamos en el horizonte el paisaje de las montañas y cómo el cielo se iba cubriendo con una nube negra o negrísima que nos fue amenazando todo lo quedaba de día. Pero lo fuimos domesticando y finalmente llovió muy poco, pero fue suficiente para que al día siguiente Alba y Rosa se compraran unos paraguas, que todavía no habíamos visto por aquí. 

En la Residencia de las Irmes de Amor do Deus ya nos estaban esperando, pues Portugal tiene horario europeo, es decir, se almuerza a las 13 horas y se cena antes de las 20 h.  Pero su amabilidad  hizo posible que en este sentido nos fuéramos adaptando sin problemas.  Era de esperar que almorzáramos y cenásemos el plato nacional: La Sopa, y además de verduras; en definitiva Marita lo definió como “vientre plano”. No faltó el bacalao al estilo más portugués: bacalao con patatas y gratinado al horno con huevo batido, Qué cena, la del sábado! 

No podíamos perder tiempo, a las 16 horas ya volvía el autocarista para ir de excursión. Se trataba de iniciar la peregrinación propiamente dicha. Hicimos dos grupos, uno que iba en autocar, ocasión que Joan aprovechó para informar por el micrófono, de detalles históricos del entorno y de otras informaciones de los lugares de las apariciones. Otro grupo con la tour leader fuimos  a pie. Todos quedamos en encontrarnos en Valinhos, en el lugar donde se apareció el ángel y la Virgen Santísima. El paseo andando no iba a ser más de dos km. Salimos de la residencia  en dirección a la rotunda de los Pastorinyos. Allí se inicia el camino del Via Crucis (o Via Sacra)  oración que puede hacerse parando en las catorce capillitas, todo un regalo de los cristianos húngaros, salvados de la invasión de los rusos, en el año 1956. En el camino rezamos el rosario del día, y como si estuviese medido lo  acabamos justo ante la capilla de la Virgen Santísima, allí le cantamos el “Salve Madre” (de Torres). 

Seguimos el camino y después de subir al mirador de la capilla (donde se estaba celebrando misa, en un idioma eslavo) oímos muchos cantos o mucha alegría que venia del santuario. Después supimos que uno que desistió ir de excursión, porque lo que quería era ir a saludar a la Virgen Santísima, se encontró  con una concentración impresionante  de jóvenes neocatecumenales, que llenos de entusiasmo, estaban decididos a evangelizar el mundo, tal como ha de ser. 

Los dos grupos confluimos en Loca do Cabeço cuyas imágenes reflejan la aparición del ángel a Jacinta, a Francisco y a Lucía, unos lugares verdaderamente especiales, dónde se percibe que es un lugar santo. Seguimos caminando hasta Aljustrel donde se pueden visitar las casas de los Pastorinyos, y el lugar del pozo donde también el ángel les habló y les preparó para  la llegada de la Virgen Santísima. Las cámaras digitales no pararon un instante, y se fueron formando grupos de peregrinos para tener todos una foto de aquel sitio tan bonito. 

Y tampoco podíamos entretenernos más ya que el sacerdote que nos acompañaba celebraría la santa misa en la residencia a la hora prevista. El regreso lo hicimos todos juntos, era necesario reservar fuerzas para todo lo que quedaba por hacer. Habíamos preparado, además del Misal,  los textos de les lecturas de la Santa Misa, las plegarias y los cantos de comunión. Ayudó a misa Juan el cual también leyó las plegarias;  Rosa leyó las lecturas y Magda marcó el inicio  de los cantos con la nota adecuada.  Después de cenar el plan que ofrecía la organización se había acabado, comenzaba el  tiempo libre

A pesar de todo lo que habíamos hecho y rezado,  como estábamos muy cerca del santuario, fue imposible resistirse de ir a saludar a la Virgen Santísima. Hacía  fresco y lloviznaba; la gran mayoría de los peregrinos no habían estado nunca en Fátima, sin embargo todos sabían que a las nueve y media de la noche se rezaba el Rosario de las Velas. Es un rosario que se reza en la capilla de la Virgen, ante la encina donde se apareció; no es la original porque hace muchos años se incendió pero en el mismo lugar crece otra de forma exuberante. Todos los misterios del rosario se rezan en los diversos idiomas de los grupos de peregrinos que se han inscrito. No resulta extraño oír ruso, eslovaco, polaco, y francés, también italiano, inglés, español…filipino, una oración universal en donde se alza en procesión la imagen de la Virgen de Fátima, rodeada de cantos deliciosos de amor celestial. 

