Este año damos inicio a la Cuaresma el mismo día que comenzamos el mes de marzo. Empezamos este tiempo de conversión y penitencia recordando nuestra procedencia y nuestro destino con la imposición de la ceniza. Se trata de un signo bien visible de la necesidad de morir a la carne para nacer a la vida del espíritu. Procuremos vivirlo con deseos sinceros de crecimiento espiritual a través de las prácticas habituales de este tiempo, como nos recuerda el Papa Francisco en su mensaje cuaresmal: “La Cuaresma es un tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a través de los medios santos que la Iglesia nos ofrece: el ayuno, la oración y la limosna”.

Actualmente se hace necesario profundizar en el porqué de éstas prácticas. Para ello es preciso acudir a las fuentes de donde emanan las recomendaciones de la Iglesia: los Evangelios, la Palabra de Dios. Ahí encontramos el fundamento de toda la vida cristiana y, por lo tanto, también de la necesidad de purificarnos, renovarnos, convertirnos constantemente y más en Cuaresma.

Nuestro Señor Jesucristo, para afrontar los años intensos de predicación y manifestación pública del Reino de Dios, y, para llevar a cabo la salvación de los hombres y mujeres de todos los tiempos mediante su pasión y muerte en la cruz, se retira cuarenta días en el desierto para ayunar y orar. Nos muestra la manera de vencer las tentaciones del maligno y las prácticas propias de toda conversión personal para vivir el querer de Dios y llegar al triunfo de la nueva vida en Cristo resucitado.

El Papa nos anima a vivir la Cuaresma desde el Evangelio, descubriendo el don de la Palabra y en ella, descubrir que los demás son, también, un don. Adentrémonos en las principales parábolas evangélicas y descubramos estos dones de Dios.

Mn. Xavier Argelich

Todavía no hay comentarios.

Dejar un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para contactar con nosotros utilizando este formulario o por vía telefónica, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es Església de Sta. Maria de Montalegre con domicilio en C/. Valdonzella nº 13.08001, Barcelona., con la única finalidad de recibir su colaboración. Si además utiliza el formulario de contacto, sus comentarios podrán ser publicados en esta misma web. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en la dirección antes indicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.