Una vez acabada la procesión, el campanario de la basílica toca por última vez las horas, hasta el día siguiente a les 7 que vuelve a repicar. 

Y se inicia el segundo día de peregrinación con un desayuno tipo continental, y ya había comentarios de algunas personas que al poco de salir del santuario se  perdieron pero todo acabó bien, solo fue un pequeño susto de desorientación inicial. El sábado 15 de mayo tenía una lista de actividades muy intensa  y con tiempo libre para que los peregrinos fueran a su aire. Una vez acabado el desayuno  fuimos a visitar la Basílica donde están enterrados los beatos Francisco y Jacinta, los cuales murieron cuando  eran unos niños, aproximadamente dos años después de las apariciones en el 1917. También está enterrada Lucia, que traspasó hace cinco años. Con gran devoción la gente va pasando, haciendo cola por toda la nave central del templo, parándose ante las tumbas para hacer una petición o una oración. 

Cuando hicimos la inscripción – varios meses atrás- del grupo de la Iglesia de Santa Maria de Montalegre, habíamos efectuado  la reserva de una capilla para que el sacerdote celebrara la Santa Misa muy cerca de la Virgen. Se nos asignó la Capilla de la Sagrada Familia, un espacio pequeño pero suficiente acogedor para nuestro grupo. Fernando ayudó a Misa, Carme M. leyó las lecturas, y la Magda la nota musical. 

Al salir, lucía el sol y aprovechamos para hacer una  fotografía de grupo. Y como Mn. Francesc nos había explicado en las dos homilías que en el libro de “Memorias de la Hermana Lucía” se recogía realmente todo lo que pasó en las apariciones, y en el cual se destacan aspectos de los Pastorinyos de altísimo nivel teológico, a continuación del recuerdo fotográfico, fuimos a asaltar la librería del santuario para comprarlo. Alguno llegó tarde y no lo encontró; pero por la tarde ya habían repuesto ejemplares, o también en la librería que estaba delante de la residencia se resolvió la compra. Ahora será necesario leerlo….. 

El sol se iba comportando, cada hora que pasaba, un poco mejor,  ya despuntaba calor y subía el color a la cara. Era de agradecer porque habíamos de atravesar la explanada hasta al fondo donde se inauguró en el año 2004 la iglesia de la Santísima Trinidad; puede acoger hasta 8900 persones sentadas y 100 sacerdotes concelebrando juntos, era evidente que se había de visitar. La puerta principal a media mañana estaba cerrada, y esto no podía ser!!. Pero en esta vida todo tiene una explicación, estaba celebrándose la Santa Misa y la iglesia estaba llena! Dios mío, llena! Cuando vimos salir tanta gente de aquel lugar santo sentimos una inyección de esperanza impresionante. 

En los subterráneos a los cuales se accede desde allí mismo, podemos encontrar varias exposiciones sobre Fàtima, toda la historia detallada, con reportajes fotográficos, y varias capillas, una con la exposición permanente del Santísimo, allí rezamos un ratito; en la capilla de la Reconciliación, hay sacerdotes confesando permanente, en diversos idiomas; también la capilla de la Resurrección, etc. Fàtima, sin duda, es un santuario para  rezar. 

Nos acercábamos al mediodía… era necesario volver a la residencia ya que habíamos de cumplir el horario. A la hora del café los peregrinos habían confraternizado, los que ya se conocían como Josep y  Quintana  no paraban de hacer buen ambiente, y otros como Vicenta, la tour leader, nombrada la pastora (sobrenombre que le puso Anna C.) con la marquesa  y Ana, la enfermera, no pararon de hablar y reír, incluso cuando ya la mayoría se habían retirado a descansar después del almuerzo. Pero era necesario resolver una cosa, corrió la voz  que unas señoras del grupo querían confesarse. Así que la tour leader, de nuevo, se dirigió al santuario a la búsqueda de una solución para el grupo. 

El servicio de información, que a lo largo de toda la organización y ahora en el santuario, especialmente Aline, nos  atendió con mucha amabilidad, facilitando toda la información que necesitábamos,  llamó por teléfono a la Capilla de la Reconciliación para que después de la visita que teníamos concertada en el Museo -Exposición, pudiera nuestro sacerdote ocupar un confesionario y ejercer su ministerio. La Hermana Isailda, una vez allá nos dio unas pequeñas indicaciones. 

En el museo nos esperaban unos minutos antes de la cinco de la tarda, así que los peregrinos fueron llegando y entramos puntualmente en grupo. El billete de la entrada era un libretito que describía de forma sintética todos los objetos que íbamos a ver. Previamente nos proyectaron un documental muy interesante. No obstante, lo mejor del museo fue la guía, Hermana Maria Leopolda Ledesma, de origen filipino, que no solamente explicaba todo los contenidos de las vitrinas y que de hecho estaba en el librito, sino lo que va valió la pena fueron todos sus comentarios llenos de amor y ternura dirigidos siempre a  la Virgen Santísima, con un afán apostólico impresionante; acabó su recorrido con el mensaje de Fátima, invitándonos a difundirlo porque es un mensaje de amor a Dios, haciendo oración, penitencia y  viviendo el amor a Cristo. 

Después de la visita guiada, el grupo  tuvo l su tiempo libre para ir a comprar objetos religiosos, entre otras posibilidades, contemplar, por ejemplo unos restos del Muro de Berlín. A continuación, la cena al estilo portugués con un postre de flan natural que nos endulzó y ensanchó la fraternidad. La noche era clara y no demasiado fresca, así que era de prever que el Rosario de las Velas lo viviríamos plenamente. Entonces nos dimos cuenta que para la próxima peregrinación a Fátima será imprescindible llevar una sillita plegable de golf… de playa… porque fue  materialmente imposible sentarse, salvo por gestos llenos de generosidad que cedían el asiento a las señoras que se veía que sufrían rampas en las piernas  o en circunstancies similares de necesidad. 

La procesión dio la vuelta a todo el santuario. Sería necesario decir aquí muchas cosas, adjetivos y palabras, para describir adecuadamente aquella noche. Es probable que muchos otros sábados hayan sido o sean iguales o mejores a aquel que vivimos, en realidad da igual. Lo cierto es que el hecho de que miles de personas (quince mil?) de noche y con velas encendidas íbamos cantando a la Virgen Santísima, sintiéndonos muy cerca  de Ella, y nos sobre venía una paz grandiosa, corriendo por  nuestras venas la sangre de su Corazón Inmaculado. La esperanza aumentaba  a cada paso que dábamos, mientras las piernas temblaban o corrían las lágrimas de gozo. Nos sentíamos felices porque la auténtica felicidad nos viene de Dios, y las gracias de la su Madre Santísima. 

Y llegó  el tercer día, de buena mañana alguna peregrina del grupo, antes del desayuno ya se había plantado ante de la Capilla de la Virgen porque no se había podido desprenderse del impacto de la noche anterior. Después de desayunar, con  aquel café que no es de origen americano, al que estamos habituados, sino africano,  el sacerdote bendijo todos los objetos religiosos, desde rosarios de todas clases y estilos hasta estampas, y sin más en un pim pam todo quedó bendecido. 

El plan de la mañana era participar en los actos que el Santuario prepara para  todas las peregrinaciones  peregrinos. En primer lugar, el Rosario a las 10 horas, el cual finaliza con la procesión de la Virgen Santísima de Fátima, hasta el altar exterior instalado ante la puerta principal de la Basílica. Se trataba de ir a la caza de un sitio para sentarse. El asunto estaba muy difícil ya que en el recinto no había ni una sola silla, solamente los bancos alrededor de la Capilla, y varias filas de sillas bajo los arcos laterales de la basílica. Un grupo numeroso e inteligente de peregrinos se instaló en los arcos, disfrutando de las primeras filas, pudiendo hacer un amplio reportaje fotográfico de la procesión de los presbíteros que concelebrarían la Santa Misa, inclusive Mn. Francesc. 

Otras personas del grupo redirigieron a la explanada para encontrar un sitio donde sentarse, como la Vicenta, la Carme M y Ana; la tour leader se quedó atrapada entre la multitud ante el mismo  altar del recinto y  vio muy de cerca toda la celebración, a pleno sol. 

La celebración de la Misa Internacional del día de la Ascensión del Señor la presidió el Obispo Auxiliar de Oporto, el cual dedicó la homilía a invitarnos a seguir a Cristo,  a pesar de que vivamos en un ambiente difícil, entre otras cosas. De vuelta, la Marissín que había estado muy valiente, se  desorientó y aunque  la residencia estaba muy cerca le costó volver. Nos esperaban para el almuerzo, ya se sobrepasaba una de la tarde y casi todos estaban a punto de comer muy contentos, pero faltábamos unos cuántos… nos habían adelantado la hora del almuerzo y no llegó a todos el cambio horario.  Además de todo lo explicado,  el día 16 de mayo era una jornada importante: se acababa la liga de fútbol española!  ¿Tendríamos la posibilidad de saber qué equipo sería el campeón de la liga en el mismo instante de producirse?, los barcelonistas ya empezaban  a inquietarse….

La tertulia del último café implicó a la organización, ya se preguntaba dónde sería la próxima peregrinación. Se aceptaron todas las propuestas ya que en aquel momento todos tenían ganas de iniciar otra peregrinación, a pesar de que todavía estábamos en Fátima. Sin embargo, ahora era necesario hacer la maleta y recoger todas las cosas. Antes de subir al autocar para regresar al aeropuerto, al pie de las escaleras de la residencia, hicimos la última foto del de grupo, donde faltó alguna persona ya que prefirió la foto que aparecer en ella. El retorno no fue a la misma velocidad que a la ida, pero aquí nuestros radares se habrían disparado. Como era la hora de la siesta el autocar parecía que circulaba vacío, se dormía,  se escuchaba música o se leía, un tiempo plácido.

 Solo nos quedaba la aventura del aeropuerto, todos juntos facturamos las maletas y sin embargo, nos diseminar  por todo el avión. El control policial tuvo el mismo estilo que a la ida, pitidos, revisiones, exploraciones al tacto, cinturones fuera, todo normal, como suele ser. Nos tocó la Gate 10, es decir, al otro extremo de la terminal. Pero, naturalmente, queríamos hacer una parada en las tiendas para comprar productos cien por cien portugueses, como vino de Oporto, pastelitos, paté y otros productos.  

Una vez acomodados en el lugar de la llamada a al embarque y  a punto de cumplirse la hora fijada, nos faltaba una señora que había aguantado bien el viaje pero en tenía dificultad para caminar. Y en las distracciones de las compres se despistó y se dirigía en la dirección opuesta. La encontramos, mientras en la Gate 10 se celebraba el triunfo de la liga,  cantando el himno del Barça. El vuelo  fue muy bueno, tampoco se perdió  ninguna maleta. Ya  en  Barcelona, mientras esperábamos el equipaje nos despedimos con besos y abrazos, agradeciéndonos mutuamente todas las atenciones. Es obligatorio destacar aquí que fue un grupo que se cohesionó enseguida y favoreció la buena marcha de todas las actividades; algunas personas han sido citadas, pero todos han sido estupendos. Todos y todas insistieron que les avisásemos para  la próxima peregrinación, así que la lista de espera ya está abierta! para ir a un nuevo santuario. No obstante, yo me  quedé cosida al abrigo de Fátima. 

Isabel Hernández Esteban

Me confieso de arrepentirme

Por Josepmaria Pastor Muñoz
tomado de Temes d’Avui

Es asombroso el impacto de la confesión en los niños. Me refiero al sacramento de la penitencia, al “confesarse de los pecados”. Un acto tan sencillo como el pedir perdón a Dios a través del sacerdote logra alcanzar las fibras más profundas del corazón. Incluso personas que se han confesado una sola vez, antes de recibir la primera comunión, no logran olvidar ese momento, aunque sea para ridiculizarlo. Hace unos días leía un artículo que reflejaba esta situación.

Se confesó –venía a decir su autor– porque debía recibir la primera comunión; porque luego recibirían los típicos regalos; porque, además, harían una gran fiesta… La razón de su confesión era siempre malévola, interesada y, en ningún caso, por arrepentimiento. No se acordaba de los pecados que dijo al confesor y, si no se los inventó –pues le parece muy difícil que un niño cometa pecados– es porque mentir en la confesión, eso sí que sería un tremendo pecado. Su autor se recordaba a sí mismo como un niño sin fe, pragmático y calculador. Y ahora, que ha alcanzado la madurez, parece que intenta excusarse de aquella confesión de su infancia; sólo le faltaba declarar: “Yo confieso ante el lector de que, cuando me confesé, lo hice sin mala intención, no sabía lo que hacía, sólo quería conseguir el primer reloj de mi vida, no tenía ningún pecado, yo no quería… pero me obligaron”.

Dios le ofrecía, al refugio de un viejo confesionario, el perdón de sus pecados de niño. Pero ahora, prefiere la absolución del lector de la columna de un periódico.

Hace unos cuantos años confesaba en la capilla de un colegio. Cuatro niñas de siete u ocho años jugaban en los alrededores de la capilla. Aguardaban, a su manera, que les llegara el turno de confesión. Les animé a entrar en la capilla para hacer con Jesús el examen de conciencia. Mientras hablaba, las observaba atentamente para comprobar que entendían mi explicación, cuando una de ellas me interrumpió: “Yo siempre tengo delante mis pecados”.

Así piensan muchos niños. Quizás, así pensaba aquel niño que ahora dice que sólo soñaba con un reloj y que en su madurez se arrepiente de haberse arrepentido. No se da cuenta de que el tiempo que marcaba el reloj de su primera comunión, no puede volverse atrás, por más que renunciemos a nuestro pasado. No quiere reconocer lo evidente: todos somos pecadores, todos hemos de pedir perdón. Si se ha de pedir perdón al sacerdote, al psiquiatra o al lector, eso es cuestión de fe. El problema, entonces, será: ¿Quién de los tres me podrá, verdaderamente, perdonar?

Josepmaria Pastor Muñoz

Las mujeres en primera línea de la Iglesia

Por Remedios Falaguera
tomado de Temes d’Avui

Como mujer, católica y, por qué no decirlo, feminista, (entendiendo por ello, una defensa del hombre y la mujer, iguales en dignidad y derechos –por el hecho de ser creados por Dios a su imagen y semejanza–, pero con el enriquecimiento de sus naturalezas diferentes, que les hace ser, no uno mejor que otro, sino complementarios), me atrevo a reivindicar el papel fundamental que juega la mujer no sólo en la Iglesia, sino en la familia, la cultura, la educación, el trabajo profesional, en definitiva, en la sociedad en general.

Por esta razón, afirmo sin ningún rubor que no necesito “figurar” en un cargo eclesiástico para evidenciar mis cualidades femeninas con las que “saber hacer” un mundo más humano. Ni mucho menos. Sabedora de que en la la iglesia de Jesucristo, somos todos iguales, pero cada uno de sus miembros tiene su función y sus competencias, me sorprende cómo todavía hay quien arremete contra la Iglesia por no aceptar la ordenación de mujeres.

Reconozco que es un tema complicado y no pretendo hacer una disquisición de la tradición litúrgica y teológica acerca del papel de la mujer en la Iglesia del S. XXI. Para ello hay muchos teólogos que son especialistas en interpretar la Revelación y tutelar la doctrina de la Iglesia como servidores de los hombres.

Más aún, si alguno de ustedes desea profundizar en el tema, les puedo aconsejar la lectura del Código de Derecho Canónico de 1983, la Declaración Inter insigniores, el Catecismo de la Iglesia Católica, de 1992, la Mulieris dignitatem, o más concretamente la Carta apostólica Ordinatio sacerdotalis de Juan Pablo II,en la que podemos leer: “Por tanto, con el fin de alejar toda duda sobre una cuestión de gran importancia, que atañe a la misma constitución divina de la Iglesia, en virtud de mi ministerio de confirmar en la fe a los hermanos (cf. Lc 22,32), declaro que la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia.”

No obstante, el hecho de que el sacerdocio por voluntad de Jesucristo sea un sacramento que lo reciben los hombres no es, ni muchísimo menos, un signo de discriminación de la mujer en su participación en la Iglesia , o que la jerarquía no reconozca, rechace o margine sus dones y habilidades, e incluso, que sólo “se sirva” de las feligresas para realizar pequeños servicios materiales, como reparar un radiador que gotea, colocar flores frescas en el altar, o limpiar los despachos parroquiales después de la catequesis.

Es cierto que, considerando la importancia que Jesucristo daba a la mujer, una novedad revolucionaria para sus tiempos que rompió todos los moldes de la época, podría haber elegido a una mujer de gran valía humana y moral para realizar actividades de responsabilidad en la Iglesia. Pero, por motivos que solo Él conoce, no lo hizo. ¿La razón? No tengo ni idea. Sólo sé que Cristo quiso que la Iglesia fuese como es. Y, sus hijos, que vivimos de la fe en el mensaje que nos dirigió y de fidelidad a Su Iglesia, debemos grabarnos a fuego en el corazón que “la fidelidad a Cristo implica, pues, la fidelidad a la Iglesia, y la fidelidad a la Iglesia conlleva a su vez la fidelidad al Magisterio de la Iglesia” (Juan Pablo II a los profesores de teología en Salamanca en noviembre de 1982).

Es Él quien llama y elige. La iniciativa viene de lo alto. Por lo tanto, ¿Quiénes somos nosotros para distorsionar esta llamada?

¿Tan difícil resulta comprender que “la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia”?

¿O que el sacerdocio es un sacramento, y como tal, Dios decidió que “la ordenación sacerdotal, mediante la cual se transmite la función, confiada por Cristo a sus Apóstoles, de enseñar, santificar y regir a los fieles, desde el principio ha sido reservada siempre en la Iglesia católica exclusivamente a los hombres”, como señala la Carta apostólica Ordinatio sacerdotalis de Juan Pablo II?

Por lo tanto, dejémonos de bobadas. A pesar de que muchas mujeres son conscientes de su valía personal y humana para realizar “casi” todas las actividades de gobierno, gestión y evangelización reservada a los sacerdotes, no significa que la Iglesia se deje llevar por un machismo rancio y trasnochado excluyéndolas de ese servicio, ni que las considere menores en dignidad y en valía. “Porque Él conduce a su Iglesia, de generación en generación, sirviéndose indistintamente de hombres y mujeres, que saben hacer fecunda su fe y su bautismo para el bien de todo el Cuerpo eclesial para mayor gloria de Dios”, dice Benedicto XVI. Y añade, no podemos confundir “los carismas que el Espíritu Santo otorga a las mujeres en la historia del Pueblo de Dios”. Al contrario. Nunca como hasta ahora, las mujeres han jugado un papel tan necesario e insustituible en la vida de la Iglesia.

Es más, estas palabras me recuerdan a la Madre Teresa de Calcuta, a la que le gustaba decir: “Yo soy el lápiz de Dios. Un trozo de lápiz con el cual Él escribe aquello que quiere. Soy como un pequeño lápiz en su mano. Eso es todo. Él piensa. Él escribe. El lápiz no tiene que hacer nada. Al lápiz solo se le permite ser usado.”

Todo depende de Él. Nosotros, hombres y mujeres, somos meros instrumentos en sus manos, pequeños lápices, dispuestos a dejarse manejar para realizar esta locura de Amor.

Remedios Falaguera